James Horner: Un estilo personal. Capítulo 2: Los 90

James Horner: Un estilo personal.
Capítulo 2: Los 80: El largo camino al éxito.

A finales de la década de los 80, James Horner había logrado el reconocimiento del público y de la industria del cine merced a inspiradas composiciones que la valieron varias nominaciones a los Oscar.

Los 90 comienzan con el mismo éxito. Tras Cariño he Encogido a los Niños, el compositor americano se sumerge en la acción callejera de 48 Horas Más mejorando su actuación precedente en la anterior entrega. Fievel va al Oeste le permite experimentar con motivos del lejano oeste en su clásico estilo orquestal demostrando nuevamente lo que disfruta poniendo música a películas infantiles. Juego de Patriotas, El Informe Pelícano y Peligro Inminente nos adentran la faceta más intrigante de James Horner en melodías cargadas de suspense que mantienen la tensión contenida a través de distintos motivos basados en orquestación de viento y arreglos muy cuidados.

Durante estos años la leyenda del compositor americano se cimenta en composiciones que acompañan a clásicos del cine moderno como Leyendas de Pasión y Apolo 13, ésta última con nominación a los Oscar incluida, pero es en el territorio de la ficción donde encontramos de nuevo al mejor Horner; La alocada Casper le permite crear melodías donde el caos y la estridencia se conjugan en un score divertido pero que no pierde el poso clásico que subyace en una manera característica de componer. La épica de Braveheart sirve al compositor americano para crear un universo sonoro a partir de elementos del folclore escocés . Melodías suaves apoyadas en instrumentos típicos nos transportan a las Highlands y cortes donde la épica instrumental predomina de manera brillante nos describen una historia que forma parte del reducido elenco de producciones de corte épico en el olimpo del cine. El gran triunfo de Horner fue hacer que su música formara parte inseparable de esta gran historia que de nuevo le dejaría a las puertas del Oscar.

La mezcla étnica y aventurera de Jumanji es un trabajo en el que el el compositor americano se mueve en terrenos más tradicionales, hecho éste que resta cierto brillo al score pero aún así resulta más que recomendable seguir las aventuras de un juego tan adictivo como mortal. De su impagable trabajo en Titanic, podríamos decir muchas cosas. Los elementos tanto compositivos como líricos característicos de la obra de James Horner alcanzan aquí su máxima expresión. El compositor americano firma un score redondo rico en contenido y en matices. La descripción del transatlántico mediante una majestuosa predominancia de viento invita a lanzarse a la inmensidad del mar sobre su quilla. Chispeantes cortes de inspiración folclórica en contraposición con orquestación de cuerda solemne y rígidamente formal ilustran la contraposición de las clases sociales que convivieron durante aquellos días en el leviatán de acero y, por encima de todo, un gusto por el romanticismo más clásico cuyo mejor exponente es el tema principal le valieron dos merecidos Oscar (banda sonora y tema principal).

Tras esta apoteosis, y acercándonos al final de la década de los 90, encontramos El Hombre Bicentenario, score que destila la misma sensisiblidad de la historia a la que acompaña. La Tormenta Perfecta es una nueva oportunidad para la épica con un resultado sólido.
La Máscara del Zorro muestran a un Horner que no se conforma con el Oscar y que mantiene alto el listón compositivo en melodías de lejana inspiración flamenca y pasajes de acción donde su estilo se reconoce inmediatamente.

Los 90 han sido una época dorada para James Horner en la que ha obtenido definitivamente un reconocimiento que le había sido esquivo, pero aún queda mucho que contar.
Pero eso, amigos, es otra historia.

¡Hasta pronto!

Leer James Horner: Un estilo personal. Capítulo 1: En galaxias y glaciares.

También te puede interesar

Deja un comentario