Crítica de ‘La periodista’: La ética personal contra la maquinaria del poder

Las críticas de Daniel Farriol:
La periodista

La periodista es una serie japonesa dirigida por Michihito Fujii (Una familia, The Brightest Roof in the Universe). El guion está escrito por Kazuhisa Kotera, Yoshitatsu Yamada y Michihito Fujii, adaptando la novela de Isoko Mochizuki que ya fue llevada a la pantalla por el mismo director en la película The Journalist (2017). La historia sigue a Anna Matsuda, una perspicaz reportera del ‘Toto Newspaper’ que es conocida como «la rebelde de los medios informativos» por su insistencia en sacar a la luz un caso de corrupción que afecta a las más altas esferas. Está protagonizada por Ryôko Yonekura (Doctor X, Legal V), Gou Ayano (Homunculus, Beneath The Shadow), Yonekura Ryoko, Masato Hagiwara (No todos pudimos madurar, Fukushima), Ryûsei Yokohama (Usogui, Something’s Wrong with Us), Shinobu Terajima, Tomorô Taguchi, Mitsuro Fukikoshi y Hidetaka Yoshioka. La serie se ha estrenado en Netflix el día 13 de Enero de 2022.

¿Está la política al servicio del pueblo?

La periodista es una serie de Michihito Fujii que adapta la novela de Isoko Mochizuki que el propio director ya llevó a la pantalla en la película The Journalist (2017), consiguiendo un considerable éxito de crítica y público. Aún siendo tratada como una historia ficticia, está claro que se inspira en el escándalo político de «Moritomo Gakuen» sobre la venta de terreno público a bajo coste que acabó involucrando al Primer Ministro japonés Shinzo Abe y su esposa Akie Abe hace pocos años. La acción transcurre en Japón, pero los hechos son fácilmente reconocibles en cualquier rincón del mundo y, desgraciadamente, en España también podemos encontrar ejemplos de corruptelas similares que implicarían a nuestros políticos. La serie podría catalogarse de thriller dramático de investigación periodística, aunque está mucho más centrado en los aspectos humanos y sociológicos del relato que en desarrollar una trama de intriga que atrape la atención del público.

Es por eso que, aunque se ocupe de temas sumamente interesantes y de plena actualidad, la exposición detallada de los hechos durante 6 capítulos puede resultar algo plomiza y reiterativa, tal vez, el formato más reducido de un largometraje era algo más acorde a lo que se quiere explicar. La periodista retrata con contundencia la corrupción sistémica que emponzoña todas las estructuras de poder y cómo afecta eso a la vida de las personas, destruyendo todos sus ideales. También encontraremos reflexiones que se mueven entre lo asertivo y lo directamente ingenuo, sobre cuestiones como el papel actual del periodismo, la competitividad en el mercado laboral o la influencia de las nuevas tecnologías en el pensamiento colectivo. Para que todo se vea aún más realista, en el capítulo final se introduce de manera orgánica en el argumento el inicio de la pandemia por Coronavirus como otro elemento más que azuza el crecimiento de la crisis entre la población.

La periodista contra un poder con forma abstracta

En la serie La periodista es Anna Matsuda (Ryôko Yonekura), la veterana y perspicaz reportera de la sección de política de un periódico que no ceja en su empeño de descubrir qué hay detrás de la venta de unos terrenos anexos a la Academia Eishin. Se convierte en la «mosca cojonera» de todas las ruedas de prensa del portavoz gubernamental y en un ejemplo para las nuevas generaciones de jóvenes aspirantes a periodistas. Su dedicación a este asunto en particular también tiene una motivación personal que descubriremos más tarde y es que su hermano se encuentra en estado vegetativo tras haber trabajado junto a algunos de los que mueven los hilos del entramado de corrupción que investiga. Junto a ella irán apareciendo una serie de personajes, aparentemente sin conexión personal entre ellos, que terminarán por confluir en una batalla que implica a la ética personal contra la maquinaria del poder.

Está muy bien reflejada la putrefacción social en todos los ámbitos. A diferencia de otras series o películas que retratan temas de corrupción, aquí el antagonista es un espectro sin presencia física ni nombre. Sabemos que detrás de todo el entramado está el Primer Ministro, pero lo importante es comprobar cómo la infección de amoralidad está presente en todas las estancias de las administraciones, desde los despachos de los que toman las decisiones a los empleados rasos que las reciben. Es una maquinaria perfecta que utiliza el poder como arma constrictiva de nuestra voluntad. No es fácil rebelarse contra eso, algunos de los personajes son personas íntegras que se ven atrapadas por los tentáculos de la corrupción debido a la inercia de la presión laboral que ejercen en ellos sus inmediatos superiores. El conflicto ético es terrible y lleva a un sufrimiento insoportable en algunos casos, no olvidemos que Japón en uno de los países con la tasa de suicidios más alta del planeta.

Para entender mejor a los personajes, tenemos que añadir a la ecuación que en la sociedad japonesa existe un culto exacerbado hacia la competitividad que mide el éxito social en base al posicionamiento profesional. Por ello es mucho más trascendente de lo que parece la subtrama de los jóvenes repartidores de periódicos en su búsqueda de empleo tras acabar los estudios. Se muestra muy bien a esa nueva generación de carnaza preparándose para entrar en la maquinaria sin demasiadas opciones para decidir por sí mismos en qué quieren convertirse en el futuro.

Al filo de la noticia

La periodista es también un homenaje al periodismo de investigación, a la veracidad de las noticias como símbolo del cuarto poder. Una manera romantizada y capriana de acercarse a la profesión que nos remite al cine de los años 70 y 80 que hacían Alan J. Pakula o Sydney Pollack, aunque hay que reconocer que los tiempos han cambiado mucho. Se sitúa al periodismo de «papel» como eje de la verdad y a las noticias digitales que se propagan por redes como las precursoras de las «fake news», algo que podría rebatirse fácilmente en ambas direcciones. Como sucede en todos los aspectos de la vida, no importa tanto el medio de expresión si no la integridad ética de quién hay detrás. Aún así, es bonito contemplar esos planos de las impresoras rotativas en vías de extinción convertidas nuevamente en armas contra la mentira y la corrupción política, sin duda, el tacto y el olor del papel impreso nunca podrá ser sustituido por las pantallas digitales.

Por desgracia, la serie de Michihito Fujii es demasiado fría y contemplativa en el desarrollo de la intriga central, hay poca acción o suspense para atraer a todo tipo de público. El guion no aporta giros ni sorpresas que enganchen, se limita a ser un estudio meticuloso de la situación. Por ello exige un esfuerzo extra para adentrarse en todos esos temas intrínsecos en la trama y que, probablemente, solo acaben captando la mirada de los más apasionados en la actualidad política que busquen también un acercamiento sociológico.

 

Listado de episodios de ‘La periodista’

La serie japonesa La periodista está compuesta por 6 episodios de entre 45 y 57 minutos cada uno.

Episodio 1

El editor saca a Matsuda de una investigación sobre corrupción y le asigna un caso de actos ilícitos que implica a la Academia Eishin. Un encubrimiento toma forma.

Episodio 2

Suzuki y sus compañeros siguen «revisando» documentos. Matsuda contacta con algunas posibles fuentes y Murakami empieza a vigilar a una serie de objetivos.

Episodio 3

Mientras Murakami investiga al hermano de Matsuda, las consecuencias de las acciones de Suzuki aumentan el interés público en el caso y la presión sobre las autoridades.

Episodio 4

Tras el anuncio de la decisión de no procesar a nadie, Tada y sus secuaces instigan una campaña para desprestigiar a Matsuda en la prensa sensacionalista e Internet.

Episodio 5

Matsuda busca a Kurosaki para tratar de obtener más pruebas. Murakami es reprendido por indagar demasiado. Ryo solicita trabajo en Noticias Touto.

Episodio 6

Murakami se reúne con Matsuda en la habitación de hospital de Kohei. Mayumi se prepara para demandar al Gobierno y le pide a Matsuda que la acompañe a hablar con alguien.


¿Qué te ha parecido la serie?

4.8/5 - (10 votos)

La periodista

6.3

Puntuación

6.3/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: