Neil Gaiman, ‘Coraline’ y el stop-motion

Ya íbamos teniendo mono de mas adaptaciones de las novelas de Neil Gaiman, que casi siempre son éxito seguro, y mas aún si la que hoy nos trae aquí es Coraline, y para colmo será realizad en stop-motion por Henry Selick, conocido por Pesadilla antes de Navidad, sobre quien recayó todo el peso de la creación del film.

La historia se centra en una niña llamada Coraline, una joven aburrida el día que se muda de casa. Al día siguiente de mudarse de casa, Coraline explora las catorce puertas de su nuevo hogar. Trece se pueden abrir con normalidad, pero la decimocuarta está cerrada y tapiada. Cuando por fin consigue abrirla, Coraline se encuentra con un pasadizo secreto que la conduce a otra casa tan parecida a la suya que resulta escalofriante. Sin embargo, hay ciertas diferencias que llaman su atención: la comida es más rica, los juguetes son tan desconocidos como maravillosos y, sobre todo, hay otra madre y otro padre que quieren que Coraline se quede con ellos, se convierta en su hija y no se marche nunca. Pronto Coraline se da cuenta de que, tras los espejos, hay otros niños que han caído en la trampa. Son como almas perdidas, y ahora ella es su única esperanza de salvación. Pero para rescatarlos tendrá también que recuperar a sus verdaderos padres, y cumplir así el desafío que le permitirá volver a su vida anterior.

También te puede interesar

Deja un comentario