Crítica de ‘Dolor y Dinero’: Sangre, dólares y músculos

Las críticas de Miguel Moreno: Dolor y Dinero
Dolor y dinero viene dispuesta a refrescar la actual cartelera de la mano de Michael Bay, que se aleja de pirotecnias exacerbadas como Transformers para relatarnos una historia de perdedores y músculos dentro del sueño americano, aderezada con mucho humor y marca de la casa.
Bay demuestra que sigue en forma con su particular estilo de rodar, pues encontramos varias señas de ello aquí. El hecho de estar basada en una historia real (hecho particularmente difícil de creer mientras vemos la película, y que se nos recordará en un momento puntual de la misma) todavía hace más interesante la propuesta, que junto a un Wahlberg y Johnson especialmente brillantes, termina por redondear un producto pensado y hecho para disfrutar. La premisa es sencilla: un pequeño grupo de culturistas, cansados de pasar por la vida como perdedores, deciden cambiar sus vidas secuestrando a un curioso personaje. A partir de aquí, todo se complicará hasta límites insospechados.

Tan ligero como entretenido, lo nuevo de Bay se agradece. Y se agradece porque, precisamente acostumbrados a sus blockbusters, aquí se aleja de los mismos para ofrecer un producto que muy alejado de pretensiones, se centra en divertir. Si además añadimos una selección musical de nivel como suele acostumbrar este director, junto con unas cuantas virguerías de cámara “made in Bay” terminamos de reconocer su obra, y recordando que antes de dedicarse a esto del cine, trabajó en el mundo del videoclip. Es posible que algunos espectadores opinen que el estilo del director a la hora de rodar aquí no funciona del todo, pero lo cierto es que viendo el resultado final, le sienta bastante bien.
El reparto, por otra parte, no puede ser más acertado. Un Wahlberg musculado para la ocasión, junto a posiblemente uno de los mejores papeles que se le puedan recordar a Dwayne Johnson, un más que correcto Anthony Mackie y un veterano Ed Harris en un papel menor, que nos recuerda por qué es uno de los mejores actores de su generación.
Quizá lo más criticable sea, como suele darse en este director, el exceso de metraje al que ya nos tiene acostumbrados en anteriores trabajos. El gusto de Bay por alargar sus films suele ser más perjudicial que beneficioso al final, pero sin duda es un mal menor dentro del producto de entretenimiento que nos ocupa. 
En resumen, Dolor y Dinero resulta trepidante, refrescante, hilarante, y casi todo lo positivo que termine en “ante”. Un soplo de aire fresco que alejado de blockbusters y fuegos de artificio, cuenta una historia real que, por inverosímil que se nos pueda antojar, ocurrió realmente. Sangre, dólares y músculos que intentan alcanzar el “American dream” mientras nosotros, como espectadores, sólo tenemos que dedicarnos a disfrutar. Ni es cine profundo, ni lo pretende. Y sinceramente, no creo que le haga falta.
Muy recomendable.

También te puede interesar

2 comentarios sobre “Crítica de ‘Dolor y Dinero’: Sangre, dólares y músculos

  • el 2 septiembre, 2013 a las 11:11 pm
    Permalink

    Investigue a ver que tenia de 'real' y REALmente se parece bien poco a lo que sucedio. Aun asi una pelicula muy recomendable, a lo mejor un pelin larga

    Salu2

    Respuesta
  • el 3 septiembre, 2013 a las 8:04 am
    Permalink

    Visionada ayer y disfrutada plenamente! Entretenida, trepidante, inverosímil aunque basada en hechos reales… me ha encantado este giro en la carrera de Bay, aunque no podían faltar mujeres espectaculares. Altamente recomendable.

    Respuesta

Deja un comentario