Sitges 2012 – Aftershock: Y después del terremoto… ¿Qué?

Las criticas de Agustín Olivares: Aftershock



Eli Roth es un individuo que con el paso del tiempo se ha ido convirtiendo en una especie de figura de culto. El gran pelotazo lo pegó con Hostel. Su papel en Malditos Bastardos también le ayudó, y su cameo en Piraña 3D creó un pequeño revuelo que indicó que posición iba adoptando con el paso del tiempo. El hecho de que Roth estuviera involucrado en Aftershock fue más que suficiente para que se el proyecto cobrara interés. Todas las sesiones de Sitges estaban a rebosar, hecho que fue propiciado además por la incorporación de Natasha Yarovenko (Habitación en Roma) al plantel del filme y a la dirección de Nicolás Lopez (Santos).

Bien, ¿Es Aftershock una buena película? No. ¿Es una mala película? Tampoco. Se deja ver, entreteniene, pero al finalizar la proyección se te queda un cuerpo extraño, entre indiferente y un poco indignado ¿Te han tomado el pelo o es que no tenían ganas de trabajar en el guión? ¿No hay suficiente drama en un terremoto que han tenido que agregar otros elementos para crear tensión?

En general la película peca de un “radicalismo” pretendido: la primera parte de la película es extremadamente “happy”, con unas situaciones, reacciones y relaciones entre personajes difícilmente creíbles. En cambio, la segunda parte es exageradamente dramática, o al menos eso pretenden, aunque no acaban de lograrlo. El resultado es una película irregular, con unas interpretaciones convincentes pero que no pueden salvar un guión cojo y pobre.

El protagonismo central del film recae sobre el trio de amigos masculinos, aunque a mitad de la pelíucla se opta por una estrategia un tanto atípica al hacer que ese conjunto se desmiembre, haciendo que el espectador pierda la referencia empática y desvinculándolo de la historia. 

Por otro lado, el contrapunto femenino queda un tanto desigual. Los roles son bastante arquetípicos, hasta el punto de que al final la más puritana es la que se lleva la mejor parte ¿Nadie esta dispuesto a arriesgar? ¿Por qué nunca se salva el fumeta o la liberal?

En definitiva, Aftershock entretiene pero poco más. Solo para fans de películas catastrofistas.

También te puede interesar

Deja un comentario