‘El perfecto anfitrión’: Comedia de humor muy negro

Las críticas de José A. Murillo: El perfecto anfitrión

John Taylor, un criminal común, acaba de robar un banco. Su cara aparece en los noticiarios locales y necesita desaparecer de las calles hasta el día siguiente. En un barrio acomodado de Los Ángeles tiene la oportunidad de hacerse pasar por el amigo de una amiga de Warnick Wilson, el perfecto anfitrión…

Empezaremos diciendo que, aunque las comparaciones son odiosas, nos viene a la memoria la gran película La huella a la que le debe parte de su originalidad, porque aunque El perfecto anfitrión tiene más actuaciones, la trama se resume como la citada anteriormente en sus dos protagonistas.

David Hyde Pierce conocido por su trabajo en Frasier, interpreta a Warnick Wilson, un hombre solitario, sensible, que vive en un barrio acomodado de Los Angeles, le gusta saborear lo bueno de la vida, como el buen vino, ya sea blanco o tinto, ordenado y pulcro hasta lo maniático, y que acaba bordando un papel hecho a su medida, haciéndonos creer todo lo que vemos en pantalla.

Clayne Crawford, conocido por la serie 24, interpreta a un hombre que aparenta ser muy duró y que acaba de atracar un banco donde resulta herido, complicándose todo al ser identificado por los medios, debiendo ponerse a salvo en algún lugar hasta la mañana siguiente, acabando en la casa del dulce, agradable, simpático y perfecto anfitrión Warnick Wilson. El resultado final es que acaba consiguiendo una gran actuación, a pesar de tener enfrente a David Hyde Pierce.

Tengo que destacar el trabajo de todos y cada uno de los secundarios que están fabulosos en sus papeles como Nathaniel Parker, Helen Reddy, Megahn Perry, Joseph Will, Tyrees Allen, Brooke Anderson y Cooper Barnes.

El resultado es una comedia de humor muy negro, aunque tenga como telón de fondo el thriller psicológico, su única finalidad es la de entretenernos durante hora y media, haciéndonos pasar un buen rato, conmigo desde luego lo ha conseguido, y no puedo hacer otra cosa que recomendarla.

Deja un comentario