Crítica de ‘Prisioneros’: Intenso thriller sobre los límites del ser humano

Las críticas de David P. “Davicine”: Prisioneros
Al visionar Prisioneros nos damos cuenta que podría ser una película casi perfecta. Durante la primera hora te planteas incluso si estás ante una de las mejores películas del año, aunque luego flojea un poco y, por desgracia, cae en la misma trampa que otras tantas grandes películas, con un último acto bastante flojo.

Prisioneros nos plantea la pregunta ¿Hasta dónde estarías dispuesto a llegar para proteger a tu familia? Keller Dover (Hugh Jackman) se enfrenta a la peor pesadilla de cualquier padre. Su hija de seis años, Anna, ha desaparecido junto con su amiga Joy, y los minutos se convierten en horas, con lo que llega el pánico. La mejor pista es una caravana desvencijada que había estado aparcada en su calle. Al frente de la investigación, el detective Loki (Jake Gyllenhaal) detiene a su conductor, Alex Jones (Paul Dano), pero tiene que dejarlo marchar por falta de pruebas.

Mientras la policía sigue distintas pistas y va aumentando la presión, consciente de que la vida de su hija está en juego, un desaforado Dover decide que no tiene más alternativa que tomar las riendas del asunto. Pero, ¿hasta dónde estará dispuesto a llegar este padre desesperado para proteger a su familia?

El canadiense Denis Villeneuve, director de la cinta nominada al Óscar en 2010 como Mejor película extranjera Incendies, nos presenta este delicado y misterioso cuento que funciona como una especie de poema en prosa sobre la memoria y la identidad, y como la violencia y el derramamiento de sangre son los responsables de un futuro traumatizado.

Prisioneros prolonga durante todo su metraje la búsqueda de la hija, y ciertamente podríamos decir que se desarrolla de forma pausada, e incluso excesivamente pausada, por lo que si se desea ver una película de secuestros con un ritmo trepidante, ésta no es la opción. Ahora bien, en cualquier caso se trata de un excelente estudio de personajes centrado en el poder, el control y la moral.

Villeneuve es bueno mostrando la excavación nauseabunda y arqueológica que aquí se plasma donde vastas áreas serán exploradas. Y cuando la investigación es tan amplia y de este tipo, otros horrores, siempre ocultos, se pueden desenterrar también. La policía tiene que contactar e interrogar a todos los delincuentes sexuales conocidos en la localidad, y la insistencia en la investigación parece sacar nuevas atrocidades a la luz.

Tal vez lo mejor de la película sea la forma en que constantemente se nos plantea quienes son los prisioneros en realidad. Al principio asumimos que el título hace referencia a las niñas secuestradas, pero pronto queda claro que hay mucho más que eso. Vemos a un padre atrapado en circunstancias extremas, el reto mental del joven acusado del crimen y el policía obsesionado con la resolución de todos los casos. Pronto nos damos cuenta que todos los personajes son prisioneros de su propio camino.

Hugh Jackman realiza un gran trabajo, uno de sus mejores papeles hasta el momento, como el padre dispuesto a llegar a cualquier extremo para encontrar a su hija, incluso si eso significa sacrificar su humanidad. El personaje de Jackman es a la vez agradable y detestable. Por su parte, Jake Gyllenhaal interpreta al detective encargado de la investigación, y nos hubiera gustado que nos dieran a conocer más detalles del personaje, pues nos muestran que hay mucho más de lo que nos enseñan, y la complejidad del personaje es un verdadero testimonio de la gran interpretación de GyllenhaalMaria Bello interpreta a la esposa de Jackman y se nos insinúa una enfermedad mental, pero nunca se explica adecuadamente los motivos por los que cuestiona a Jackman y provoca que se sienta fuera de lugar.

Pero todo el gran trabajo de guión e interpretación se vienen a bajo en la parte final. Tras dos horas y media la fatiga ya está empezando a introducirse y ayuda que la película tome un giro completamente innecesario, rompiendo la uniformidad con el resto de la película, como si se tratara de una estrategia para apaciguar a un público mayoritario.

Prisioneros es una película oscura e inquietante, con hermosas escenas bajo una lluvia torrencial, que no es fácil de ver por la tensión que nos introduce, pero sí que es necesario verla por la gran calidad que tiene. Existe un tipo de ambigüedad sobre la violencia y sobre qué se supone que debemos sentir al respecto, siendo la película una mezcla evasiva de condena y exoneración sentimental. 

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: