Rodando en ‘Super 8’

Las críticas de José A. Murillo: Super 8

En 1979 se da el cierre por parte de la fuerza aérea del Área 51. Todo el material almacenado es transportado a Ohio en tren, cuando una camioneta se salta las barreras y choca contra el tren provocando que este descarrile y una gran explosión. Pero el material almacenado oculta un secreto…

Super 8 es una gran aventura, dirigida al publico juvenil, donde unos chavales intentan rodar una película, en la que el director aprovecha para hacer algún que otro guiño al mundo del cine. Lo mejor la dirección de J.J. Abrams, estupenda como en sus anteriores trabajos, consiguiendo unas excelentes interpretaciones, sobre todo de sus protagonistas Elle Fanning y Joel Courtney.

El guión es bueno, con un principio sobresaliente, y después resultando emocionante durante todo su metraje, rodada con maestría, sugiriendo sin mostrar, manteniendo el suspense durante toda la película,… pero no todo va a ser bueno y llegamos al final, momento en el que se abre el telón mostrándolo todo, absolutamente todo, y es tan simple, que nos resulta poco creíble y muy precipitado.
Quizás se haya querido dar un final más familiar, más para todo tipo de público o se haya querido homenajear cierto tipo de cine, sin embargo lo que consigue es un final nada original, que no pega con el resto del largometraje, resultando cuanto menos chocante.
Ambos protagonistas como ya he dicho están muy bien, pero me gustaría destacar la interpretación de Elle Fanning, que sobresale sobre el resto, interpretando a otro personaje dentro de la película que ruedan, provocando situaciones más que divertidas. También la de Ron Eldard, en el papel de un hombre amargado por el pasado. Sin embargo los secundarios, que son los adultos, no están tan convincentes en sus papeles, quedando en un más que segundo plano. Joel Courtney esta bien en su papel, pero se nota su juventud y soporta el peso de su interpretación gracias al resto de los actores.
Kyle Chandler no consigue dar el dramatismo necesario a su personaje, resultando en más de una ocasión cómico, al igual que en su anterior trabajo en King Kong. De Noah Emmerich, sólo decir que cumple con su interpretación sin más.
Cuenta con unos efectos visuales y de sonido a la altura de la superproducción que es, y no defraudarán a nadie, resultando espectaculares, efectivos y muy atronadores. No perderos la escena del accidente del tren, es lo mejor de la película sin ninguna duda.
Como conclusión estamos ante una nueva película de J.J. Abrams que nos vuelve a deleitar con una gran aventura muy divertida y con mucha tensión, repleta de efectos especiales con la que pasaremos un buen rato. No quiero quitarle a nadie las ganas de ir a verla, pues la película lo merece, pero queda lejos de sus anteriores trabajos, que para mí han sido excelentes. Quizás esperaba algo más, habiendo juntado a Abrams y Spielberg, de lo que se nos ofrece realmente.

Deja un comentario