Crítica de ‘Ahora me ves’: El hecho de que sea absolutamente inverosímil no debe estropearte la diversión

Las críticas de Carlos Cuesta: Ahora me ves

Ahora me ves nos ofrece dos grandes trucos de magia. Uno es el que sucede en todas las películas, la ilusión de la imagen en movimiento ante nuestros ojos cuando lo que en realidad se nos muestra es un montón de fotografías. El truco propio del film es el perpetrado por cuatro magos e ilusionistas, un gran espectáculo en tres partes cuyas motivaciones iremos desvelando al tiempo que se desenrolla la trama. Toda la producción es un ejercicio fantástico de imaginación, espectacularidad y fascinación de tal nivel que exige una gran complicidad por parte del espectador para aceptar lo que está ocurriendo. La historia lo termina compensando con diversión, un gran ataque de curiosidad y notas de humor, aunque sea a base de pedirle a nuestro cerebro que ignore constantemente que lo que está ocurriendo es imposible.

El argumento empieza por presentarnos a Daniel (Jesse Eisenberg, La red social), Merritt (Woody Harrelson, Bienvenidos a Zombieland), Henley (Isla Fisher) y Jack (Memorias de un zombie adolescente). Se trata de cuatro artistas de la magia o del engaño, del mentalismo y la ilusión, muy individualistas y dotados de un ego a la altura de su talento. Un misterioso mago se encargará de reunirlos para un fabuloso espectáculo. Al final de la actuación la Policía los detendrá pero no podrá retenerlos: Procesarlos por robar un banco de París desde los Estados Unidos y repartir el dinero entre el público en tiempo real sería asumir que son capaces de conjurar magia de verdad.
Mark Ruffalo (Los Vengadores) encarna a un inspector (Dhylan Rhodes) incapaz de comprender qué es lo que está ocurriendo, constantemente ridiculizado y siempre un paso por detrás. La Interpol envía a un apoyo (Mélanie Laurent, Malditos Bastardos) para asistirlo. Se trata una guapa agente ciertamente brillante pero sin experiencia en el trabajo de campo sobre la que Dhylan comenzará a dudar, ya que no sabe si las investigaciones que realiza acerca de la magia las lleva a cabo para conocer a sus enemigos o porque los admira. La existencia de un quinto implicado rondará siempre la cabeza de ambos en el transcurso de su persecución.
Podríamos hablar de Ahora me ves como de un Oceans Eleven de artistas del ilusionismo escrita por tres guionistas (Ed Solomon, Boaz Yakin y Edward Ricourt) que nos plantean este continuo juego de lo inaudito y lo imposible. Tanto que el agente deberá a recurrir a otro mago (Morgan Freeman) cuya ocupación y principal fuente de ingresos es la edición de una colección de vídeos en los que expone los secretos de los trucos de los magos a los que estudia (un reflejo de las personas incapaces de gozar creando y que enfocan sus esfuerzos a destruir el trabajo de los demás. A veces los que hacemos críticas de cine somos un poco de este pelaje).
Louis Leterrier (Furia de Titanes, Transporter 2) aporta el estilo de cine ligero, alocado, rápido y acrobático que me había supuesto y me hizo temer una desilusión en un primer momento (una sensación que no se me pasó hasta que estuvo lejos la pretenciosa introducción de los personajes). En esta ocasión el realizador cuenta con mejor plantel y un guión más interesante que en ocasiones anteriores y eso, sumado a la experiencia, da como resultado una narración que incentiva nuestra curiosidad por lo que ocurrirá después, continuamente, pero podría catalogarse como lo que se venían llamando “una auténtica fantasmada”. Triple salto mortal en el aire se queda corto.
Morgan Freeman (como cínico artista que busca destruir el prestigio del grupo) y Michale Caine (en el papel de productor de espectáculos del cuarteto) aportan un tono de elegancia y personalidad en el que los personajes más jóvenes y menos conocidos pueden sostenerse (Woody Harrelson no lo necesita y se pasea por esta producción como si realmente se estuviera divirtiendo a costa de todo el mundo). Mark Ruffalo compone una actuación a la medida de su personaje y de la historia de una forma totalmente acertada. 
Todos los personajes llegan a transmitir y empatizar con el espectador y a tomar su espacio e importancia justa en la película. La suficiencia de todos ellos llega a ser deliberadamente irritante y su aparente incapacidad de fallar termina por ser por completo inverosímil. Pero desconectamos esa parte del cerebro que nos dice “tanta previsión, tanta suerte y tanta efectividad es imposible” y seguimos adelante con la película. Desvelamos los secretos, hacemos una composición de lugar de los verdaderos roles de cada uno y ¡tachán! El tercer truco surge: hemos disfrutado de la película. Es mejor no intentar explicar cuál es el truco. 

También te puede interesar

2 comentarios sobre “Crítica de ‘Ahora me ves’: El hecho de que sea absolutamente inverosímil no debe estropearte la diversión

  • el 1 agosto, 2013 a las 8:14 am
    Permalink

    Me gustó la peli… hasta el desenlace final. Sin ánimo de spoilear, creo que se engaña al espectador de manera descarada, en lugar de jugar con su inteligencia. Me hubiese gustado otro desenlace. Pero bueno, la película es entretenida, y Harrelson es un crack, como bien dices se pasea por la película desprendiendo diversión y sobradez en cada escena.

    Aunque es cierto que aportan carisma, estaría bien dejar de ver ya a Freeman y Caine hasta en la sopa… jeje.

    Respuesta
  • el 10 diciembre, 2013 a las 6:22 pm
    Permalink

    He visto la película este fin de semana, y debo decir que me gustó. Siempre, con la premisa de que vamos a ver magia.

    Al igual que no me planteo si Tom Cruise (;)) es capaz de matar a medio ejército él sólo, y no dudo de su "credibilidad", tampoco lo hago en esta película.

    Y a mi me gustó la historia, me gustó lo que contaron, me gustó como lo contaron y me parecieron 2 horas muy divertidas.

    Como anécdota, decir que tengo un familiar que es Mago. Y siempre que le pregunto: Oye, ¿cómo han hecho ese truco?; su respuesta es: 'Muy bien, porque no has podido averiguarlo'.

    La magia es lo que es, y la peli es lo que es. Divertida, sin más.

    Respuesta

Deja un comentario