El cine en 3D es un riesgo para la salud y para la higiene

Lo que parecía una moda pasajera va a estar con nosotros algún tiempo más del que imaginábamos, y es que el 3D, que mucha gente pensaba que sería cosa de Avatar y 3 películas más, va a estar presente durante los dos próximos años con más de treinta títulos en cartelera. Y no sólo eso, pues la mayoría de los fabricantes de televisores y reproductores de Blu-Ray se han lanzado a fabricar pantallas compatibles con el 3D y los reproductores adecuados para esta tecnología, por lo que si todo el mundo acaba teniendo en casa esta posibilidad, ¿por qué no aprovechar más el formato?. Esto hará que más y más películas, así como programas de televisión e incluso partidos de fútbol, se disfruten con gafas polarizadas.
No obstante, y a pesar de ser muchos los que ven los beneficios de esta tecnología, sobre todo en Hollywood para luchar contra la piratería, hay algunas personas que no ven con buenos ojos (y nunca mejor dicho) el uso de estas gafas para disfrutar de la tridimensionalidad tan de moda. En concreto, el Ministerio de Salud italiano ha confiscado alrededor de 7.000 pares de gafas 3D de diversas salas de cine, alegando que plantean serios problemas de higiene si no se limpian entre las distintas proyecciones, algo que hemos vivido muchos de nosotros en primera persona en nuestro país, teniendo que pedir una toallita especial para poder pasarla por las gafas y no acabar con los gérmenes (si es que los tenía) del anterior usuario.
Y no nos quedamos ahí, pues la Universidad de Berkeley, en California, ha sacado la conclusión de que las películas 3D pueden provocar fatiga visual, visión borrosa y dolores de cabeza, lo que es lógico pues estamos alterando lo que nuestros ojos ven a través de unas gafas que nos impiden que un ojo distinga lo que el otro ojo vé. De esta forma, Martin Banks, profesor de Optometría en Berkeley, dijo que el 3D no permite que nuestros ojos sigan las reglas normales ya que estamos enfocando las cosas, tanto de lejos como de cerca, al mismo tiempo, lo que no solemos hacer en nuestro día a día, y en nuestro particular 3D real (que, aunque no lo sepáis, el 3D es lo que vemos siempre ;)).
Este profesor de Berkley ha dicho algo más: “Estás cogiendo esa relación normal que ha estado asociada al cerebro durante años y la estás cambiando. Y lo que hemos demostrado es que puede causar fatiga”.
Por ahora sólo quedará esperar a que los cines “regalen” gafas nuevas en cada pase, o nos dejen ir con las nuestras de casa (a ser posible abarantando el coste de entrada), y que los productores cumplan su palabra de hacer los ajustes necesarios para reducir la tensión ocular. Así que, mientras tanto, no veáis demasiado Avatar en los cines, que al final os váis a quedar ciegos, y no es un aviso como los de los curas cuando eramos pequeños, es una realidad.
Fuente: Reuters
Foto: FW

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: