‘Red Dawn’, cambiando enemigos por dinero

Corría el año 1984 cuando salió a luz la versión original Red Dawn (Amanecer rojo) con unos jovencísimos Patrick Swayze, Lea Thompson (Regreso al futuro), Jennifer Grey (Dirty Dancing) y Charlie Sheen (éste último creo que ya no necesita presentación, ¿no?). Relataba la vida de un grupo de adolescentes obligados a esconderse del enemigo invasor y su lucha contra éste. Por aquella época entonces el enemigo número uno solía proceder casi siempre de la Unión Soviética.


En ésta nueva versión y por las fotos del rodaje que se han ido filtrando por distintos medios parecía bastante claro que en el remake el enemigo a combatir iba a proceder de China.
Ahora bien, puesto que MGM intenta buscar distribuidores para el nuevo largometraje se encuentran con un problema: los distribuidores se fijan en el dinero que pueden recaudar y ven un claro inconveniente que puede mermar sus beneficios… y es el mercado chino. Es muy probable que en dicho país la cinta pase totalmente desapercibida o ni llegue a estrenarse si se mantiene como al malo al pueblo chino. Y teniendo en cuenta la situación económica de dicho país, la parte económica recaudable es bastante considerable. Pero todo tiene solución, un poco cara pero la tiene y en éste caso se va a invertir la friolera de un millón de dólares para cambiar alguna escena y retocar digitalmente imágenes para cambiar los a malos. El enemigo ya no será China, será Corea del Norte.

En palabras del productor Tripp Vinson, han sido bastante reacios a la hora de realizar cualquier cambio, pero tras considerarlo detenidamente han conseguido hacer un Amanecer Rojo más peligroso, inteligente y que dé más miedo lo que mejorará la película. En esto último tengo que darle la razón: siempre me entra un miedo el ir a ver una película que es un remake.

Fuente: WorstPreviews

También te puede interesar

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.