Jerry Goldsmith: El gran talento. Capítulo 2

Jerry Goldsmith: El gran talento. 
Capítulo 2


Continuamos con el especial dedicado al genial compositor americano Jerry Goldsmith.

La andadura de Jerry Goldsmith en el campo de la ciencia-ficción continua en 1982 en Atmósfera Cero, donde nos ofrece una composición sobria presente sólo en los momentos necesarios para realzar la tensión en este western futurista. También en ese mismo año, Goldsmith pone fondo sonoro al comienzo de la historia del ex-soldado John Rambo, en Acorralado (First Blood).

Con Poltergeist cambia de registro dentro del género de ficción creando melodías de escalofriantemente evocadoras que le consiguen una nueva nominación a los Oscar. Una nueva nominación en 1984 por Bajo el Fuego nos lleva a otra conocida obra en su carrera. En 1984 Jerry Goldsmith pone narración musical a la película Gremlins en un score que, si bien no aporta demasiados elementos novedosos, sí resulta tremendamente entretenido e icónico y nos permite disfrutar de todas sus cualidades compositivas.

Acercándonos al final de la década de los 80, Jerry Goldsmith se centrará en continuaciones de éxitos en su carrera. En 1985 y 1986 podemos destacar las continuaciones de Poltergeist y Rambo en la línea continuísta de sus trabajos anteriores. En este último años el score de Algo más que Ídolos le vale una nueva nominación a los Oscar. En 1988 encontramos de nuevo a John Rambo librando su guerra particular en Rambo III acompañado de las composiciones de Goldsmith. En 1989, Goldsmith retoma una de las sagas que más éxito musical le había dado; En Star Trek V: La Última Frontera recupera la esencia de su primer trabajo desarrollando elementos del mismo y añadiendo otros con mucho más acierto que el resultado de la película. También en este mismo año vuelven los Gremlins y su música original con ellos.

La década se cierra con Desafío Total (Total Recall), La Casa Rusia y Durmiendo con su Enemigo, todas en 1990. Si en la primera Jerry Goldsmith explota hasta el límite su capacidad de crear registros de acción y ficción mezclándolos hábilmente con pasajes de acción en su estilo habitual. En la segunda, se deleita con la solemnidad de tempos sobrios y evocadores pasajes que transpiran sensibilidad.
Con la tercera, Goldsmith nos ofrece un score con todos los elementos descriptivos del thriller muy bien hilados en un resultado sin demasiada originalidad pero con mucha solidez.

Podemos afirmar que la influencia de Goldsmith en el panorama compositivo de su tiempo fue inmensa, pero aún nos queda mucho que decir.

¡Hasta pronto!

Leer Jerry Goldsmith: El Gran Talento. Capítulo 1

También te puede interesar

Deja un comentario