Crítica de ‘El consejero’: El tropiezo de Cormac McCarthy

Las críticas de Cristina Pamplona “CrisKittyCris”: El consejero

Hay tantos calificativos para El consejero, la nueva película de Ridley Scott, que apenas sé por dónde comenzar: Extraña, estereotipada y plana son los primeros que me vienen a la cabeza. 

El guión del aclamado Cormac McCarthy nos demuestra que el de novelista y el de guionista son dos trabajos distintos y que no siempre ser bueno en uno de ellos te asegura el éxito en el otro. La historia en torno al personaje de Michael Fassbender  llega a ser tan complicada que al final te preguntas si el señor McCarthy realmente nos quería contar algo o tan sólo estaba haciendo una versión low cost de la estupenda Traffic

En cuanto a su mejor baza; la firma del director Ridley Scott, qué queréis que os diga, el haber dirigido Alien, el octavo pasajero, Blade Runner o Thelma y Louise no le da derecho a torturarnos con una filmografía que empieza a ser más penosa que destacable, y El consejero es, sin duda, una agonía que además no notas que estés sufriendo hasta dos horas después, cuando te preguntas qué narices has visto.
Me va a resultar complicado hacer un resumen de la trama porque no estoy segura siquiera de haberla entendido. El consejero (Fassbender), conocido sencillamente por ese nombre, en una fiebre de codicia propiciada por su futuro matrimonio con Laura (Penélope Cruz), se mete en un negocio de drogas y blanqueo de dinero con el narcotraficante Reiner (Javier Bardem), pero ninguno de los dos cuentan con el intrigante personaje de Malkina (Cameron Diaz) que desde el primer minuto sabes que va a ser la guía que les lleve al desastre. 
Si hay algo que me parece destacable es la interpretación de Javier Bardem, único personaje algo carismático. Fassbender se limita a no estar mal, y en cuanto a las féminas…Bueno, el personaje de Penélope Cruz es tan bidimensional que apenas la percibes y el de Cameron Diaz tan misógino que resulta insultante. 
El guión tira mucho de la sexualidad e intenta ser atrevido dentro de la conservadora mente americana, pero todo resulta exagerado y falso, llegando a la cumbre del ridículo con una escena en la que Cameron Diaz se beneficia un Ferrari.
¿Es El consejero una película sobre sexo? No ¿Profundiza en el complicado drama del narcotráfico y la frontera entre México y Estados Unidos? No ¿Trata sobre el envenenamiento de poder? No. El consejero trata de abarcar tanto que nada aprieta y te deja la sensación de haber perdido dos horas de tu valioso tiempo.  

También te puede interesar

Deja un comentario