La franquicia de ‘Cars’ es más lucrativa que ‘Toy Story’ y ‘Star Wars’

No es ningún secreto que Pixar debe estar tirándose de los pelos ante las malas críticas cosechadas por Cars 2, pues desde que llegó a los cines ha recibido las peores puntuaciones de la historia del estudio, aunque eso no quita que la franquicia de Pixar se haya convertido ya en la más lucrativa franquicia juguetera, superando a Star Wars y otra franquicia del estudio, Toy Story.
Toy Story recaudó un total de 9 billones de dólares en ventas, algo que ha superado Cars a nivel mundial, con más de 10 mil millones de dólares, que se dice rápido, y cuesta imaginarse tanto dinero junto… de hecho, no puedo.
Mientras muchos nos preguntabamos los motivos por los que Pixar dió luz verde a la secuela de Cars, una de las películas de menor recaudación del estudio, el fin de semana que se estrenó Cars 2 recaudó 68 millones de dólares en Estados Unidos, a los que había que sumar otros 42,9 millones en los paises donde también se estrenó, haciendo un total mundial de casi 111 millones de dólares. La película contaba con un presupuesto de 200 millones, por lo que iba camino de convertirse en un éxito, independientemente de las críticas.

Con todo esto, parece que Pixar tomó la decisión correcta, al menos a nivel de ventas en merchandising, y no tanto si analizamos la taquilla y la esencia del estudio. Ahora bien, lo cierto es que han sabido como vender el producto, y la franquicia si es rentable por algo más, es por el merchandising que han sabido vender por todos los sitios. De esta forma, la mayor cadena minorista del Reino Unido ofrecía en su catálogo la friolera de 414 artículos relacionados con Cars, mientras que tan sólo ofrecía 78 de Toy Story y 23 de Transformers.
Según expertos y analistas de juguetes, se cree que la franquicia de Cars está dominando el mercado del juguete debido a su atractivo para un público muy joven, un público que todavía no consume productos de Harry Potter, por ejemplo, y que tampoco han llegado a descubrir los juegos de ordenador ni los deportes. 
Podemos dudar sobre la necesidad de ver una secuela de la película menos impactante y emotiva de Pixar, pero no podemos dudar sobre su estrategia de marketing… y es que el dinero siempre es lo primero en este mundillo de grandes producciones.

También te puede interesar

Deja un comentario