‘Hitchcock’ y ‘The Girl’: Detrás de un gran hombre siempre hay muchas grandes mujeres

Las críticas de Cristina Pamplona “CrisKittyCris”: Hitchcock y The Girl 

Recuerdo bien la primera vez que vi a Alfred Hitchcock en pantalla. Fue en una de las introducciones a ese brillante programa de televisión que era Alfred Hitchcock presenta. Me pareció desde pequeña una figura encantadora: gordo, bajito, calvo, con un puro en la boca y un cuervo negro en el hombro.
Según fui creciendo supe que compartía con él un interés hacia lo macabro y hacia los rincones más oscuros de la mente humana, esa parte que la mayoría sabemos controlar para no convertirnos en el más cruel animal.
Adoro el cine clásico, y disfruto de todo aquello que destripe sus entrañas para enseñármelas, alejadas del glamour, marcadas por la tragedia y lo sórdido que se esconde tras el mítico letrero de Hollywood.
Ayer fui a ver una de esas películas. En esta ocasión se trataba de un biopic sobre el maestro del suspense y su aventura para llevar a cabo la que quizá sea su más celebre obra, para algunos de nosotros sobrevalorada, Psicosis.

Sacha Gervasi, guionista de La terminal, dirige este ambicioso proyecto con un reparto de lujo: Anthony Hopkins como Hitch (permitidme que le llame así, pues así le llamaban sus amigos), Helen Mirren como Alma, la esposa a la sombra del genio, y las guapísimas Scarlett Johanson y Jessica Biel como Janet Leight y Vera Miles respectivamente.
Actuaciones realmente magníficas, sobretodo por parte del matrimonio Hitchcock. Una ambientación de ensueño gracias a Robert Gould, que ya nos había trasladado al Hollywood del cine mudo con The Artist. Y un vestuario a cargo de Julie Weiss, que también había hecho sus pinitos con la recreación del glamour de los cincuenta en Hollywoodland.
La música no podía ser de otro que de Danny Elfman que se las apaña muy bien a la hora de componer para el suspense.
Así que una mano ganadora ¡Qué empiece el espectáculo! ¡Vamos a disfrutar! Sin embargo… ¿Es lo suficientemente interesante Hitchcock? Sin duda alguna, pero el guión de John J. McLaughlin, responsable nada más y nada menos que del guión de Cisne Negro, no exprime aquí a su ilustre protagonista, y al final se pierde entre las manías de un director por hacer una película que, sinceramente, sin la genialidad de tres escenas se queda en una historia de lo más pulp, y de fondo la historia de amor de un matrimonio dependiente afectuosa y artísticamente.
No salí decepcionada de la sala, me contaron lo que quería saber, pero la encontré un proyecto que en pantalla grande se quedaba en ambicioso fiasco, cuando hubiese funcionado magníficamente como producción para televisión, como funcionó la estupenda RKO 281, sobre las aventuras y desventuras de Orson Welles para llevar a buen puerto Ciudadano Kane.
Recordé entonces que la BBC había producido una película sobre Alfred Hitchcock y su complicada relación con Tippy Hendren, titulada The Girl, que se había estrenado en televisión hacía pocos meses, y ahí que me lancé.
El asiento del director lo ocupa Julian Jarrold, que ha dirigido películas tan diversas como La joven Jane Austen, Regreso a Brideshead o Pisando fuerte.
El guión se lo reparten entre Gwyneth Hughes, que cuenta con un largo recorrido en películas televisivas y el conocido historiador de cine Donald Spoto, escritor de las biografías de Marilyn Monroe y Marlene Dietrich entre otras.
Aquí el simpático director que interpreta, repito brillantemente, Anthony Hopkins en Hitchcock, se convierte en un cruel y tirano hombre, condenado por sus propias inseguridades que expiará jugando a torturar a su inexperta actriz principal, Tippy Hendren, a la que da vida Sienna Miller, que consigue en fotogramas ser idéntica a la protagonista de Los pájaros.

Toby Jones poco tiene que envidiar a Sir Anthony Hopkins, si no es un título de su majestad la reina y un mejor maquillaje, que suple con unas dotes interpretativas que ya ha mostrado incesantemente en películas como Historia de un crimen (su Truman Capote supera a mi parecer al de Philip Seymour Hoffman) o Capitán América. Él consigue convertir al genio en un patético hombre cuya relación con su mujer es más maternal que romántica y que ha de reprimir su deseo sexual hacia sus “Galateas rubias” tras una figura que le avergonzaba y le impedía acercarse a ellas si no era para turbarlas.
¿Así que con cuál quedarse? ¿Con el manipulador, pero bromista, de Hitchcock? ¿O con el acomplejado y siniestro hombre de The Girl? Prefiero hacer como él, y comprender que cada ser humano es caleidoscópico, hermoso y deforme a la vez, genial y destructivo. Y si eso no me basta, me quedo con el recuerdo de ese perfil de pocos trazos blancos sobre fondo negro que era acompañado por Marcha fúnebre por una marioneta. Al fin y al cabo ¿qué es un director si no un marionetista?

Besos de cine…

También te puede interesar

3 comentarios sobre “‘Hitchcock’ y ‘The Girl’: Detrás de un gran hombre siempre hay muchas grandes mujeres

  • el 2 febrero, 2013 a las 7:17 pm
    Permalink

    Fantástica idea de fusionar dos críticas en una, sobre todo tan relacionadas entre sí. Por desgracia no he visto aún ni la película ni el telefilm, aunque mañana mismo podré juzgar la película de Hopkins, pero a diferencia de hace una semana, que confiaba en ella, ahora voy con mucho temor…

    Gracias por esta fantástica "duocrítica".

    Respuesta
  • el 3 febrero, 2013 a las 11:01 am
    Permalink

    Que el guionista de la terminal sea el responsable de la peli….no es una buena señal, desde luego.

    La figura de Hitchcock, como se ha podido ver en numerosos artículos, reportajes y demás….se aleja de la imagen qeu tan rápida y correctamente describes al principio. Hitchcock bien podría haber sido entrenador de gimnasia o natación sincronizada porque me da a mi que debía ser un ogro, un monstruo, un ser totalmente despreciable. A mi me da igual. Me gustan sus películas y quizás esta es la premisa que me aleja de estos proyectos.
    Los biopics es difícil que sorprendan porque son la vida misma. Aburrida, muy aburrida. A mi siempre me han parecido la versión anglosajona(usas y british son muy dados a ellos) del cine español. Huyo de ellos. Me gusta Ray Charles(cosa rara porque no me gusta la música) pero no he visto la peli. No me gustan los biopics.Y aunque me encanta Hitchcock creo qeu no veré ninguna.

    Respuesta

Deja un comentario