Crítica de ‘La Huida’: Nieve

Las críticas de Miguel Moreno: La Huida

  
Nieve es la palabra que me viene a la cabeza cuando recuerdo La Huida. Una tormenta de nieve que cuando pasa, sólo deja silencio. Stefan Ruzowitzky no arriesga demasiado en su apuesta, dejando el reparto como lo más interesante de lejos, junto a una trama bastante manida por recurrente y poco original, que no hace sino recordarnos otros thrillers al uso bastante más afortunados y dignos de recordar que el que nos ocupa.

Eric Bana, quien ha demostrado ser buen actor en otras cintas, aunque personalmente se le desaprovecha en este tipo de cine comercial, es lo más destacado junto a Charlie Hunnam, conocido por la serie Hijos de la Anarquía, y posteriormente por la reciente Pacific Rim de Guillermo del Toro. Por otra parte, Kris Kristofferson y Sissy Spacek ponen la nota veterana a la historia, que peca de simple y poco arriesgada: tras un atraco y posterior accidente de coche, se desarrollan los hechos, que de manera fortuita se enlazan al final. De por medio, mucha nieve, algo de violencia y una historia de amor cogida por los pelos entre el personaje que interpreta  Hunnam y la atractiva Olivia Wilde. Lo demás, transcurre a trompicones mientras el espectador se va imaginando la traca final. Es decir, que La Huída resulta un proyecto del montón dentro de la industria, con caras conocidas, como suele ser la tónica. Una historia más con esperado final donde al menos se logra mantener el interés sin demasiadas pretensiones. En mi caso, el cartel me atrajo por la presencia de Eric Bana, actor que ha demostrado lo que puede dar de sí en otras producciones de mayor calado. Y aunque el papel que interpreta es definitivamente solvente, siempre nos recuerda que el actor tiene ese carisma de héroe pegado en la frente, y los roles de villano sientan mejor a otros actores.

Ese fenómeno atmosférico de absoluta e impoluta blancura consigue ser casi un personaje más en el film, revelándose como el perfecto marco para encuadrar los hechos que transcurren y que se presentan algunas veces de forma fortuita intentando sorprendernos. Los que hemos visto películas de este corte como es mi caso, no disfrutaremos de esa sorpresa en el guión, pues Ruzowitzky no maneja esos elementos con la destreza que debiera, y al final todo resulta previsible y dentro de los cánones. Se toma el camino fácil y no se arriesga, no vaya a ser que tanta nieve nos haga salirnos de la carretera y acabemos perdidos, como los personajes al comienzo de la historia.

Aunque con escenas de acción bastante logradas, Ruzowitzky se nos va por los cerros de Úbeda con algunos diálogos prescindibles y la consabida historia de amor entre Hunnam y Wilde, que no hace sino ahondar aún más el film en lo cotidiano si nos referimos al género. La resolución, filmada con la tensión adecuada, pone de manifiesto la escasa valentía del film y de las tres líneas narrativas que acaban entrelazándose de forma inevitable. Y como todas, la tormenta termina, sin dejar demasiadas huellas a su paso.

También me parece interesante apuntar, que tal y como solemos traducir los títulos en nuestro país, no me extrañaría nada que alguna cabeza pensante la hubiese bautizado con algo como “Fugitivos en la nieve”, aunque La Huida tampoco está mal del todo, teniendo en cuenta que el título original de la cinta es Deadfall, difícil de traducir como tal.

Y poco más que decir, amén de resultar recomendable para una tarde en blanco de esas que todos solemos tener, La Huida no quedará grabada en nuestra retina ni se le atisban intenciones de ello, con lo que como entretenimiento cumple los mínimos. Los demás, entre los que me incluyo, nos conformamos con habernos entretenido, que era lo que se buscaba al fin y al cabo.

Una tormenta de nieve, que tras pasar, pronto se olvida. 

Un comentario en «Crítica de ‘La Huida’: Nieve»

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: