Crítica de ‘Ha nacido una estrella’: Sí, pero no tan brillante

Las críticas de Cristina Pamplona “CrisKittyCris”: Ha nacido una estrella

Hay historias que invitan a la reinterpretación. Algunas, por su épica, se adaptan a los avances tecnológicos para hacer de ellas un espectáculo cinematográfico. Otras, sin embargo, se versionan por lo universal y atemporal de su argumento. Ese es el caso de Ha nacido una estrella; la cuarta versión del mismo título estrenado en 1937. El debut en la dirección del actor Bradley Cooper ha conseguido brindar esta historia a una nueva generación, de la mano de la estrella del pop Lady Gaga.

La base argumental de Ha nacido una estrella se mantiene intacta: Una joven que ansía el estrellato se cruza en la vida de un artista consagrado. Éste ve la magia que hay en ella y decide impulsar su carrera hacia la fama, al tiempo que la pareja se enamora. Sin embargo el alcoholismo de él pondrá a prueba su amor y la carrera de ambos.

El guion que en 1937 se llevó el Oscar, ha sufrido variaciones a lo largo de sus tres versiones. La película original transcurría en Hollywood: Norman Maine era el actor consagrado en temprana decadencia y Vicky Lester una joven actriz en busca de oportunidades. La versión que en 1957 dirigió George Cukor, mantenía los nombres originales y el argumento, pero convertía a su protagonista en una estrella del cine musical. En 1976, Frank Pierson resucitó el argumento mudándolo a la industria musical y cambiando el final de la historia.

Eric Roth (Forrest Gump, Munich) firma este nuevo guion en colaboración con el propio Bradley Cooper y Will Fetters, y hace suya la historia, pero manteniéndose más fiel a la original que la versión de Pierson. Jackson Maine es un cantante de rock con problemas con el alcohol y las drogas. Es esa adicción a la bebida la que le lleva una noche a un local de drag queens donde actúa una joven camarera llamada Ally. Jackson queda prendado de su voz y su temperamento y la convence de que le acompañe en sus conciertos. Él ofrece a Ally la oportunidad de triunfar, ella le redescubre a él el amor por la música. Pero Jackson es incapaz de controlar su adicción y eso acabará con el cuento de hadas.

A pesar de superar a la versión del 76, el nuevo guion de Ha nacido una estrella tiene más fallos que aciertos. A la primera hora, íntima, tierna y musicalmente impecable, le sigue otra que se regocija en el melodrama, más afín a la filmografía del coguionista Will Fetters, especializado en dramas románticos como Recuérdame o Lo mejor de mí. Algunas subtramas y personajes secundarios parecen incluidos en el guion para quemar metraje. Es el caso del excelente Sam Elliot como hermano de Jackson Maine. Un personaje creado para profundizar en el pasado del protagonista, pero que no se desarrolla y termina malgastado en las pocas escenas en las que aparece. Lo mismo ocurre con Andrew Dice Clay en el papel del padre de Ally, un hombre frustrado por no haber tenido el coraje de dedicarse a la música que parece tener más importancia al comienzo de la película de la que finalmente tiene.

Bradley Cooper parece haberse diseñado el personaje de Jackson Maine para lucirse y lo convierte en un hombre torturado por un pasado familiar marcado por la bebida. Si parte del encanto del personaje que en el 37 interpretó Fredric March residía en esa bipolaridad entre el alcohólico afligido y el hombre vital y carismático en la sobriedad, Bradley Cooper se hunde por completo en la aflicción de su personaje. El resultado es una interpretación tan intensa que termina siendo plana, hasta el punto de que el espectador no sabe cuándo está sobrio y cuándo bebido.

Lady Gaga, sin embargo, sabe utilizar aquello que le han dado a su personaje para construir una interpretación resuelta y sorprendente si tenemos en cuenta que es su debut como protagonista en la gran pantalla. El personaje de Ally parecía hecho para ella y se impuso sobre otros nombres preferidos por los productores como Beyoncé o Rihanna. Uno de los obstáculos de su personaje es la superficialidad de la industria de la música que premia más el aspecto que el talento, algo que Lady Gaga sufrió cuando intentaba hacerse un hueco en el mundillo y le aseguraron que no pasaría de compositora.

Sin embargo, hay incongruencia en el personaje de Ally. La protagonista de la primera mitad de película se nos retrata temperamental y genuina, para después convertirla en un títere de la industria musical que la prefabrica para transformar a una cantante de rock talentosa, en una estrella pop del montón.

Pero la película también tiene aciertos. El principal es la química de Cooper y Lady Gaga en el escenario. El actor -y ahora también director- se ha revelado además como un excelente cantante y las actuaciones de la primera hora de película son, sin duda, lo mejor de la cinta.

Y es que lo mínimo en una película sobre el mundo de la música es tener una buena banda sonora. En la producción de las canciones han colaborado gente como el Dj y compositor británico Mark Ronson, el cantante de country Jason Isbell o el cantante de rock Lukas Nelson, (hijo de la estrella del country, Willie Nelson), además del propio Bradley Cooper y Lady Gaga. De todos los títulos, “The Shallow” ya se postula como mejor canción en la próxima ceremonia de los Oscar, como ya ocurrió con el tema “Evergreen” en la versión de 1976

Ha nacido una estrella conserva el romanticismo y la amargura de las versiones originales, y no cabe duda de que es un debut en la dirección más que notable para Bradley Cooper. No es original, ni tiene por qué serlo y peca en exceso de melodramática, pero en ocasiones toca las cuerdas adecuadas. Esta nueva versión de Ha nacido una estrella se actualiza y se adapta a nuestros días, donde el talento ha de convivir con la fama y las redes sociales. Es la versión correcta para una nueva generación, cuyo inconveniente es la quizá injusta, pero inevitable, comparación con aquellas que la precedieron.  


¿Qué te ha parecido la película?

Crítica de ‘Ha nacido una estrella’: Sí, pero no tan brillante
3 (60%) 1 vote

6

Puntuación

6.0/10

También te puede interesar

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.