Ciclo David Lynch: Crítica de ‘Lady Blue Shanghai’ (2010)

Las críticas de Daniel Farriol:
Ciclo David Lynch
Lady Blue Shanghai (2010)
-cortometraje-

Lady Blue Shanghai es un cortometraje publicitario escrito y dirigido por David Lynch que funciona como drama romántico surrealista. La historia nos presenta a una mujer sin nombre que entra en su habitación de hotel de Shanghái y encuentra un disco antiguo sonando y un bolso azul de Dior que parece haber salido de la nada. Este corto-anuncio está protagonizado por Marion Cotillard, Gong Tao, Emily Stofle, Cheng Hong, Lu Yong y Nie Fei. Duración: 16 minutos.

Un cortometraje para una campaña publicitaria de bolsos Dior

Con cada vez más problemas para seguir dirigiendo ficción, David Lynch se acogía desde finales de los 80 a todo tipo de propuestas publicitarias que le permitían ponerse detrás de una cámara y, además, hacer unos dinerillos. Tras realizar anuncios para marcas punteras como Gucci, Calvin Klein o Yves Saint Laurent, fue contactado por Dior para trabajar en una campaña de publicidad atípica y muy cinematográfica que contaba como modelo-protagonista con la actriz francesa Marion Cotillard y de la que también participaron otros directores como John Cameron Mitchell, Olivier Dahan y Jonas Åkerlund (este último mediante un videoclip de la banda Franz Ferdinand).

Lady Blue Shanghai es un cortometraje de 16 minutos que fue distribuido por internet, en el que Lynch tuvo total libertad creativa para hacer lo que quisiera siempre y cuando cumpliera tres restricciones que se ajustaran a dicha campaña publicitaria de bolsos Dior: debía mostrarse el bolso en el corto, grabar en la Torre de la Perla Oriental (Pearl Tower) y mostrar imágenes del viejo Shanghái. Bajo esos tres condicionantes Lynch se puso manos a la obra y escribió un relato de carácter romántico con algunos toques surrealistas. Se centra en una mujer (Marion Cotillard) que, al llegar a la habitación del hotel de Shanghái donde se aloja durante un viaje de negocios, descubre que alguien ha entrado allí para hacer sonar un disco antiguo en su tocadiscos (la canción es «Tango Fate» de Nathaniel Shikret y Darl MacBoyle), y para dejarle como regalo un misterioso bolso azul.

El azul que conecta ambos mundos

El bolso azul que aparece en Lady Blue Shanghai opera como vaso comunicante entre dos mundos, una idea que el director recuperaría en Mullholland Drive con la cajita azul. En este corto el bolso es una especie de llave que permite viajar al Shanghái antiguo a través de los recuerdos, tal vez, de una vida pasada, paralela o imaginaria. Hay más conexiones del corto con otras películas del cineasta. Tras el susto inicial de la mujer, llama a la seguridad del hotel para que investiguen ese allanamiento, una violación de la privacidad que ya se trataba en Carretera perdida con aquel matrimonio que recibía en su casa varias cintas VHS con grabaciones efectuadas en su interior mientras se encontraban durmiendo. Por otro lado, la caracterización de esos dos seguratas es bastante similar a la de otros policías y detectives que aparecen a lo largo de su filmografía.

Lynch, además de dirigir el corto, se encarga del montaje, de operar una de las cámaras de vídeo y, también, de la composición de una atmosférica banda sonora, junto al técnico de sonido Dean Hurley, que si uno no presta demasiada atención a los créditos diría que tiene una sonoridad musical muy similar a la que hubiera efectuado el mismo Badalamenti. Después de un inicio misterioso, el corto se acerca al romanticismo de Wong Kar-wai con un amor pasional marcado por el destino y a ritmo de tango, entre Cotillard y su amante chino, Gong Tao.

Se trata de un amor que traspasa las barreras del tiempo y que utiliza la Pearl Tower (no en vano es una torre de comunicaciones) como punto de reunión del mundo nuevo con el viejo. De la actriz francesa el director manifestó que tenía un rostro atemporal que encajaba en ambas épocas, como lo hacían todas las grandes actrices del Hollywood clásico. Las imágenes del pasado se nos muestran ralentizadas y se usan unos efectos visuales de arrastre algo burdos, aún así Lynch saca partido a los pocos elementos de que dispone para regalarnos un corto-anuncio tan bello como una rosa azul.


¿Qué te ha parecido el cortometraje?

Lady Blue Shanghai

7.3

Puntuación

7.3/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: