‘Malditos Bastardos’: frescura poco sorprendente

Las críticas de David P. “Davicine”: Malditos Bastardos

“Érase una vez, en la Francia ocupada por los nazis…”. Así da comienzo la particular visión de la II Guerra Mundial que el director de Reservoir Dogs reescribe para reirse de la misma y del género. Una auténtica mezcla explosiva con todos los componentes del director: originales diálogos, violencia gratuita, situaciones absurdas, cuidada banda sonora y un homenaje al cine, en todos los sentidos. No se busca una película perfecta, se buscan esos momentos épicos, la sorpresa y la risa, de la mano de estos Malditos Bastardos.

Tarantino nos sorprende con esta película para la cual tomó como referencia la película Inglorious Bastards de Enzo Castellari, donde nos presentaban a los líderes de una banda de criminales conflictivos que escapan de la cárcel de un campamento del ejército aliado con la intención de llegar a la frontera suiza, donde varios incidentes acabarán convirtiéndolos en voluntarios de una misión suicida donde tendrán que infiltrarse en territorio nazi dentro de la Francia ocupada. Pero visto lo visto debemos decir que tan solo nos recuerda el título a la película original, y es que no solo cambia las letras de las palabras del título original para formar dos terminos inventados, sino que además reinventa la historia, no solo de la película de 1978, sino también la historia de la humanidad.

Mucho ha pasado desde que esta película surgiera en la mente de Tarantino, y es que desde 2003, año en el que el director comenzó a idear esta película, han pasado por su filmografía las dos partes de Kill Bill y se cruzó en su camino Robert Rodriguez con Grindhouse, cambiando de esta forma la imagen que teníamos del director, acercándose más al gran público y alejándose de los clichés en los que ya estaba asentado. Y es que la madurez del director se ha notado así como grandes cambios en su forma de ver el cine. Notamos un elegante control de la cámara, con una realización más pausada, sin olvidarse de su particular “salvajismo”, pero siempre desde un toque de humor, y para nada gore, tal y como podía pensarse al verle acompañado para la ocasión del director Eli Roth. No obstante, si hay algo que debemos destacar, es que Tarantino no cambia su gran maestría para crear dialogos ni encontrándose frente a las grandes estrellas de Hollywood, y es que estos dialogos forman la parte fundamental de una cinta bélica en la que las batallas pierden su relevancia.

Lo más curioso es que la versión que ha llegado a nuestro país ha sido recortada, pues en Cannes recibió críticas por su forma de llevar la película, por lo que esperamos impacientes la versión del director, que sin duda incluirá muchos más dialogos, que quizás estropeen la cinta como ya hizo con Death Proof, pero que al menos nos permitirá verla tal y como el director lo deseaba.

No vamos a contar la trama de la película, pues para eso ya incluímos la sinopsis en la fecha de su estreno, así que procederemos a evaluarla en los aspectos que creemos necesarios, comenzando por lo que sería el inicio… y es que la nueva película de Tarantino nos sorprende por estar organizada en 5 capítulos presentados de forma contínua, aunque nos deleita con necesarios flashbacks para conocer como se ha llegado hasta ese punto, y de esta forma presentarnos a los diversos personajes que cambiaran la Historia, literalmente. Cinco capítulos que desarrolla magistralmente en su primera incursión en el cine bélico y que logra reinventar un género que se ha mantenido firme durante décadas. Pero como la película, desde el punto de vista de Tarantino, lo exigia, ha fusionado el cine bélico con el spaghetti western en plena campiña francesa. Y no se ha conformado con eso, incluyendo toques de cine negro, maestría visual al más puro estilo oriental y una selección musical que va desde Ennio Morricone a David Bowie, todo ello para crear el ambiente necesario con el que plasmar su visión de la II Guerra Mundial.

Pero que sería la historia sin unos actores que la narraran, y ahí es donde encontramos a los actores revelación de la película: Christoph Waltz, que interpreta al Caza-judíos Hans Landa, y por cuyo papel estamos claramente convencidos que logrará la nominación al Oscar el próximo año. y Mélanie Laurent, que interpreta a la judía Shosanna Dreyfuss, logrando transmitir la sensualidad francesa con una emotividad impactante y una fuerza que dejan aturdidos a los más duros nazis.
Pero no debemos olvidarnos del camaleónico Brad Pitt, que en su papel de Teniente Aldo Raine logra convencernos de ver a todo un americano un poco simplón dirigir a las tropas más duras mata-nazis con gran maestría. Un papel a medida para el actor y al que tendrá que estarle agradecido a Tarantino por la oportunidad que le ha dado en esta película de cambiar, como le gusta, totalmente de registro, tocando su vena freak. Lo mismo podríamos decir de Eli Roth, que aporta su particular vena cómica al personaje, aunque en muchas ocasiones no necesitamos ver esas excentricidades en plena batalla, pero Tarantino se las gasta así.
Es una lástima la presencia de tantos actores y tan poco tiempo para todos ellos. Nos hemos quedado con ganas de ver más escenas de August Diehl (el molesto e inoportuno mandamás de la taberna), o de Daniel Brühl, con gran presencia en pantalla pero escasa. Y ni que decir tiene que muchos actores han pasado desapercibidos por el escaso diálogo otorgado, como Mike Myers, que de nuevo se luce con un papel en el que el maquillaje predomina para ocultar su verdadero rostro, pero que, fuera de su registro cómico, agrada por la frescura que aporta a esta escena.

Y si el guión tiene que tener el toque de Tarantino, y las estrellas llevar el peso de los diálogos, ¿que sería de Tarantino sin una banda sonora para la posteridad? Es una lástima que por problemas de agenda Morricone no pudiera participar en la composición de la película, pero eso no ha impedido al director reciclar varias de sus piezas musicales para la banda sonora, además de incluir alguna que otra sorpresa, como The Green Leaves of Summer del clásico de John Wayne, El Álamo, o la curiosa introducción de un tema de David Bowie en una escena que nos recuerda más a las escenas emotivas de El Cuervo que a un spaghetti western made in Tarantino.

En resumen, una magistral película que, sin llegar a codearse con Reservoir Dogs, nos deja con un gran sabor de boca, incluso a los menos aficionados al cine bélico, pues ha apostado por grandes diálogos y situaciones inverosimiles en vez de orientar la película hacia las batallas y el armamento. A pesar de su larga duración en ningún momento se presta pesada, gracias a las grandes escenas que nos recuerdan como Tarantino rueda cine en estado puro.

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

6 comentarios en «‘Malditos Bastardos’: frescura poco sorprendente»

  • el 22 septiembre, 2009 a las 07:22
    Enlace permanente

    La vi este fin de semana pasado y me encantó, de principio a fin, había leido malas críticas sobre ella y sin embargo creo que es de las mejores de Tarantino por lo menos según mi modesto criterio.

    Un abrazo

    Respuesta
  • el 22 septiembre, 2009 a las 07:56
    Enlace permanente

    Francamente, y si no eres un purista de Tarantino, es una pequeña joya. Pocas películas de la II Guerra Mundial me han entretenido tanto y me han hecho conreir con sus toques gore… pero quizás pece de personajes muy bien descritos pero con poco protagonismo, al igual que el excesivo sentido del humor para ciertas situaciones que deberían haber sido mas duras…

    Ahora bien, entretiene mucho.

    Respuesta
  • el 22 septiembre, 2009 a las 08:18
    Enlace permanente

    Si, sin duda es bastante entretenida. Aunque tiene un toque surrealista (¿ o debería decir épico-decadente?) que provoca a veces confusión en el espectador.

    De todas formas, no me importaría volver a verla. Se me ha hecho corta, la verdad.

    Y coincido contigo en que se echa de menos mucha más presencia del resto del (gran) plantel de actores que hay presente en la cinta.

    Respuesta
  • el 22 septiembre, 2009 a las 08:22
    Enlace permanente

    A mí me pareció, sobre todo, muy divertida, que es de lo que se trata con Tarantino, creo. Como dices, los actores están a la altura, aunque coincido en que a algunos se les podía haber sacado más jugo si hubieran estado más en pantalla.
    No será su obra maestra, pero es una muy digna película de Tarantino.

    Respuesta
  • el 1 agosto, 2010 a las 12:43
    Enlace permanente

    “sin olvidarse de su particular "salvajismo", pero siempre desde un toque de humor, y para nada gore (…)”

    Si no es gore, ¿entonces cómo calificarías las escenas en las que se les corta la cabellera a los muertos? ¿Y los momentos de tiroteo en los que sale más sangre de la habitual no lo consideras gore? ¿Y lo que le hacen a Hans Landa al final de la película no lo considerarías también así?

    En mi vida he visto una película tan desperdiciada por culpa de la violencia gratuita. Odio a los personajes americanos: No sólo no son simpáticos, sino que tratan fatal hasta a la gente que les ayudan. También detesto la idea de que maten a todos los personajes femeninos principales. ¡¡¡Y encima demasiada violencia gratuita!!!

    Sólo me gustó la historia de ‘amor’ de Shosanna Dreyfuss y el personaje de Daniel Brühl (aunque no estoy de acuerdo con su final), y también me gustó la actuación de Christoph Waltz, además de la matanza en el cine del final del film, cuya violencia fue más soportable. También voy a ser humilde en reconocer que me sorprendieron la ambientación, la estética y la banda sonora… pero el resto es horrible. Y pensar que “Kill Bill Vol. 2” era mucho mejor obra que esta sobrevalorada película.

    Sólo consideraré a Tarantino como un director serio si se deja de estupideces y prueba géneros nuevos en condiciones. Ejemplos: Terror, suspense, y criminal story (con abogados corruptos de por medio).

    Y una última pregunta: Si tan notable te pareció la película, ¿por qué titulaste el texto de la crítica así: 'Malditos Bastardos': frescura poco sorprendente? Menuda contradicción entre lo que dice el título y el texto, vamos…

    Espero que "Machete" de Robert Rodriguez sea mucho mejor producto, aunque sea muy violento también.

    Respuesta
  • el 2 agosto, 2010 a las 08:24
    Enlace permanente

    jodefao492, la película me agradó, me pareció fresca, aunque aportaba poco, pues no era tan impactante como otros títulos de Tarantino.

    Claro que es gore, pero al estar tratado con sentido del humor no llega al gore de sawo Hostel, que era lo que me imaginaba con Eli Roth por medio, y hay sangre, aunque vista desde un punto de vista muy distante a otras producciones del género Gore.

    Yo soy fan del Tarantino de Reservoir Dogs y Pulp Fiction, y me encantaron las dos partes de Kill Bill, dejandome más friía esta película. Quizás tengo puesto el listón muy alto a Tarantino, y por eso me sorprendió poco.

    Al igual que tu, y por los trailers vistos hasta ahora, Machete parece que tendrá también una buena dosis de gore con humor, y estará a la altura del falso trailer ya visto, así que tengo muchas esperanzas en Rodriguez.

    Un placer leeer tu opinión.

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: