Corea del norte emite por primera vez una película occidental

Lo que para muchos países puede ser algo cotidiano, para otros no lo es. Se trata de la emisión de series o largometrajes que han sido realizados fuera de sus fronteras, habitualmente las de origen occidental. Es el caso de Corea del norte donde normalmente emiten noticias, documentales y culebrones. Las películas occidentales de hecho tienen prohibida su distribución dentro de sus fronteras.

Sin embargo parece que el gobierno quiere cambiar eso poco a poco al emitir ésta semana la película británica Quiero ser como Beckham de 2002 protagonizada entre otros por Keira Knightley y Jonathan Rhys Meyers. Todo ello organizado a través del embajador británico de Corea del sur.

Ahora bien, hay que tener en cuenta la censura sufrida por el largometraje antes de su emisión. De los 112 minutos que dura la película (la versión española son unos 3 minutos más) fueron recortados la friolera de 52 minutos que al parecer contienen escenas o algo que no es bien visto en ese país: relaciones interraciales, homosexualidad y religión. Al final el largometraje se convirtió en un cortometraje.

Lo irónico de todo esto es que mientras el pueblo de Corea del norte tiene prohibido ver películas, su gran líder Kim Jong-il es un fanático de las películas y se rumorea que tiene una colección de más de 20.000 películas (me se de uno que aún le queda por llegar a tal cantidad, pero va por buen camino).

Fuente: WorstPreviews

También te puede interesar

Deja un comentario