55 SEMINCI: Cuarta Jornada (V). La Noche del Corto Español

Ayer, día 26 de octubre, el Teatro Zorrilla se llenó para acompañar a los cortometrajistas en la presentación de sus películas en la La Noche del Corto Español de la 55ª Seminci.


A o B de Leticia Dolera con Alexandra Jiménez, Diego Martín,Antonio Barroso, Fanny Gautier, Bárbara Santa-Cruz, Leticia Dolera. 
Una comedia sobre las dificultades de encontrar trabajo de los actores, un visión critica y divertida del mundo de los representantes y del panorama audiovisual, rodada con un ritmo rápido, un gran corto.

Matagatos, de José Luis Montesinos con Óscar Ortega, Raúl Gómez.Un corto rodado con una bobina de película de 35 mm de 4 minutos, simpático y sin más pretensión que despertar la sonrisa en el público.

Morir cada día, de Aitor Echevarría con Andrea Trepat, Paula Vives, Txema Blasco, Joaquín Climent, Blanca Apilánez.
Un corto sobre las relaciones de una familia, que consigue recrear una atmósfera natural gracias a las interpretaciones de los actores. Mantiene la tensión sin apoyo de musica y recrea un drama en el seno de lo cotidiano.

Skye, de Mariela Artiles con Valeia Candeira, Marta Aledo, Jo Kelly, Carole Devisé,Pilar Barrera, Ana Cobeaga.
Magnifica la fotografía de este corto, sobre el reencuentro de una madre con su hija, sin embargo el ritmo es demasiado lento, y la música crea atmósferas que no tienen que ver con la narración.

Te vas, primera obra de Cristina Molino tras curtirse como directora de fotografía, con Laura Díaz y Pablo Castañón como protagonistas.
Original propuesta e impresionante ejercicio visual, que desprende poesía narrativa, a través de planos congelados. Sin embargo,  los personajes y su trama no quedan a la altura de la estética por lo que el corto no resulta redondo.

Tetequiquiero de Roberto Pérez Toledo, con Verónica Echegui y Nacho Aldeguer.
Sencillo cortometraje sobre el lenguaje y la dificultad de expresarnos. Un corto que a pesar de su sencillez tiene su transfondo o ¿acaso es tan fácil decir te quiero?

Mi apuesta: Morir cada día, de Aitor Echevarría, por conseguir recrear perfectamente una situación familiar, por mantener la tensión, por sugerir el conflicto diciendo mucho sin decirlo, por ser un corto compacto y sin flaquezas, es mi candidato.

Foto: Fotograma de Morir cada día.

También te puede interesar

Deja un comentario