‘Los Miserables’: Las expectativas exageradas son siempre fuente de desilusión

Las críticas de Cristina Pamplona “CrisKittyCris”: Los Miserables


Considero una temeridad adaptar uno de los musicales más exitosos de la historia al cine. La espontaneidad del escenario se pierde tras los ‘¡Corten! ¡Repitamos!’, y el ingenio al que obliga lo limitado de la escenografía teatral se sustituye con las infinitas posibilidades que da el séptimo arte.  

Lo que Tom Hopper consigue en Los Miserables es la combinación perfecta entre la teatralidad del musical original y la épica que puede conceder el cine. Aquellos que disfrutaron con la obra en el escenario, vivirán una experiencia nueva con la grandiosidad que ofrecen ciertas escenas para las que el director ha confiado en el director de fotografía Danny Cohen, con el que ya trabajó en El discurso del rey, y que  aliándose con Grant Armstrong, que se ha encargado de la dirección de arte, nos trasladan desde lo más bajo de los prostíbulos de Montreuil a las miserias del Paris de segunda mitad del XIX. A esa magnífica ambientación hay que sumarle el vestuario, y en este caso podemos enorgullecernos de que Los Miserables cuente con un diseñador español. Paco Delgado, que diseñó también el vestuario de la Blancanieves de Pablo Berger, se inspiró en cuadros de Delacroix y de Goya para crear los atuendos de personajes tan dispares como un caballero de alta posición social, una prostituta de la calle o un golfillo picacarteras.  

Para narrar la historia el guionista William Nicholson, acostumbrado a superproducciones como Gladiador Elizabeth, tuvo que trabajar sobre los libretos de Claude-Michel Schönberg Alain Boublil, que a su vez convirtieron en drama musical la obra maestra de Victor Hugo, Les Miserables. Con todos ellos viajamos a la Francia de la segunda mitad del XIX, con sus miserias y tumultos políticos, y seguimos la historia de Jean Valjean un ex presidiario que consigue redimirse y convertirse en un hombre de honor. Y tras él su antagonista Javert, que hace de la captura de Valjean su único fin en la vida. En este juego del ratón y el gato se cruzan la desdichada Fantine, el vil matrimonio Thénardier y demás personajes con los que Victor Hugo describe las múltiples respuestas del espíritu humano al enfrentarse a los infortunios de la vida. 
Desde que Universal anunciara su intención de llevar al cine el famoso musical, decenas de nombres se barajaron para su elenco. Marion Cotillard, Jessica Biel Kate Winslet llegaron a rozar el papel de Fantine, que finalmente interpreta maravillosamente Anne Hathaway, tan es así que pocos dudan ya de la nominación a los Oscars (su “I dreamed a dream” es uno de los momentos más conmovedores de la película).


Hugh Jackman, que ya había hecho sus pinitos en musicales al comienzo de su carrera, fue desde el principio a quien tenían en mente para Jean Valjean y se entiende el porqué; tiene una voz educada que puede darse al cien por cien a su personaje, a pesar de los casi quince kilos que tuvo que perder para las escenas como prisionero.


Russell Crowe es otro tema, y aunque su interpretación del impávido Javert es perfecta, a la hora de cantar su voz parece forzada en un registro demasiado alto. Ya se conocían la dotes de Amanda Seyfried en el género musical, después de haber coprotagonizado Mamma Mia!, y aun así tuvo que enfrentarse a cuatro largos meses de audiciones hasta que convenció a los productores de que su timbre agudo y limpio era exactamente el que Cosette necesitaba.


Eddie Redmayne sorprende con una voz educada de tenor ligero. Y Helena Bonham Carter y Sacha Baron Cohen, como el vil matrimonio Thénardier, no solo se defienden cantando sino que además cargan de comicidad todos sus números. Cabe destacar a Samantha Barks, la Eponine original en el veinticinco aniversario de la obra en Broadway, que con esta película hace su debut en la gran pantalla, como también debutan (¡y de qué manera!)  los pequeños Daniel Huttlestone e Isabelle Allen, Gavroche y Cosette de niña respectivamente. 

Y entre tanta brillantez y tan sabias decisiones, tanto a nivel técnico como interpretativo, la película tiene un enorme pinchazo. La genialidad de grabar las canciones en directo en el propio plató, y no en estudio como es la norma, las carga de sentimiento y de poder interpretativo, pero por alguna razón Tom Hopper utiliza en todos los temas a una voz el primer plano que, como mucho, gira en torno al interprete.

Esto está bien en “I dreamed a dream” o “Bring him home”, pero parece ralentizar el ritmo de la historia. No puedes entender como con semejantes decorados decide abusar de esa manera del primer plano y el plano medio en los solos menos lucidos, y sin embargo se regocija en el escenario con los temas corales “Master of the house” o “Do you hear the people sing?”, que de seguro se convertirán en los momentos favoritos del espectador.

Cuánto hubiese deseado haber salido entusiasmada de la sala, pero lo cierto es que hubo escenas en que mi nalga derecha empezó a hormiguear. Y si se me duerme el culo en el asiento es que no estoy disfrutando todo lo que esperaba. Pero entono el mea culpa, fueron mis expectativas las culpables, porque es innegable que aquel que pague la entrada, está invitado a un espectáculo. 
Besos de cine…

También te puede interesar

4 comentarios sobre “‘Los Miserables’: Las expectativas exageradas son siempre fuente de desilusión

  • el 20 diciembre, 2012 a las 7:37 pm
    Permalink

    Madre mía, he de admitir que no he querido leerme la crítica entera pues la veré en cuanto la estrenen, pero me ha llamado tanto la atención el título que le has dado que he comenzado a leerla… y finalmente parece que yo, que nunca llevo expectativas, seguramente salga contento de verla. El martes 25 te leo completa la crítica 😉 Pero me ha gustado lo que he leído.

    Respuesta
  • el 21 diciembre, 2012 a las 12:23 pm
    Permalink

    A mí lo que echa para atrás de esta película, paradójicamente, es que sea precisamente un musical. Le tenía ganas a la película, sobre todo al conocer el gran reparto que tiene. Pero fue enterarme de que era un musical (no tenía ni idea) y decrecer mis ganas por verla.

    Odio estar viendo una película y que se pongan a cantar. Es algo que no puedo evitarlo.. xD

    Gran crítica por cierto. 😉

    Respuesta
  • el 25 diciembre, 2012 a las 11:46 am
    Permalink

    Hoy al fin la veré, e iré con las eexpectativas bajas!!! No me suelen gustar los musicales, pero quiero darle una oportunidad.

    Gracias Javier por tu comentario, a Cris le gustará

    Respuesta

Deja un comentario