‘Corazón de tinta’ late despacio

Las críticas de Davicine: Corazón de tinta

Estaba claro que no tardaríamos en ver a Brendan Fraser de nuevo en una película de las que él se siente cómodo, una de esas películas orientadas al público infantil y adolescente donde pueda hacer sonreír y vivir mil y una aventuras sin necesidad de una gran complejidad argumental y sin más pretensiones que entretener al espectador. Corazón de tinta cumple los requisitos buscados por Fraser para su nueva película, adaptando para ello una novela literaria fantástica creada por Cornelia Funke, Inkworld.

Aventuras y fantasía se mezclan en Corazón de tinta, donde el humor nos llevará a descubrir un mundo literario maravilloso, perfectamente coherente si no fuera por la necesidad de introducir demasiados datos y hechos que hacen que la trama se complique al final de la misma sin permitirnos disfrutar de la “simplicidad” que caracteriza al resto de la película. La película nos presenta a Meggie, una niña cuyo padre tiene la habilidad de volver reales los personajes de los cuentos que lee en voz alta. Una noche desafortunadamente da vida a un villano y a su grupo de secuaces, siendo secuestrado y trasladado a sus dominios. Es entonces cuando Meggie, acompañada de un grupo de amigos reales y de ficción, emprenderá una búsqueda desesperada para salvar a su padre. Nacida con la pretensión de lograr una nueva Historia Interminable o Cristal Oscuro, se ha encontrado con la dificultad de igualar a películas de esta talla, y no logra hacerlas sombra a ninguna de ellas, siendo épicas películas de corte fantástico que han formado parte de nuestra vida cinéfila durante años, y quedando Corazón de tinta como una mera película de aventuras para ver un domingo lluvioso. Poco aporta esta trama al recurso tan usado de trasladar seres entre distintos mundos, pues llega con bastante retraso desde la aparición de la novela, y no solo eso, sino que además no logra manejar con soltura este tema, creando un ambiente irregular con pobres personajes.

Los actores no tienen las exigencias de otras películas donde las dotes interpretativas son muchos mas exigentes, pero cumplen sus funciones. No solo Brendan Fraser nos ofrece su particular humor y carisma en la visión real de esta aventura, sino que le acompañan Helen Mirren, Andy Serkis, Jim Broadbent y Paul Bettany, entre otros, pero sin destacar ninguno por encima de los demás, pues no da pie a mucho más, ya que eran papeles fáciles de interpretar. Destacamos la dificultad de separar la imagen de Broadbent de aventuras y sagas, pues el actor participa en la saga de Potter y Narnia, así que sabe lo que es el cine de aventuras juvenil.

Los jóvenes encontrarán un maravilloso entretenimiento, con un original mundo de fantasía épica, pero que no llega a igualar a otros clásicos de hace 20 años.

También te puede interesar

David Pérez

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *