Crítica de ‘Aviones’: Un spin-off de ‘Cars’ sin la magia de Pixar

Las críticas de David P. “Davicine”: Aviones.

La última película animada de Disney se encuentra en el “Mundo de Cars“, o al menos es lo que una leyenda en pantalla nos dice nada más empezar. Por desgracia, ese es el único punto en común con la gran saga, pues la magia de Pixar no está detrás de lo que podría haber sido un más que digno spin-off.
En el fondo, Aviones es un proyecto que estaba destinado a ir directo a DVD, pero ha acabado como producto cinematográfico para salas de cine en el momento veraniego en el que no tenía ya rivales recién estrenados de más calidad, como Monstruos University o Gru 2. Mi villano favorito.

Esta película de animación llena de acción y aventuras nos presenta a Dusty, un avión que sueña con participar en una competición aérea de altos vuelos. Pero Dusty no fue precisamente construido para competir y resulta que… ¡tiene miedo a las alturas! Así que, recurre a un experimentado aviador naval que le ayuda a clasificarse para plantar cara al vigente campeón del circuito de carreras. Dusty demostrará su valor y enseñará al mundo lo que hay que hacer para levantar el vuelo
Como en Cars, los personajes principales son vehículos inteligentes, o al menos pensantes, y los seres humanos no hacen acto de presencia, y curiosamente coincide con Cars 2 en trasladarnos a un torneo de carreras alrededor del mundo.
Desde el inicio los adultos nos damos cuenta de la sensibilidad simplificada y se nos invita a apoyar a un perdedor avión de fumigación, y sus rivales son auténticos estereotipos raciales, dos de los cuales introducen un extraño romance entre alas. DisneyToon Studios ha tomado mucho de Pixar aquí, y sin embargo, parecen no haber aprendido casi nada.
Es increíble como la película tiene muchas secuencias de acción con emociones visuales en las secuencias aéreas 3-D, pero los decorados y detalles son escasos, centrándose tan sólo en el acabado de los protagonistas y de algunos edificios representativos que recrean con precisión.
La trama ya nos lleva hacia la desidia, presentando a Dusty como un típico pez fueran del agua con grandes sueños cuyo defecto fatal es un miedo extremo a las alturas. La película sigue los altibajos de nuestro valiente avioncito que se encuentra con una gran variedad de enemigos y barreras, una mujer fatal, falta de combustible, mal tiempo y problemas mecánicos mientras se dirige a destinos como el Himalaya y México. Naturalmente, tiene un equipo de compinches incluyendo el típico personaje lerdo, representado en forma del camión de combustible Chug, el atípico mecánico Dottie y Skipper Riley, un corsario del aire que voló en la Segunda Guerra Mundial y con un rol similar al de Doc Hudson en Cars. A pesar de las similitudes que encontramos en el protagonista y sus acompañantes con las películas de Cars, ninguno genera el tipo de afecto que una secuela de Pixar lograría.
Hay claras referencias a Cars, como los mugidos de las vaca tractores que hacen acto de presencia, y algunas bromas que los espectadores adolescentes y más talluditos apreciarán, como cuando el villano Ripslinger ve que su dispositivo similar al iPad se rompe, él se encoge de hombros y dice: “Uno nuevo llegará en dos semanas.” 
Si vemos la película a través de la mentalidad de un niño, el minimalismo de Aviones se aprecia como un refrescante cambio de ritmo de la reciente avalancha de espectaculares películas repletas de gráficos por ordenador, y aunque carece de novedad, al menos lo compensa con alucinantes secuencias aéreas y un espíritu cómico de altos vuelos. 

También te puede interesar

5 comentarios sobre “Crítica de ‘Aviones’: Un spin-off de ‘Cars’ sin la magia de Pixar

  • el 21 agosto, 2013 a las 10:55 pm
    Permalink

    Coincido en todo con Davicine. Si precisar q Skipper, al q llaman en la pelicula Corsario o Corsair es, efectivamente, el modelo Corsair que lucho en la Segunda Guerra Mundial, el numero de escuadron que aparece es en efecto de un escuadron de caza de Marines q existe en la realidad, y en la escena q nos transporta a la Segunda Guerra Mundial el detalle de ls cañones japones ( de tres tubos ) es historicamente fiel. En ese aspecto, perfecto. En lo demás….

    Respuesta
  • el 21 agosto, 2013 a las 10:57 pm
    Permalink

    Así da gusto, que alguien confirme la veracidad de los acontecimientos que nos recrean. GRACIAS por comentar

    Respuesta
  • el 26 noviembre, 2013 a las 4:14 pm
    Permalink

    Yo opino que esta película es demasiado parecida a Cars, los aviones tienen el mismo diseño que los autos de la película, no me parece original, en definitiva me quedo con Cars.

    Respuesta
  • el 18 julio, 2014 a las 3:18 am
    Permalink

    Bueno quizá si no son muy conocedores no pueden apreciarla bien, pero para un piloto esta pelicula es increible, los aviones son en su totalidad (incluso los que no son protagonistas) reales, el protagonista se puede representar como un C188 Agrotruck o un Piper Pawnee (son muy parecidos), el instructor es un Corsair, los cazas F-18 tipicos yankees, varios C150 repartidos como espectadores, excelente animacion!!!

    Respuesta
    • el 18 julio, 2014 a las 5:23 am
      Permalink

      Nicolás, ciertamente quizás no la lleguemos a apreciar a ese nivel, pero si que destaco en la crítica que lo más relevante es el nivel de detalle de los protagonistas, por encima de escenarios. Algo de agradecer que ya hicieron en Cars con los coches pero que quizás no sea suficiente para subir el nivel de la película.

      Respuesta

Deja un comentario