Entrevista a Joe Roth, productor de ‘Oz, un mundo de fantasía’

Una vez más tenemos la oportunidad de ofreceros una semana con dedicación especial a un título que sale a la venta en los próximos días para el mercado doméstico. Esta semana le toca el turno a Oz, un mundo de fantasía con el sello Disney y dirigida por Sam Raimi y la empezamos con la entrevista realizada al productor de ésta, Joe Roth.
Joe Roth ha tenido una larga y distinguida carrera en Hollywood. Ha sido un prominente miembro de la industria del cine y la televisión durante décadas, tanto como director y productor como en el rol de fundador de Morgan Creek y Revolution Studios. También fue presidente de 20th Century Fox y Walt Disney Studios. Sus muchos logros lo convirtieron en el productor ideal para llevar Oz, un mundo de fantasía a la pantalla grande. Pese a que Roth no había trabajado anteriormente con Sam Raimi, el aclamado director de la trilogía El hombre araña, su reputación y su fama de poder trabajar con los mundos de la acción real y los efectos especiales lo convirtieron en la opción ideal para liderar esta película. Y sin más preaámbulos damos ahora paso a la entrevista.
¿Qué fue lo que lo atrajo acerca de este proyecto y cómo se involucró en él?
Mitchell Kapner, el guionista, se acercó a nosotros para hablar de otros proyectos y yo le pregunté qué estaba leyendo a sus hijos. Me dijo que les estaba leyendo los 14 libros de L. Frank Baum. Como la mayoría de la gente, pensé que había un único libro de ‘Oz’. Me dio curiosidad saber cómo eran las otras tramas. Cuando llegamos al sexto libro, Mitchell básicamente dijo que la noción era cómo el gran Mago se había convertido en quien era y cómo había llegado hasta allí. Yo adoro el comienzo de las historias, así que me pareció una gran forma de empezar
¿Cómo fue el proceso de desarrollo de la historia para usted?
Mitchell escribió un guión que nos gustó de inmediato; pensamos que allí había una película. Comenzamos a buscar un director y un montón de gente se sintió interesada en hacerla. Cuando llegamos a Sam Raimi, fue genial.
¿Por qué Disney fue el sitio correcto para hacer este film?
Disney es perfecto para este film porque hay tantas criaturas maravillosas… Cientos de criaturas e historias geniales que, con suerte, podremos seguir contando y podrán aparecer en los parques temáticos, en productos de consumo, y convertirse así en parte del mundo de Disney.
¿Cuando recibió el primer guión de Mitchell Kapner, cómo fue trabajar con él durante el resto del proceso?
Mitch es una especie de experto en los libros de Baum. Así que, constantemente se refería a ellos y tomaba ideas. Nadie conoce mejor su catálogo que él.
Luego usted trajo a bordo a David Lindsay-Abaire. ¿Cómo fue trabajar con él y cuál fue su rol con respecto al guión?
David Lindsay-Abaire es un autor ganador del Pulitzer. Es un artesano de la palabra y, como tal, le dio al diálogo cierta actitud y personalidad que, sentíamos, hacían falta.
Usted produjo otras películas basadas en fantasías. ¿Por qué la gente se identifica tanto con ellas?
Creo que una de las razones por las cuales la gente se identifica tanto es que tienen cientos y cientos de años de antigüedad; se han traducido a todos los idiomas, de generación en generación. Hay algo en ellas que le habla directamente a la gente. Creo que el trabajo es detectar cuáles abordar cinematográficamente y, después, hallar a los realizadores apropiados.
Para el comienzo de la película, usted tomó la decisión de rodar en blanco y negro. ¿Podría contarnos algo al respecto? ¿Por qué hizo eso y qué efecto genera en el film?
Esas partes no sólo son en blanco y negro sino también en mono –no en estéreo- y la proporción de la pantalla es antigua. Sentimos que, una vez que llegamos a Oz, allí la historia ocuparía toda la pantalla, sería a colores y en estéreo.
¿Qué ofrecerá eso al espectador cuando advierta el cambio de la apariencia antigua a la moderna?
Lo que espero es que realmente se sorprendan. Mientras la pantalla se ensancha lentamente y el blanco y negro se convierte en color y el sonido cobra vida y el 3D se vuelve vibrante, si eso no genera un momento sorprendente creo que estamos en problemas.
¿Podría hablarnos acerca de Sam Raimi y qué lo convirtió en el director perfecto para este proyecto? ¿Cómo es su estilo de dirección y qué le aportó al film?
Esta es la primera vez que trabajo con Sam. Obviamente, lo conocía por la trilogía de El hombre araña. Todo lo convierte en el director apropiado, francamente. Ha trabajado en películas de esta magnitud –enorme-. Ha trabajado en un mundo combinado de efectos especiales y acción real. Hay pocos directores con esas calificaciones. Más que nada, tiene el sentimiento y la sensibilidad para contar la historia.
¿Por qué Sam y usted decidieron filmar en 3D? ¿Por qué era importante?
Mi sensación acerca del uso del 3D es que, cuando le dices a alguien que estás filmando en 3D, la respuesta que debes obtener es: “¡Por supuesto!”. Y pienso que hay pocos títulos que pueden generar esa respuesta. Pero si le dices a alguien: “Oh, estamos llevando la Tierra de Oz en 3D”, creo que la respuesta es igual que cuando estábamos haciendo Alicia en el país de las maravillas.
¿Hubo algún desafío especial al rodar esta historia en 3D?
Es un proceso lento. Quiero decir, los cambios de lentes demoran más y deben ser un poco más específicos, ciertas veces. Pero uno se acostumbra a ello. Y, de nuevo, Sam es un tipo muy experimentado y es imposible ponerlo nervioso; por eso creo que salió genial.
También en el equipo estuvo el diseñador de producción Robert Stromberg, ganador del Oscar. ¿Qué lo trajo a él al proyecto?
Robert Stromberg es el diseñador de producción; pasó cinco años trabajando para Avatar y ganó el Oscar. Lo contratamos para Alicia en el país de las maravillas e hizo un excelente trabajo, que le valió otro Oscar. Después de esa película vino a verme y me dijo que quería dirigir, que ése era su verdadero trabajo en la vida. Y yo dije que estaba de acuerdo pero que antes hiciéramos Oz, un mundo de fantasía juntos. Así lo hicimos y, realmente, todo lo visual, el diseño, los efectos, el vestuario… todo pasó por su filtro. Después de haber hecho este trabajo, comenzó a dirigir Maleficent.
¿Qué lo diferencia de otros diseñadores de producción con los que usted ha trabajado?
Para los diseñadores de producción, el trabajo en películas de fantasía es bastante diferente del trabajo necesario si se quiere hacer algo como Punto límite. Y requiere también el mundo virtual, que está formado por dos mil efectos, y el mundo real. Y ambos deben combinarse. Hay pocos realizadores que tienen suficiente experiencia en ambos mundos como para asegurarse de que no estaremos viendo, después, dos apariencias diferentes.
También tiene un gran elenco para este film. ¿Qué podría decirnos de ese impresionante grupo de actores?
Yo quería armar un elenco de vanguardia, joven y pujante. James Franco ha sido nominado para un premio Oscar y Michelle Williams obtuvo dos nominaciones. Rachel Weisz ganó un Premio de la Academia; Zach Braff es un muy talentoso actor/escritor/director teatral y de cine. Y Mila Kunis ha sido nominada a los Globos de Oro. Por lo tanto, grupalmente, la película está realizada por un elenco sumamente talentoso y joven. También siento que éstos son actores que están yendo hacia alguna parte. Están en la mitad de camino de estos cinco personajes geniales. Pienso que, si tenemos suerte, en diez años podremos mirar, en nuestros teléfonos o donde sea que veamos películas entonces, a estos actores que serán aún más populares de lo que son ahora.
También hay una buena cantidad de tomas con efectos especiales. ¿Podría hablarnos del equipo de efectos que convocaron para esta producción y qué es lo que la gente puede esperar de ellos?
Es el mismo grupo humano que trabajó en las películas de El hombre araña. Scott Stokdyk, que ganó un Oscar, y todo el equipo de Sony Image Works trabajaron aquí. En la pasada ComicCon mostramos un adelanto de la película y fue la pieza más popular de toda la exposición.
¿Por qué cree que los libros de L. Frank Baum han cautivado a los lectores durante cien años?
Creo que sus libros, obviamente, tocan fibras muy íntimas. Hablan acerca de cómo es ser independiente, qué significa ‘ir a casa’ y qué implica reunir elementos de tu personalidad que pueden faltar en determinado momento. Todos podemos relacionarnos con algo de ello.
¿Qué puede esperar el público de esta película, cuando la vean en el cine?
El público obtendrá un montón de esta película. Todos disfrutarán de este viaje. Creo que captarán el sentido de que este film trata acerca de segundas oportunidades, ya que el personaje de James Franco pasa, tal como diría Sam, “de ser un hombre egoísta a uno desinteresado”. Y creo que captarán el asombro que implica visitar la Tierra de Oz. También, espero que estemos contando una historia que muestra qué ocurría mucho antes de que cualquiera de los personajes llegaran a ese lugar. El público podrá ver quién es ese muchacho realmente y qué decisiones debió tomar para quedarse allí.

También te puede interesar

Deja un comentario