¡Ay, mi madre!

María (Estefanía de los Santos) es una mujer algo descuidada que vive bastante distanciada de su madre. Cuando esta muere, María tiene que ir a leer el testamento y, asombrada, descubre que su madre le ha dejado una herencia muy importante, pero con una serie de requisitos. Para cobrar la herencia deberá casarse en menos de un mes. María entonces pedirá ayuda a su primo Segundo (Secun de la Rosa), para así lograr su objetivo.

Leer más
error: El contenido está protegido.