Crítica de ‘No mires arriba‘: La realidad colisiona contra nuestras pantallas

Las críticas de Fernando Quintero:
No mires arriba

Hay películas que sirven para dar un mensaje y hay películas que son para entretener. No mires arriba parece que va a lo segundo cuando, claramente, lo que pretende es difundir una información: actuemos o muramos en el intento. El mensaje es claro y Adam McKay no hace más que torpedearnos durante más de dos horas de película con ejemplos reales de actos acontecidos en este siglo y que, a pesar de haber podido evitar muchísimas «catástrofes», hemos mirado hacia abajo.

Extrapolando el mensaje a la actualidad más inmediata, no paramos de cometer los mismos errores una y otra vez, ignorando hechos importantes y gravísimos para debatir sobre la ruptura de fulanita y menganito. Eso sí que es importante. No importa las desgracias que nos pueden llegar a ocasionar, a nosotros o a nuestros familiares y amigos por nuestros actos o ausencia de actos. Precisamente la ausencia de actos es lo que el director quiere denunciar, o al menos así lo veo yo. Nos pueden decir que un virus está matando miles de personas en otro continente y que está avanzando por todos los países del globo y, hasta que no llega a nuestro país, no empezamos a actuar, cuando ya es tarde. ¿Resultado? Tu abuela muerta.

La película narra la historia de dos astrónomos que emprenden una gira mediática para avisar a la humanidad de la llegada de un cometa que va a destruir la Tierra. Kate Dibiasky (Jennifer Lawrence), estudiante de posgrado de Astronomía, y su profesor, el doctor Randall Mindy (Leonardo DiCaprio) hacen un descubrimiento asombroso: hay un cometa en órbita en el sistema solar. ¿El problema? Que lleva un rumbo de colisión directa con la Tierra. ¿El otro problema? Que a nadie le importa. Al parecer, advertir a la humanidad sobre un mata planetas del tamaño del Everest resulta incómodo. Con la ayuda del doctor Oglethorpe (Rob Morgan), Kate y Randall emprenden una gira mediática que los lleva desde el despacho de la indiferente presidenta Orlean (Meryl Streep) y su servil hijo y jefe de gabinete, Jason (Jonah Hill), a la emisión de ‘The Daily Rip’, un animado programa matinal presentado por Brie (Cate Blanchett) y Jack (Tyler Perry). Solo quedan seis meses para el impacto del cometa, pero gestionar el flujo de noticias y ganarse la atención de un público obsesionado con las redes sociales antes de que sea demasiado tarde resulta sorprendentemente cómico. ¡¿Pero qué es lo que hay que hacer para que el mundo mire hacia arriba?!

En No mires arriba todos estamos retratados: los políticos, los que votan a un lado o a otro, los que actúan, los que no actúan, los que se cansan de actuar, los que la actuación les hace olvidar el mensaje principal, los inconformistas, los negacionistas, los demasiado realistas, los empresarios, los consumidores y, sobre todo, los que se esconden de la realidad tras una pantalla, los zombis. Obviamente, el que está escribiendo esta crítica se encuentra en uno o dos de estos grupos, por eso mismo esta película me ha hecho mella.

Entre tanto renombre de actrices y actores, hay uno que es el que más desapercibido pasa y que resume las casi dos horas y media de película en sus treinta segundos de pantalla, y es que el momento de metapelícula es lo que realmente resume a la perfección la crítica a la sociedad de No mires arriba.

En esta crítica podemos hablar del gran papel que hacen sus actores, sobre todo Mark Rylance, quien ya le echó bemoles en El Juicio de los 7 de Chicago y aquí  lo vuelve a bordar interpretando a “Elon Jobs”. Pero creo que es más importante hablar de los personajes. Sí que los actores hacen unos papeles a su medida, pero es que los personajes están tan bien dibujados… Son el alma de la película, ya que, sin ellos, no hay mensaje. Hay muchos personajes con los que sentirse identificado, pero un servidor se ha sentido más reflejado con el personaje terciario, ese personaje de relleno que está ahí para hacer bulto, el personaje que, si hace más ruido, se apodera de la película al ser más numeroso. Esto es debido a que hay dos personajes protagonistas, ocho secundarios, y cientos de terciarios y son los borregos, los más bobos y los que pueden salvar al mundo si dejasen de estar pendiente de una pantalla 24/7.

Había mucha expectación con esta película por la cantidad de actores que había reunido el director, pero tanto Adam Mckay como David Sirota, son los verdaderos protagonistas al perfilar un guion de manera tan pulcra. No sé si el director quería realmente hacer dinero con la película o enviar un mensaje, pero aquí al menos hay uno al que ha calado el guion, y repito que yo iba a ver la película por los actores.

Mckay ha demostrado que el cine con guiones originales no está muerto y siento que no muchos apreciaran lo que se ha intentado transmitir. Se quedarán con el meteorito, Leonardo DiCaprio, Jennifer Lawrence y el culo de Meryl Streep y, por eso mismo, tras más de 2 años sin lanzarme a escribir, he vuelto solo para reclamar lo más importante de No mires arriba, el mensaje: quédense con la historia, sáquenle punta, debátanla con quien la haya visto, escriban sus reseñas en internet, critiquen por twitter, vayan al bar de la esquina a ponerla a parir, hagan memes, pero, sobre todo, reciclen, pónganse la maldita mascarilla por respeto, no ensucien las playas, recojan las cacas de sus perros, traten bien a esa persona que le trae la comida a su mesa, miren hacia arriba… En resumen: respetemos el mundo que vivimos y a las personas con las que convivimos.


¿Qué te ha parecido la película?

No mires arriba

9

Puntuación

9.0/10

5 comentarios en «Crítica de ‘No mires arriba‘: La realidad colisiona contra nuestras pantallas»

  • el 1 enero, 2022 a las 13:20
    Enlace permanente

    Probablemente para la crítica especializada no sea una buena película. Para mi que no tengo nada de especializado (creo que las películas en general están hechas pare el gran ejército de gente común como yo) para mi que solo busco sentir algo, estremecerme o divertirme o emocionarme, esta película fue de lo mejor que vi en mi vida. El momento final cuando Dicaprio dice: “teníamos todo” sencillamente es genial e inolvidable. Lo importante es el mensaje final y el camino que lleva a esa frase total. Una más que excelente sátira que nos pone frente a nuestra actual realidad.
    Estoy muy de acuerdo con la crítica de notodoloquereluce.
    Gracias.

    Respuesta
  • el 2 enero, 2022 a las 08:38
    Enlace permanente

    La idea podía ser genial… pero el guión y algunas actuaciones al límite de lo ultra ridículo, me hacen sentir que perdí 2 hs de mi vida. Olvidable….

    Respuesta
  • el 14 enero, 2022 a las 19:22
    Enlace permanente

    fatal, no gustó. dos horas perdidas de mi tiempo, que pena que estos actores de primera se prestaron hacer esta nefasta película. he dicho

    Respuesta
  • el 25 enero, 2022 a las 04:33
    Enlace permanente

    Nueva forma de ver cine, es mas rápido, profundiza en la actual geopolítica, el manejo del sector privado y las desciiicones del tener sobre el ser,
    fue buena

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: