58 SEMINCI. Sección Oficial (corto). ‘Nadador’: Épica del valor cotidiano

Las críticas de Carlos Cuesta en la 58 Seminci: Nadador

Me ha encantado este cortometraje. Prácticamente sólo le veo aciertos. Con la premisa de un chaval que se minusvalora y que no es capaz de lanzarse de cabeza a la piscina, Nadador me ha emocionado hasta provocarme un nudo en la garganta. La acción se centra en el desenlace de un accidente que deja a un chaval hundiéndose inconsciente en la piscina, solo y sin testigos. En ese momento se imagina su futuro posible si alguien lo salvara. Lo adivina infeliz porque tiene por seguro que jamás dará el paso de hablar con la chica que le gusta.
Dani de la Orden rodea a la historia de todo lo necesario para convertir en heroico un episodio de incapacidad personal y de vergüenza que empuja al protagonista a intentar una y otra vez nadar como es debido. El realizador lo logra con la estética, con el color frío, con el ritmo del relato, con la oportuna voz en off adulta en vez de infantil, con una fotografía de amplios espacios que ahondan en la soledad. Lo que podría no ser más que una otra versión de la recurrente historia del “chico no se atreve con chica” se presenta como una sorprendente mirada a la impaciencia.

Casi no hace falta decir que la historia se gana al público y que a ello ayuda la sinceridad que irradian los rostros de los chicos protagonistas. La estructura que intercala el desarrollo del momento presente con escenas de su futuro figurado es simplemente genial; más aún cuando el aspecto de los dos personajes principales se mantiene con la edad inicial mientras los demás sí que crecen, consiguiendo una descontextualización inesperada. En definitiva estamos ante una hermosa producción que nada en el estereotipo pero que no se ahoga en él gracias al ingenio.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: