Crítica de ‘Jobs’: El manido documental sobre Apple

Las críticas de Óscar M.: Jobs
La mayor fuente de inspiración de la industria del cine es la vida real, desde casi el principio del mismo cine, las vivencias de ciertos personajes o hechos destacados han tenido su versión cinematográfica y han llenado la pantalla para paliar la falta de inspiración de los guionistas.
El mayor problema de una adaptación cinematográfica de la vida de un personaje famoso es querer condesar décadas en apenas dos horas, y, especialmente Jobs (durante la primera mitad del metraje), es un cúmulo de escenas inconexas e incoherentes, aunque se suponen importantes para la vida del creador de Apple.

Porque Jobs no es la adaptación de la vida de Steve Jobs como puede pensar el espectador, es algo parecido a un “documental ficticio” sobre el nacimiento, desarrollo y alzamiento de la empresa creada por él (junto a sus amigos) y, desafortunadamente, el guionista ha “recortado” la vida del personaje hasta reducirla a momentos destacables y conectarlos de una manera bastante torpe.
Podría haber salvado la situación si no hubiera elegido escenas manidas, usadas y vistas en cientos de adaptaciones similares, o si los diálogos no estuvieran plagados de clichés, frases hechas, tópicos absurdos e innecesarios. Pero, para desgracia del espectador, la primera hora es absolutamente prescindible, aburrida y monónota, aunque pueda defenderse como necesaria para comprender la visión global.
La dirección no podría ser menos acertada, impersonal y anodina, como ya se comprueba con el soporífero montaje (que parece hecho por un estudiante de primero del que Jobs es su proyecto de fin de curso) , está torpemente editada y la película no deja de ser un consecución de escenas sacadas de recortes de periódicos sobre la vida del protagonista.
El ritmo narrativo brilla por su ausencia y castiga a la película en su segunda parte, cuando el protagonista se vuelve un cabrón desalmado ansioso de dinero y decide abandonar a los que le han ayudado a llegar a la cumbre; pero la película no remonta y, aún en su parte final, continúa incluyendo escenas absurdas sobre lo buenos que son todos y cómo tienen que explotar su talento haciendo lo que quieren.
El tufo moralista que pretende transmitir el guionista (con este tipo de frases y conversaciones) queda un poco eclipsado (por suerte) por la interpretación-imitación-homenaje de Ashton Kutcher como protagonista. El resto del conocido reparto, Dermot Mulroney, Josh Gad, Lukas Haas o Matthew Modine salvan las escenas como pueden, dado el nefasto material que poseen y la escasa dirección de Joshua Michael Stern, con unas interpretaciones que tampoco llegan a destacar, aunque son correctas y (afortunadamente) poco sobreactuadas.
La reproducción de escenas televisivas, como declaraciones o presentaciones públicas quizás sea lo único mínimamente destacable de este sobado documental de fin de semana de sobremesa, aunque tampoco difiere mucho de cualquier otra película para televisión “basada en hechos reales”.
Los que esperen encontrar una nueva versión de la (también innecesaria y aburrida) creación de Facebook pueden declararse seguidores incondicionales de Jobs, es evidente que La red social cuenta con un guión más elaborado, pero es igualmente olvidable, evitable y excesivamente adelantada a su tiempo.

Tal vez este tipo de películas tendrían más sentido dentro de dos o tres décadas, cuando nadie recuerde cómo fue lo que sucedió y se vio hasta la saciedad en la televisión hace menos de cinco años.

4 comentarios en «Crítica de ‘Jobs’: El manido documental sobre Apple»

  • el 22 septiembre, 2013 a las 19:12
    Enlace permanente

    Nada que objetar a tu crítica. Iba a escribir la mía pero coincido en todo, asi que genial. Esperemos que la otra versión del biopic que queda por estrenar sea mas interesante y cuente otros pasajes sobre la vida de Jobs que aquí brillan por su ausencia. Un saludo.

    Respuesta
  • el 22 septiembre, 2013 a las 19:20
    Enlace permanente

    Me imaginaba una copia del documental que vi sobre su vida con que no me sorprende pero me imagino que para quien no conozca su historia tal vez si queden hipnotizado. A mí el documental me encanto a pesar de tener ya sus años.

    Respuesta
  • el 28 septiembre, 2013 a las 23:33
    Enlace permanente

    Acabo de verla y coincido contigo en la gran mayoría.

    Sinceramente a mi me ha parecido el biopic de Steve Jobs comprimido en version.rar. Lo que quiero decir con esto es que, no puedes intentar meter casi 40 años de vida profesional en una película de 2 horas escasas.

    Me han faltado muchísimas escenas, sin embargo, me ha parecido muy correcto el que no tocasen su enfermedad.

    Por otra parte, ver trabajar a Ashton Kutcher es fantástico y su magnífica interpretación es de lo poco que salva la película. A pesar de sus papeles cómicos en series o programas de televisión y alguna que otra película, es de sobra conocido que es uno de los mejores actores del panorama actual. Visto queda tras ver jOBS.

    Los saltos en el tiempo son demasiados bruscos, por lo que pierdes el hilo del argumento alguna vez que otra.

    Para acabar, tampoco me quiero cebar mucho con la jOBS y con su guionista, Matt Whiteley. Para ser el primer guión y encima basado en la vida de alguien, no me parece tan mal escrito. Todos tenemos un comienzo y piedras en el camino que nos hacen mejorar con el tiempo y seguro que en el caso de Whiteley, está película le ayudará a mejorar como guionista y emprenderá una fructuosa carrera en el cine.

    Como anécdota personal, debo decir que en mi caso he visto la película con 20 minutos de retraso y repitiendo los 5 primeros minutos dos veces puesto que la primera vez que pusieron la película, no tenía sonido y mientras rebobinaban la bobina, paso ese lapso de tiempo.

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: