Crítica de ‘Navidad en la granja‘: Infame comedia navideña para olvidar

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
Navidad en la granja

Un padre viudo hereda una granja en plena Navidad. Mientras él lucha por adaptarse a la vida en el campo, sus hijos traman un plan para quedarse allí para siempre. Navidad en la granja es una comedia navideña de la guionista y directora Debbie Isitt con Scott Garnham, Scott Paige y Kathryn Drysdale. Completan el reparto Ashley Jensen, Celia Imrie, Delilah O’Riordan, Dexter Sol Ansell, Evan Scott, Faith Delaney, Madison Davis y Carolyn Pickles. La película se estrena el 23 de noviembre de 2022 en Netflix.

De verdad, no todo vale por Navidad

En Navidad en la granja, un padre viudo, Matt Cunningham (Scott Garnham), que tiene un trabajo de tiempo completo y cinco hijos pequeños que cuidar, hereda una granja de su padre separado y decide compaginar su trabajo con el cuidado de sus hijos y administrar la granja. Como era de esperar, más aún sabiendo que es una comedia, las cosas no saldrán bien.

La película está repleta de todos los clichés que podamos imaginar, pero en vez de ser clichés que refuercen el género que vemos, son clichés que nos hunden poco a poco en la infamia de lo que por desgracia estamos visionando, siendo una de esas películas que nos arrepentimos de ver por el tiempo perdido y los traumas que nos pueden generar. Si se esperaba una comedia romántica navideña, acabamos dándonos cuenta que ni hay humor, ni hay amor y, ya puestos, casi no hay ni Navidad.

Por si fuera poco, en vez de tener un mensaje bonito, tan solo hace reforzar la imagen de los jefes explotadores que odian a los niños y hacen que sus empleados trabajen en Nochebuena ante la amenaza de ser despedidos el día de Navidad si no consiguen sus objetivos. Con este mensaje tan sólo se enseña a los niños que crecerán para trabajar de mayores para personas sin alma y en trabajos que odiarán. Gracias Netflix por enseñar tan pronto estas cosas a los más pequeños.

No todo es malo, también hay cosas peores

Si la trama es simplona, el mensaje es vergonzoso y los clichés ridículos, no menos olvidable merecía ser la dirección y la fotografía, pareciendo una película de sobremesa de baja calidad. No es que esperase una película sobresaliente a nivel técnico, pero dado el coste que suelen tener las películas navideñas de Hallmark y Netflix que vemos en estas fechas, y que los resultados suelen cumplir con las expectativas, es sorprendente que en los tiempos que corren se de luz verde a películas como Navidad en la granja.

Por si todavía hubiera algún espectador animado a verla ante la esperanza de ver una película navideña sin pretensiones, por desgracia ni siquiera hay una sensación navideña, quedando tan sólo el ambiente de estas fechas relegado a momentos concretos en los que vemos cierta decoración típica o bien por algún villancico que al final escuchamos entre los suspiros de desidia que soltamos a la espera de ver los créditos finales.

El humor de la comedia casi lo dejan por completo al contraste de la vida que lleva este viudo junto a sus hijos en la ciudad y el giro drástico que supone irse a vivir en la granja, donde conoce al peón que vive en el granero, un tipo alegre que adora a los animales y a los niños, siendo alguien encantador como todos los vecinos del pequeño pueblo. Por desgracia, exprimen también demasiado los clichés rurales, pasando de ser encantador a tener cierto odio hacia la felicidad que parece emanar cualquier callejuela del pueblecito.

No se salva ni el apuntador

Scott Garnham como Matt Cunningham es un padre convincente que ama a sus hijos, pero su actuación solo funciona en esa faceta, pues en cuanto se le exige afrontar alguna escena cómica o reaccionar ante ciertas situaciones, deja patente todas sus carencias y nos saca por completo de la película. Se nota que no es alguien con una gran experiencia en la interpretación televisiva, como queda patente en su nula filmografía, y tras este trabajo seguramente no encuentre muchas más ocasiones para dejarse ver en la pequeña pantalla, aunque no dudo que pueda seguir trabajando en el teatro, donde quizás debiera haber continuado rechazando las propuestas de Netflix.

Proveniente también de la escena teatral, la parte más cómica de la película recaía sobre Scott Paige como Beano, el peón de la granja y con diferencia el personaje más divertido y querido de la película, pero ese peso sobre sus hombros parece haber sido demasiado para él, esforzándose en exceso por sacar adelante sus bromas, lo que provoca que sea un personaje exasperante e irritante que queremos desaparezca pronto de la pantalla.

Los niños protagonistas son los únicos que pudiera salvar, haciendo un buen trabajo en los pequeños papeles que tienen, y dando a sus personajes lo que necesitan para encajar en esta comedia, al igual que tan sólo se salvan las localizaciones de la película, dando ganas de irse a vivir allí por lo bucólico que es todo, pero en cuanto conocemos a los vecinos nos damos cuenta que mejor seguimos nuestro camino al siguiente destino.

Navidad en la granja es claramente una película para niños muy pequeños que adoren ver animalitos en una granja y chascarrillos absurdos de humor genérico, pero a poco que se espere algo de la película, o se tenga cierta edad, nos damos cuenta que es una infame comedia de ínfimo presupuesto que ni hace gracia ni despierta nuestro espíritu navideño. Netflix debería aprender que no todo vale por Navidad.


¿Qué te ha parecido la película Navidad en la granja?

Navidad en la granja

2.5

Puntuación

2.5/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

3 comentarios en «Crítica de ‘Navidad en la granja‘: Infame comedia navideña para olvidar»

  • el 27 noviembre, 2022 a las 19:26
    Enlace permanente

    Ayer día 26 de noviembre, todo iba bien (Estuvimos decorando la casa, salimos a ver el alumbrado del palo, hasta hicimos una paella, la cual quedo buenisima aún sin guisantes)pero de repente a mi cuñada se le ocurrió ver una peli navideña en familia.
    Empezamos a verla con ilusión aún sabiendo que sería mala, pero lo que nos encontramos fue increible, tremenda mierda de película, una hora aguantamos viéndola.
    En fin el fantástico día se fue a la verga!!
    PD: Cuñi el año que viene paella de atún con setas, eso sí la película la elijo yo! 😀

    Respuesta
  • el 29 noviembre, 2022 a las 17:18
    Enlace permanente

    Si feisima la historia. No termine de verla. Y me incómodo ver cómo hicieron que un niño se vista con detalles de mujer. Vinchas, ropa rosa y bastantes lentejuelas. Me parece indignante que Netflix en las películas para niños quieran introducir el chip lgtb. No me gusta para nada.

    Respuesta
  • el 18 diciembre, 2022 a las 16:15
    Enlace permanente

    La verdad la película es mala, por no decir perversa, no es nada cómica, el mayordomo se pasa en quererse hacer el chistoso, no es natural, los niños son lo rescatable, pies tienen ese lado tierno que los caracteriza.Adicional que triste que poco a poco les quieran inducir a los niños lo de LGBTI

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: