‘La deuda’: Un Thriller de espionaje

Las críticas de José A. Murillo: La Deuda

La Deuda es un remake de un film israelí del año 2007 titulado Ha-Hov dirigido por Assaf Bernstein, que nos cuenta unos hechos acontecidos en 1965, donde tres jóvenes agentes del Mossad (los servicios de inteligencia de Israel) capturan y matan, durante una misión secreta, a un importante criminal de guerra nazi. Treinta años después, descubren que está vivo…

En este caso concreto no puedo compararla con el original, y hablaremos de la que nos ocupa. La historia comienza en 1997, cuando la hija de dos de los agentes del Mossad ha escrito un libro sobre lo acontecido en 1965, que en seguida sabremos que esté oculta una gran mentira.

John Madden dirige este dramático thriller de espionaje, contado a modo de rompecabezas en el que van encajando poco a poco las piezas, para que al final tengamos la imagen completa del puzzle. Y, aunque desde el principio sabemos “casi” lo que va a pasar, la tensión se va acumulando dejándonos clavados en la butaca hasta conocer los hechos sin aburrirnos en ningún momento, gracias a un guión bien estructurado.

La fotografía del film cambia dependiendo de si estamos en 1997 o en 1965, creando una buena ambientación, conseguida también por sus buenas localizaciones, sobre todo las de 1965, por la dificultad que esto conlleva. Al igual que su banda sonora a cargo de Thomas Newman, creador de la partitura de Cadena Perpetua, que consigue ser muy efectiva y recrea una mayor tensión sobre todo en las escenas de Berlín.
Las interpretaciones de todos y cada uno de los personajes están muy conseguidas a pesar de la dificultad que conlleva encajar la trama con diferentes actores para el mismo personaje, pero gracias a la dirección de Madden y a un buen reparto, sin olvidar la forma en que está contada la película sobre todo al principio, entrando y saliendo, del pasado al presente y viceversa, hasta conocer a cada personaje en el antes y después, ayudando a entender mucho mejor la historia.
Los jóvenes agentes en 1965 están representados por Sam Worthington, Marton Csokas y Jessica Chastain, haciendo especial mención de está última, que era la más desconocida para mí y ha realizado una gran interpretación, uniendo su personaje perfectamente con el de Helen Mirren. No quiero decir con esto que los demás encajen mal, quizás me ha sorprendido el personaje femenino por su gran protagonismo y mayor definición.
Los personajes ya en 1997 están interpretados por unos magníficos Ciarán Hinds, Tom Wilkinson y Helen Mirren, y de ellos solo decir que son grandes actores y hacen que sus interpretaciones sean muy interesantes, y con pocos diálogos nos digan mucho, solo con su presencia en la pantalla consiguen captar todo nuestro interés.
Jesper Christensen, un actor desconocido hasta verle en La interprete, y posteriormente en Casino Royale, aquí consigue un mayor protagonismo gracias a su personaje, y acaba bordando su actuación como Doktor Bernhardt.
En conclusión, recomiendo la película a aquellos que quieran disfrutar de un magnifico Thriller de espías con poca acción, mucha tensión y mucho dramatismo, que nos hará pensar, una vez finalizada la misma, en la historia en cuestión.

Deja un comentario