55 SEMINCI: Quinta Jornada (II). ‘Sin Retorno’ es presentada por el equipo de la película

Ayer, día 27 de octubre, el equipo de Sin Retorno presentó de forma oficial la película dentro de la 55ª edición de la Semana Internacional de Cine de Valladolid, donde pudimos oir la opinión del director novel Miguel Cohan, quien ha trabajado como ayudante del director Marcelo Piñeyro en películas como Cenizas del paraíso, Plata quemada, Kamchatka y El método.
La película cuenta con guión del propio director, firmado junto a su hermana, Ana Cohan, algo a lo que está acostumbrado, pues ya coescribió el guión del episodio El Dorado, dirigido por Marcelo Piñeyro para el largometraje colectivo Historias de Argentina en vivo. Ahora, tras dirigir en 1996 el cortometraje Gardey, debuta en el largometraje.
A dicha presentación acudieron también los actores principales de Sin retorno, como la actriz argentina Ana Celentano, la española Bárbara Goenaga, y su protagonista, Leonardo Sbaraglia, además del productor de la película.

Algo que unió a todos en sus comentarios fue el gran acierto que supuso contar con un guión que “no pretende juzgar”, pues buscaba que fuera el propio espectador el que se posicionara frente al tema de la responsabilidad. Leonardo Sbaraglia dijo que “la película propone una reflexión sobre lo que es la justicia y para qué sirve, así como los diferentes modos que existen para hacer justicia. Habla de responsabilidades individuales y de sensibilidad ética, plantea preguntas y nos pone frente al espejo de nuestra propia identidad”.
Y aunque sea normal que valoren el guión, pues está coescrito por el propio director, es cierto que muestra, tal y como han afirmado “sensibilidad brutal, dotado de personajes reales con los que el público se puede sentir identificado”. Según el propio director, “para que la historia funcionase necesitábamos un reaprto de primer nivel, y ha sido increíble poder contar con todos estos actores en el reparto”. Por lo que los piropos iban de un lado al otro, como si de un partido de tenis se tratase.
De esta forma, el director explicó, “Matías representa a muchos jóvenes de su generación, que siguen estudiando y todavía viven en casa de sus padres. Son adolescentes de 22 años. Todavía no han madurado y, en su caso, la primera decisión que tiene que tomar como adulto en su vida es qué hacer cuando atropella a otro hombre, y lo que hace es huir y ocultar la verdad. Con la película queríamos ver cómo esa decisión repercutía en su familia”. Miguel Cohan añadió que “la idea original era trabajar con una familia y algo externo que los uniera”. De esta forma, la relación entre ellos surgiría a través de un accidente de tráfico, donde un joven muere atropellado y el culpable huye sin dejar rastro, sin ninguna prueba que lo incrimine, iniciándose así una busqueda exhaustiva del padre del joven, apoyado por los medios de comunicación.
Y si buscaban que el público sintiera como real la historia lo han logrado, tal y como Celentano, que da vida a la madre del auténtico culpable, aseguró, afirmando que “es muy fuerte lo que esta película provoca en el espectador”.
Por último, Gerardo Herrero sentenció que “Habla de la justica, de las relaciones familiares, de la verdad y la mentira. Es una película que ante todo busca tener un público”.

También te puede interesar

Deja un comentario