Crítica de ‘Matrix‘: Un espectáculo para nuestros ojos

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
Matrix

Antes de ver Matrix Resurrections es importante recuperar para cualquier espectador Matrix, la primera película de la saga que redefinió todo un género, dirigida por Lana y Lilly Wachowski (tal y como se conocen ahora) y protagonizada por Keanu Reeves y Carrie-Anne Moss. La película cuenta también en su reparto con Marc Gray, Laurence Fishburne, Hugo Weaving, Joe Pantoliano, Marcus Chong, Robert Simper, Gloria Foster, Julian Arahanga y Martin Grelis, entre otros. La película se estrenó en cines en 1999, se ha reestrenado en salas de cine el 3 de diciembre de 2021 y se puede ver en HBO Max desde el 26 de octubre de 2021.

Marcando a toda una generación

Cuando una desconocida (Carrie Ann Moss) lleva al hacker Neo (Keanu Reeves) a un submundo prohibido, descubre la espantosa verdad: la vida que conoce es el elaborado engaño de una malvada ciber-inteligencia. Neo se une al legendario y peligroso guerrero rebelde Morfeo (Lawrence Fishburne) en la batalla para destruir la ilusión que esclaviza a la humanidad. Ahora, cada movimiento, cada segundo, cada pensamiento se convierte en una lucha por seguir vivo, por escapar de Matrix.

Matrix no solo fue una película que marcó el futuro de las hermanas (hermanos en 1999) Wachowski, sino también el futuro del cine de acción y de ciencia ficción, con un cúmulo de cosas a su favor y nada en contra, pues las reservaron para sus secuelas.

Si algo destaca por encima de todo es la forma de rodar la película y la fotografía que nos presentaba, con todo tipo de efectos especiales capaces de ser enmarcados en un cuadro y exponerlos en cualquier museo, luciendo de forma impecable en cada uno de sus planos, y ofreciendo escenas con detalles que hasta la fecha nunca se habían visto.

Las hermanas Wachowski, tras haber dirigido tan solo Lazos ardientes, se inspiraron para hacer Matrix en películas de animación japonesa como Ghost in the Shell, e hicieron que los actores principales invirtieran cuatro meses con expertos en artes marciales para aprender todos los movimientos, y así dotar de mayor realismo a cada una de las escenas de combate cuerpo a cuerpo, lo que se nota claramente. Las cineastas no querían dejar cabos sueltos y cada uno de los apartados de la película, desde reparto a fotografía, de efectos especiales a banda sonora, todo estaba dispuesto para crear una auténtica obra maestra de la acción y la ciencia ficción.

Influenciando el futuro de varios géneros

Gracias a su creatividad y sus influencias, las hermanas Wachowski revolucionaron en ese momento la forma de rodar, creando el hasta ahora empleado efecto del Tiempo bala, que ha influido en películas y videojuegos durante las últimas dos décadas, pero no es lo único que ha influenciado al cine actual.

Para la película se construyeron 30 decorados futuristas necesarios para la ambientación fantástica de la película y se utilizaron otros ya presentes, todos ellos ayudando a crear un ambiente perfecto donde narrar su historia y deleitarnos con su impactante forma de recrear cada una de sus escenas de acción.

Más allá de los efectos, incluso marcó tendencia su estilo de ropa gótica y trajes ajustados de látex, haciendo una declaración de moda futurista. Arranca la película y no sabemos lo que nos espera, pero poco a poco todo se aclara, y al personaje de Trinity (Carrie-Anne Moss) están pisándole los talones las fuerzas del orden que se asemejan a los soldados de la Gestapo. No hay cabos sueltos en ningún punto del vestuario, y se esforzaron en crear diferentes estilos para los héroes y los villanos.

Y por si no fuera suficiente, efectos especiales, moda y acción han seguido la estela de Matrix, pero donde no creíamos que nadie pudiera aportar nada era en el cine de artes marciales. Sin ser una película vendida como producción de artes marciales, incluye algunos movimientos de kung-fu realizados de forma muy rápida, con grabaciones a 360º mientras flotan en el aire y tomando impulso de cualquier pared por la que son capaces de andar como si del suelo se tratara. Todo al servicio del espectáculo.

No sólo de adrenalina vive el fan de Matrix

Mucho he hablado de su propuesta formal y visual, y de lo increíbles que son sus efectos especiales, pero no hubiera marcado a toda una generación si todo eso no estuviera acompañado por una historia innovadora a la vez que ya planteada.

Gracias a su mezcla de escenas futuristas de naves y robots con la realidad virtual en la que viven sus protagonistas, Matrix parece que estaba destinada a marcar el género de la ciencia ficción, pero a la vez también es la película más filosófica vista hasta la fecha.

Cada uno de los pasos que siguen sus protagonistas plantean problemas filosóficos. Si el mundo de Matrix, el mundo tal y como lo conocemos, esa realidad de 1999 que es recreada para que los humanos vivan en armonía, no es más que un «sueño» virtual, ¿convierte eso al sueño en realidad? Y si decidimos tomar una pastilla roja para salir de ese mundo e ir a otro más real pero menos agradable, ¿podría ser un fracaso moral no hacerlo?.

Pero no son solo esos los planteamientos filosóficos de la película, podríamos pasarnos horas reflexionando sobre la posibilidad de vivir la mente sin el cuerpo, y viceversa, por ejemplo, habiendo aún más aspectos filosóficos claramente influenciados por los antiguos filósofos griegos, como Platón y el mito de la caverna, que ilustra hasta qué punto vivimos en una sociedad donde lo que percibimos es simple ficción, o el contraste con las tradiciones filosóficas estoicas y epicúreas, pudiendo una mente acostumbrada a las comodidades de la sociedad del bien estar, acostumbrarse a una realidad más hostil, o si preferimos la verdad a la costumbre.

La película también contiene alusiones a mitos y cuentos de hadas, siendo la propia película una especie de cuento de hadas oscuro y moderno en plena era digital. Así, Morfeo lleva el nombre del dios griego del sueño aunque, irónicamente, su función en la película es la de despertar a las personas de un letargo literal y metafórico para poder llevarlas a la realidad. De manera similar, Neo y Trinity, la ciudad de Zion o la nave de Morfeo, el Nabucodonosor, son nombres que ofrecen significados para que reflexionemos sobre ellos. También hay continuas referencias a «Alicia en el país de las maravillas» de Lewis Carroll, un libro al que Morfeo se refiere explícitamente más de una vez, y es que es tan importante elegir bien la pastilla como seguir al conejo blanco.

Cuando un papel marca tu carrera

Keanu Reeves llevaba ya tiempo siendo visto en el cine, como un actor con mucho bagaje y grandes películas, habiendo tocado la acción y la ciencia ficción, como en Speed o Johnny Mnemonic, respectivamente, pero su papel de Thomas Anderson/Neo marcó claramente su futuro, y aún a día de hoy sigue ligado su nombre a este gran personaje -cosa lógica pues desde 1999 hasta 2021 ha estado interpretándolo, aunque con una pausa de 18 años. Pero no podemos pensar en Reeves sin pensar en Neo, un informático programador de una gran empresa que trabaja por las noches como hacker, aunque no es el actor más expresivo para salir del sueño e ir la realidad, pero es plenamente convincente para que lo acompañemos en la película mientras es perseguido por el agente Smith y buscado por Morfeo para sacarlo de Matrix y enseñarle el mundo real. Neo sabía que algo no iba bien y estaba buscando a Morfeo y la verdad para liberarse, sin saber exactamente a lo que él mismo se refería.

Neo no sería quién es sin la ayuda del misterioso Morfeo, interpretado por Laurence Fishburne, quien nos da una sensación de misterio y peligro, aunque suavizada con su relación casi paternal con Neo y la fe en que puede prepararlo para que sea capaz de mayores logros que él mismo. La Santísima Trinidad es el dogma fundamental del cristianismo, y aquí tenemos también una Santísima Trinidad, completada con Carrie-Anne Moss como Trinity, una mujer vestida de cuero y lista para la acción, capaz de enfrentarse a cualquiera de los malos mientras salta por edificios, corre por las paredes y monta en moto. Una mujer de acción moderna a la vez que un papel narrativo clásico. Ella ayuda a liberar a Neo de Matrix y le revela sus secretos, pero también lo anima a aprender y desarrollar sus habilidades innatas.

También destaca en el reparto el actor australiano Hugo Weaving como el Agente Smith, con su elegante traje y sus gafas de Sol, siendo capaz de encajar perfectamente como alguien que no está realmente en la realidad que vemos, con gestos ligeramente fuera de lugar, pero ocultando mucho más conocimiento de donde se encuentra, plasmando con credibilidad la imagen de un misterioso agente del gobierno.

Matrix es una de las películas más influyentes de las últimas dos décadas, con técnicas de filmación que aún se utilizan y Keanu Reeves aún siendo una estrella de acción. Cualquier cosa que se diga de la película ya se habrá dicho, y es que es indiscutible que, se sea de la generación que se sea, es un título imprescindible que hay que ver para comprender el cine actual.


¿Qué te ha parecido la película?

Matrix

9

Puntuación

9.0/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: