Entrevista a Clark Spencer, productor de ‘¡Rompe Ralph!’

Ésta semana la queremos dedicar en gran parte a una de las últimas películas de animación de la casa Disney-Pixar. En éste caso se trata de la película animada ¡Rompe Ralph! para la cual tuvimos la ocasión de entrevistar al productor de ésta, Clark Spencer. Todavía me pueden los nervios a la hora de charlar en persona (por teléfono, pero los nervios siguen siendo los mismos) con esas personas tan relevantes que forman parte del equipo encargado de hacer una película. A pesar de los reducidos medios de los cuales disponemos para registrar dichas entrevistas, siempre nos esforzamos al máximo para poder ofreceros una transcripción completa lo más fiel posible a la realizada.
Repasando un poco la biografía de Clark Spencer podemos observar que ha estado al frente de distintos proyectos de los estudios Disney durante las últimas dos décadas desempeñando las funciones más altas. Lleva en Disney desde 1990 y estuvo involucrado en el lanzamiento de Disney Channel en Asia, la adquisición de Miramax Films y la creación de un plan de negocios para el estudio de animación Disney en Paris entre otras cosas. Desde entonces ha estado ocupando puestos relacionados con la planificación y financiación hasta su marcha a los estudios de animación Disney en Florida en septiembre de 1998. Allí volvió a ocupar un puesto alto y supervisó todos los aspectos de operaciones y producciones del estudio y seis meses más tarde le presentaron un proyecto que no sólo tuvo un gran éxito en cartelera, sino que también tuvo varias secuelas lanzadas directamente en DVD y una serie de televisión con unos personajes que a día de hoy son conocidos. Se trataba de la película animada Lilo & Stitch a la cual luego siguieron otros proyectos como Descubriendo a los Robinsons, Bolt, Winnie the Pooh y la más reciente ¡Rompe Ralph!. Como curiosidad, éste hombre se licenció en historia en la prestigiosa universidad de Harvard en 1985, pasó tres años como socio financiero en Wall Street antes de volver a Harvard para sacarse su MBA en 1990 y quien además le encanta viajar por el mundo. Ha estado trabajando en una línea de ensamblaje de Nissan en Japón, navegó por el río Amazonas, exploró la jungla del norte de Camboya y actualmente reside en Malibu en el estado de California.
A continuación os dejamos con la transcripción de la entrevista realizada entorno su papel como productor en ¡Rompe Ralph!.
¿Cuáles son las presiones para los productores a la hora de buscar proyectos nuevos que encajan y que a su vez despierten interés?
Bien, creo que hay un montón de retos para un productor de una película animada. Son proyectos muy grandes y complejos de realizar pero con ¡Rompe Ralph! fue bastante difícil ya que nos movemos por cuatro mundos distintos: el de Repara-Felix Jr., el de Hero’s Duty, el mundo de Sugar Rush y el mundo de la Estación Central de Juegos y cada uno de esos mundos es completamente distinto desde el punto de vista del director artístico, del animador y del de los efectos visuales. Es complicado y si además lo sumas a la ya presente dificultad de hacer una película animada el hecho de la necesidad de tener todos estos cuatro mundos tan variopintos como si se tratara de una película totalmente distinta, eso fue definitivamente un gran reto para ésta película. Y luego por otro lado necesitábamos y queríamos hacer uso de personajes de videojuegos reales dentro de la película por lo que gran parte de mi labor fue la de trabajar con Nintendo, Sega, Atari y Namco para obtener los derechos de los personajes para la película, una de partes complejas para poder hacerla. Y por último está la tecnología. Creo que la gente olvida que es inevitable crear a veces tecnología nueva para dar vida a estos mundos y el mundo de Sugar Rush todo está hecho de dulces. Es muy difícil hacer comida por ordenador y teníamos que crear un mundo entero hecho de comida por lo que pasamos un año creando una tecnología de iluminación nueva para una ambientación de tal manera que la comida pareciese real, como si pudieras comértela. Y eso también fue un gran reto ya que pretendes hacer una película donde no puedes asegurar que la tecnología de la cual dispones puede resolver éste problema, simplemente tienes que creer que lo vas a conseguir. Creo que esas tres cosas son las que para mí, como productor, son las más importantes a las cuales he tenido que enfrentarme.
Ha mencionado que unas cuantas empresas han mostrado interés en colaborar y proporcionar personajes para ésta película. ¿Se consideraron otras empresas para personajes a mayores o hubo también empresas que dijeron “Lo siento, no estamos interesados”?
Eso es interesante. Al principio cuando Rich Moore, el director, habló de tener a estos personajes de verdad en la película, yo como productor me preguntaba si sería posible, si estas empresas aceptarían, pero decidimos esperar antes de consultarlas hasta que no tuviéramos seguro de como haríamos uso de esos personajes y así cuando nos reuniríamos con ellos podríamos ser francos al respecto sobre qué es lo que íbamos a pedir. Cuando llegó la hora de contactar con dichas empresas mi sorpresa fue el enorme apoyo de éstas hacías nuestras ideas. Y creo que tuvimos ese apoyo por varias razones. Por una parte creo que les gustaba el argumento de la película. Les gustaba la historia de Ralph y el camino que emprende éste. Pero lo más importante es que películas como Toy Story o ¿Quién engañó a Roger Rabbit? ya hicieron algo parecido cuando tomaron un puñado de personajes y los unieron en una misma película y tuvieron gran éxito, no solo la película sino también para esos personajes quienes ganaron nuevos espectadores. Por lo tanto estábamos sorprendidos de lo abiertas que estaban estas empresas a la hora de hacer uso de sus personajes. Dicho esto, logramos obtener casi todos los personajes que deseábamos tener de aquellas empresas a las que nos dirigimos. También hubo personajes cuyos derechos pertenecen a más de una empresa y eso ya era algo más complicado. Por ejemplo queríamos a la Señora de Pac-Man para la película pero el personaje pertenece a varias empresas por lo que era bastante difícil averiguar si lograríamos llegar a un acuerdo por lo que optamos por seguir adelante sin contar con dichos personajes. Hubo por lo tanto personajes que pertenecen a varias empresas donde nos dijimos “Quizás sea demasiado difícil de conseguirlo”.
Hemos leído que ya se estaba trabajando hace años en una película ambientada en los videojuegos, parado el proyecto, retomado, parado y retomado de nuevo. ¿Alguna vez le han echado una ojeada a esas versiones anteriores de ¡Rompe Ralph!?
A decir la verdad nunca le echamos una ojeada a eso cuando Rich Moore, el director, se unió a nosotros hace cuatro años. John Lasseter, el director creativo y ejecutivo, le dijo a Rich “Creo que el mundo de los videojuegos es un mundo ideal en el cual ambientar una película de animación. No sé cuál es la historia correcta a contar pero creo que es el mundo perfecto en el cual ubicar una película de animación”. Y le dijo a Rich “Sólo deberías hacer esto si logras encontrar una gran historia”. Y ahí Rich dijo “No quiero ver ninguna de esas otras versiones ya que no quiero que me influyan en absoluto. Quiero hacer un comienzo desde cero.”. Por lo tanto nunca vio esas otras versiones y yo tampoco estuve en ninguno de esos proyectos por lo que tampoco sabía mucho de ellos. Era como empezar desde la nada ya que creo que de lo contrario hay dos opciones. La una es ver lo que hay y averiguar cuál es la razón por la que no han funcionado. La otra opción es no ver nada por lo que nunca estarás influenciado por lo otro y siempre partirás desde cero y esto último es lo que Rich quería hacer. Por lo tanto ni siquiera a día de hoy ha visto las versiones anteriores de una película ambientada en los videojuegos. Las historias eran muy distintas en ésta película. Simplemente era la idea de colocar la historia dentro del mundo de los videojuegos.
¿Cuándo dieron luz verde a la película tenían ya en mente qué actores iban a dar vida a qué personaje o simplemente se guiaron por sus voces?
Esa es una muy buena pregunta. Sabes, a veces te dan luz verde a tu película y aún tienes que averiguar cómo son los personajes, pero para ésta película Rich Moore, el director, y Phil Johnston, uno de los guionistas, sabían desde el principio quienes eran estos personajes. Escribieron el guion específicamente para John C. Reilly en el papel de Ralph para el mercado Norteamericano, para Sarah Silverman que da vida a Vanallope, Jack McBrayer para Felix y Jane Lynch para el papel del Sargento Calhoun. Sabían que querían a éstas cuatro personas. Lo bueno de todo esto es que conoces a tus personajes desde el principio. Lo malo, y en éste caso sobre todo para un productor, es que no sabes si puedes conseguir a esos actores y a tu director y guionista sueñas con poder tenerlos. Por suerte tanto Jane Lynch como Sarah Silverman y Jack McBrayer se unieron al proyecto rápidamente por lo que teníamos a tres de cuatro. Pero con John C. Reilly tuvimos que esperar un año hasta que dijo “Sí” ya que nunca había trabajado en películas animadas y no sabía si le iba a gustar ese proceso. Tuvimos que dialogar con el bastantes veces y asegurándole que haríamos que ese proceso fuera bien para él. Además había una gran cosa que el quería hacer, algo que no hacemos nunca, y era que quería hacer las grabaciones junto a los otros actores. Y eso fue una de las cosas que cambió cuando hicimos esta película y creo que fue un cambio profundo ya que la actuación entre estos personajes es por lo que creo uno de las mejores actuaciones hechas para una película animada ya que los personajes estaban en la misma sala actuando el uno delante del otro y no parecía ser una situación forzada. Y así, como ya dije, sabían desde el principio que querían a esos cuatro personajes pero había un momento en el que me preguntaba si John C. Reilly algún día aceptaría. Ya que de haber dicho “No” tendrías que volver atrás y reescribir todo el guion basándote y quien quiera que hubiera sido el otro actor. Fue duro pero al final todo salió bien.
Esta película, ¡Rompe Ralph!, podría abrir las puertas a toda una franquicia de películas sobre videojuegos. ¿Tienen ya planeada una continuación de ¡Rompe Ralph! o tienen planeada otra película relacionada con los videojuegos?
Espero que tengas razón. Tanto Rich como yo creemos que ésta película ha creado estos grandes personajes y que aún hay tantos mundos a los que ir ya que tiene que ver con los videojuegos pero la empresa aún no ha dicho “Sí” a una secuela o seguir adelante con estos personajes. Creo que todos, incluyendo Rich Moore y los guionistas, están muy interesados en averiguar y explorar otra gran idea que permita hacer uso de esos personajes. Hemos pasado cuatro años haciendo ésta película y es bastante duro al final el imaginarse el tener que decirles Adiós, pero después de un tiempo lo haces. Pero en éste caso creo, y toquemos madera, que tenemos una oportunidad de ser capaces de hacer más películas como cortos con estos personajes ya que hay tantas cosas que quedan por explorar. Ambientamos éste película en el mundo de las salas recreativas pero puedes ubicarla también en el mundo de las consolas en casa o incluso ambientarla en el mundo de Internet. Quiero decir que hay tantos lugares a los cuales puedes enviar a Ralph y eso es lo que esperamos poder hacer con estos personajes.
Normalmente no suele darse el caso lo de estrenar una película antes de lo planeado. ¿En qué momento se dieron cuenta que ésta película podía ser estrenada antes de lo esperado? La fecha inicialmente planeada era en primavera de 2013.
Lo que dices es correcto. Íbamos a estrenar la película en la primavera de 2013 pero había otra película en Pixar que necesitaba algo más de tiempo para acabarla por lo que decidieron retrasar su lanzamiento. Se trata de Monster University que ha sido retrasada a verano de 2013 y nos dio la oportunidad de adelantar el estreno de ¡Rompe Ralph! a la época navideña. Y en Navidades es justo el momento ideal para estrenar una película por lo que Rich, el director, y yo nos sentamos y hablamos si podría ser posible, de si teníamos el tiempo suficiente dentro de la película para adelantar el estreno ya que eso significaba también perder cuatro meses en nuestra planificación de producción. Pero desde el principio Rich lo tenía bien claro cuál era la película que quería presentar y estábamos en muy buena situación desde el punto de vista de la narración y, teniendo en cuenta que en esa época festiva es el mejor momento para que la gente vaya a ver una película Disney al cine, pensamos que merecía la pena intentarlo y ver si conseguíamos acabar la película para Navidades y al final lo logramos.

También te puede interesar

Deja un comentario