‘La vida privada de Pipa Lee’

Las críticas de Manuel M: La vida privada de Pipa Lee

Interesante y correcta película, dirigida por Rebeca Miller (que es también la guionista), y con Robin Wright como protagonista absoluta de la misma.

La vida privada de Pipa Lee es un drama doméstico sobre una mujer, que, en apariencia, tiene una vida bastante buena: Casada con un escritor de éxito, con dos hijos con grandes aspiraciones profesionales…Pero todo esto no es sino una fachada que esconde una larga serie de historias, errores y fracasos, que la han marcado, y obligado a vivir la vida de una manera tal que pronto comienzan a aparecer síntomas que demuestran que no todo es tan bonito como parece.

La película intercala, en flashbacks, los primeros años de la vida de Pipa, mostrándonos la familia en la que creció y como la afectó eso a largo plazo. Según se van precipitando los acontecimientos en el presente, la historia del pasado comienza a mostrar más y más detalles que van explicando la situación actual de Pipa.

Aunque tiene un desarrollo bastante convencional, la trama es bastante interesante. El espectador va conociendo cada vez más a Pipa, y se va interesando más por su vida, y por las opciones que va a tomar para salir adelante. Se trata de un film centrado en la búsqueda de uno mismo, y la lucha por no ser dominado por la gente que está a tu alrededor. Hay un personaje, que está anclado en una situación donde ya no dá más de sí, donde nadie le necesita, y que no termina de ser capaz de “volar por su cuenta”. El realismo y verosimilitud de la historia hace que te sientas fácilmente identificado con la protagonista, y veas la película con interés.

En el aspecto técnico, Robin Wright como protagonista principal, acapara todas las escenas, y, en general cumple con su papel, aunque se la nota un tanto contenida. Desde luego, su elección como protagonista es perfecta, porque por su fisionomía y forma de actuar hace que el personaje sea muy creíble desde el principio. El resto del reparto tiene papeles más o menos secundarios. Los más conocidos son Winona Ryder, que borda el papel de mujer histérica, Keanu Reeves, en otro papel de hombre misterioso y sensible (aunque la interpretación es buena), Monica Bellucci, que siempre es un placer verla en pantalla, o Julianne Moore con un papel muy secundario, casi un cameo. En la difícil labor de ser el marido de Pipa Lee nos encontramos a Alan Arkin, que interpreta bastante bien su papel de escritor casi senil, que ve cómo la vida se le termina, y se resiste con uñas y dientes a salir de la escena.

En definitiva, un drama bien planteado, correctamente resuelto, y que, aunque no pasará a la historia del cine, desde luego nos ofrece una buena historia, amable, entretenida, y que nos hace pasar un rato entretenido.

Que aproveche

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: