Crítica de ‘Guerra mundial Z’: Espectacularidad para suplir a un guión simple

Las críticas de Óscar M.: Guerra mundial Z

La enésima versión de la destrucción de la humanidad a través de una plaga de muertos vivientes (o infectados, según algunos puristas) supone el salto de la serie B, a la que el género zombi ha estado relegado desde sus inicios, al cine de primera categoría.
Algo que (en principio) supone más presupuesto y, por lo tanto, mejores efectos especiales o más espectacularidad en las escenas apocalípticas en las que el estado de bienestar se va al garete. Guerra mundial Z no decepciona en ese aspecto, aporta más “grandiosidad” a la desaparición de la raza humana como tal, por lo que Brad Pitt no engaña en su presentación.

Sin embargo, no arrastra la crítica social que transmitió La noche de los muertos vivientes o la crítica política de La tierra de los muertos vivientes, ni la novedad de 28 días después o [REC], ni tan siquiera consigue reproducir el drama social y familiar de la serie The walking dead.
Y, aunque intenta (con gran esfuerzo) representar este último matiz con la familia del personaje de Brad Pitt, se queda a medio gas, como impuesto, como si fuera un parche, un añadido para motivar al personaje en su búsqueda dándole un rasgo más humano, pero está tan poco desarrollado que se queda en algo anecdótico durante su viaje. La repetición de clichés apocalípticos (como el supermercado o la huida hacia la azotea) no ayudan a distanciar a la película de otras del género.
Tal vez la principal novedad introducida sea el dar a los infectados una “conciencia colectiva” para conseguir un fin superior al de la alimentación individual (algo necesariamente explotado en los tráilers y pósters promocionales), pero el poco desarrollo de este aspecto vuelve a quedar como una leve pincelada sin la explicación deseable.
Desafortunadamente, las buenas intenciones de las escenas espectaculares del inicio de la infección y los ataques de los zombis, descompensan un guión que, al final, queda bastante sencillo y plano: el supuesto punto débil de la infección se descubre demasiado rápido (parece que el único que no se percata es el protagonista), la acción se ralentiza demasiado antes del tramo final y la última parte provoca la risa descontrolada del espectador cuando debería sentirse aterrorizado.
Quizás ha sido un error reescribir una parte de la historia que no está en el libro en el que se basa (la novela comienza directamente diez años después de la infección y no relata cómo se produce la misma) e intentar explicar (innecesariamente) otra vez porqué la raza humana está condenada a la auto-destrucción, en lugar de limitarse a llevar el libro a la pantalla y evitar los tópicos de otras películas.
Las clásicas escenas del cine actual, como teléfonos que suenan en momentos de tensión (fácilmente traducible al típico ruido que delata dónde está escondido el protagonista) no consiguen destacar sobre cualquier otra revisión de una película de cine de terror actual, el guión no es innovador y el espectador se percata que han metido el lápiz hasta cinco personas.

Lamentablemente, uno de los guionistas decidió que, en un momento dramático, el protagonista diga la frase “todo se complica”, una obviedad que supone la base de cualquier película de acción y suspense, sin la cual ningún guión puede fluir, pero que demuestra la torpeza a la hora de justificar las acciones de los personajes al tener que incluir una frase de ese estilo.

Por suerte, el reparto está bien elegido, no hay sobreactuaciones excesivas y, en general, mantienen bien el tono de la película, aunque Brad Pitt aparezca en casi todas las escenas (y planos) y se parezca a la segunda parte de Siete años en El Tíbet, pero para algo es el productor y protagonista.

La música puede considerarse un gran acierto de la película, Marco Beltrami no decepciona y deja una partitura excelente, muy inspirada, vibrante, enérgica, y acorde con las escenas, aunque en ocasiones se ve obligatoriamente relegada por la incesante repetición del sampler de la canción de Muse (curiosamente no incluida en la banda sonora oficial, pero hay que justificar la venta de discos de la banda).
Parece que ninguna película de las estrenadas este verano pasará a la posteridad por tener un guión sólido, tanto Star trek: En la oscuridad como El hombre de acero o Guerra mundial Z quedan como mero entretenimiento espectacular veraniego, pero que a la larga no dejan poso en la memoria del espectador, esperemos que haya más elaboración argumental en la secuela.

También te puede interesar

6 comentarios sobre “Crítica de ‘Guerra mundial Z’: Espectacularidad para suplir a un guión simple

  • el 2 agosto, 2013 a las 7:30 am
    Permalink

    Muy espectacular, visualmente hablando, un sin parar, pero un guión, como se dice, que hay que obviarlo para pasar una película entretenida, veraniega. Para pasar miedo en esta estación (o cualquier otra): Expediente Warren (The Conjuring).

    Respuesta
  • el 4 agosto, 2013 a las 2:30 pm
    Permalink

    Estoy de acuerdo en casi todo. Buena disección de la película. El tema de Muse es muy bueno pero es cierto que se repite demasiado (la verdad es que no creo que Muse necesite a World War Z para vender discos). Muy buena crítica.

    Respuesta
  • el 8 agosto, 2013 a las 12:41 am
    Permalink

    Totalmente de acuerdo con tu critica Oscar. yo añadiria que el casting parece echo por Brad Pitt porque el resto de los actores son mas mediocres que él haciendole resaltar mas su protagonismo. Cierto que en la pelicula no se transmite ninguna alegoria social ni politica como en otras pelis de zombies. Lo que si resulta es una peli bastante entretenida aunque el guion deja mucho que desear ( es de risa como asaltan los zombies los muros de Jerusalen ) y como.despacha las escenas en Corea. Lo mejor las escenas del avion.

    Respuesta
  • el 8 agosto, 2013 a las 9:11 am
    Permalink

    No es mala película, pero se echa en falta un poco más de trasfondo o de elaboración del guión.

    ¡¡Genial!! Me gusta coincidir en las críticas con los lectores.

    Gracias a los tres por comentar.

    Un saludo.

    Respuesta
  • el 9 agosto, 2013 a las 11:45 am
    Permalink

    Coincido más o menos. La película me gustó, bastante entretenida y con variedad de situaciones. Lo peor sin duda, lo ya comentado, carencias en el guión y una sensación que te quedas como que está terminada con prisas y sin contar ciertas cosas que se echan de menos.

    Pero bueno, para mí cumplió con lo que esperaba. Además no tiene mucha violencia ni gore, que es lo que más odio del género zombie.

    Respuesta
  • el 9 agosto, 2013 a las 11:50 am
    Permalink

    Al fin la pude ver, y salvo la ausencia de sangre, algo que creo necesario en una trama así, me pareció entretenida y bastante novedosa a la hora de poner zombies que corren como posesos. Eso sí, no se si llegaron a leer la novela en algún momento para escribir la trama.

    Respuesta

Deja un comentario