‘The Conformist’: Gran película de denuncia política

Interesante propuesta es la que nos ofrece Avalon con esta película de Bernardo Bertolucci, El conformista (1970), que nos muestra la Italia fascista de los años 30 y cómo reaccionan los italianos intentando adaptarse a toda costa a este régimen dictatorial que terminaría llevando a Italia a una guerra mundial en la que no quería entrar y que le costaría millones de muertes, el fin de la monarquía, y una situación política absolutamente inestable que va a perdurar hasta hoy.

La película es destacable a muchos niveles. En primer lugar, por el interesante estudio y definición de las personas que se nos muestran, siempre desde un punto de vista negativo, es decir, siendo definidos por sus vicios y defectos. La puesta en escena está muy cuidada, con localizaciones en ruinas, decadentes, o por el contrario, con enormes y pantagruelescas, en una muy correcta y acertada descripción visual de la arquitectura de inspiración fascista de los años 30, con enormes salones, símbolos de autoridad por doquier, y marmol. Todo ello está muy bien recogido y capta perfectamente el ambiente que se respiraba en Italia en esos momentos.

Además, la fotografía, al menos desde mi punto de vista, es excepcional, muy cuidada, y que contribuye también a ambientar la película y a definir más si cabe a sus personajes.

El guión, aunque centrado en Marcello Clerici (Jean Louis Trintignant), nos presenta a un profesor italiano cercano al fascismo, y ahonda en el tema de la integración del individuo en la masa, para desaparecer dentro de ella, y obtener una conciencia identitaria que le permita sentirse identificado con alguien, recurso psicológico que siempre ha funcionado, especialmente en movimientos sociales radicales, pero que aparece como un reflejo normal en la sociedad humana.

Es una película para ver con calma, disfrutarla, y reflexionar sobre cómo muchas veces las dictaduras existen y persisten, no por su propia voluntad, sino por dinero, conformismo, deseo de la gente de no destacar, resignación, u oportunos tratos de favor.

La película, que pertenece a la Filmoteca Fnac, ya se puede adquirir aquí desde el 6 de octubre.

Que aproveche.

También te puede interesar

Deja un comentario