Crítica de ‘La vida era eso’: Nunca es tarde para reencontrarse con uno mismo

Las críticas de Daniel Farriol:
La vida era eso

La vida era eso es un drama español escrito y dirigido por David Martín de los Santos. La historia nos muestra el encuentro entre dos mujeres españolas de distintas generaciones que coinciden en una habitación de un hospital en Bélgica. María vive allí desde hace décadas tras emigrar en su juventud, y Verónica es una joven recién llegada en busca de las oportunidades que nunca encontró en España. Está protagonizada por Petra Martínez (Todas las mujeres, El amor no es lo que era), Anna Castillo (Viaje al cuarto de una madre, La llamada), Ramón Barea (Venga Juan, Voces), Florin Piersic Jr. (Moon Hotel Kabul, Comrade Detective), Daniel Morilla, Pilar Gómez, María Isabel Díaz y Annick Weerts. La película pudo verse en los festivales de Sevilla 2020, Málaga 2021 y Seminci 2021. Se ha estrenado en salas comerciales de la mano de Elamedia Estudios el día 10 de Diciembre de 2021.

Dos mujeres, dos generaciones

La vida era eso es uno de esos dramas considerados pequeñitos e intimistas que acaban volviéndose gigantescos en nuestro recuerdo concentrando todo su valor en la fuerza de un personaje. La particularidad principal aquí es que el aprendizaje vital le llega a una mujer que se encuentra en el ocaso de su vida, es algo que el cine no suele detenerse a reflejar. La historia nos sitúa inicialmente en la fría ciudad de Gante, en Bélgica. Allí coinciden dos mujeres españolas que deben compartir una de las habitaciones de la planta de cardiología.

María (Petra Martínez) es una mujer septuagenaria que ha sufrido un infarto y que sin demasiadas ilusiones ve pasar la vida acompañada de un marido con el que ya tiene la misma comunicación que antes. Ambos se convirtieron por necesidad en inmigrantes hace décadas y ha se han adaptado a un país que nunca han sentido del todo suyo. Por contra, Verónica (Anna Castillo), es una veinteañera locuaz y repleta de vitalidad que parece tener aún toda la vida por delante, a pesar de padecer una extraña afección cardíaca. La joven acaba de aterrizar en ese país extranjero en busca de oportunidades laborales que no encuentra en España, pero no acaba de gustarle demasiado el lugar. Son dos mujeres muy diferentes. Además de pertenecer a generaciones distintas marcadas por sus respectivas transiciones sociales, también tienen una mentalidad y actitud frente a las cosas que les provoca algunos encontronazos primero, pero que acaban siendo una fuente de enriquecimiento mutuo.

Una revolución 

Sorprende de la delicadeza y pulcritud con la que narra David Martín de los Santos en su ópera prima, una de las mejores películas españolas de la temporada. La vida era eso puede dividirse claramente en dos partes diferenciadas que no terminan por casar bien del todo entre ellas, pero que funcionan a la perfección de manera individual. La parte inicial en el hospital es mi favorita. El encuentro entre las dos mujeres está narrado con un guion milimétrico al que no le sobra ni una coma. También resulta clave la química existente entre las dos actrices Petra Martínez y Anna Castillo, ambas magníficas y premiables, que alcanzan una conexión naturalista de verdadera simbiosis emocional con sus respectivos personajes.

La acción transcurre en una etapa de cambios y convulsión social que supuso el origen del 15-M. No es baladí. La vida era eso trata de una revolución interna con marcado acento feminista, de la necesidad de reinventarse y rebelarse contra lo establecido, de la herencia tradicional y de las imposiciones sociales que coartan el transcurrir de nuestras existencias. De ese modo, Verónica se convertirá en el detonante que sirve para que María reaccione y se cuestione algunas cosas que creía inamovibles. Una bofetada de realidad le llevará a emprender un viaje que cambia la película por completo. David Martín de los Santos maneja con inteligencia el tempo de la narrativa y las elipsis durante toda esta primera mitad.

Un viaje de autodescubrimiento

La segunda parte de La vida era eso describe el viaje interno y externo que hace María en su regreso a España, a Almería. En su búsqueda de los orígenes de Verónica hallará una forma de autodescubrimiento propio inesperado tanto en lo emocional como en lo espiritual e incluso en lo sexual. Es un trayecto interesante en que a veces se abusa del tono contemplativo donde la acción parece detenerse sin avanzar lo necesario. Las salinas del Cabo de Gata se convierten en un escenario único y atemporal, un lugar de gran belleza para lo meditacional que sirve para perderse y encontrarse al mismo tiempo. Allí se topará con unos pocos personajes, algunos también son inmigrantes como ella como Luca, un hombre que regenta un chiringuito sin tener muchos conocimientos sobre cómo llevar el negocio y mucho menos para cocinar. La película se convierte en un estudio de personajes desubicados que no parecen pertenecer a un lugar concreto.

Estampas costumbristas, encuadres preciosistas y algunas pinceladas de humor fino sirven para modelar una historia íntima y humana que nos muestra a un director de enorme sensibilidad al que deberemos seguir con atención en sus próximos proyectos. La vida era eso es una historia de mujeres, reivindicativa y sutil, que homenajea la figura de nuestras madres y abuelas que, en muchos casos, tuvieron que aparcar sus propios sueños y anhelos viendo la vida pasar sin poder disfrutarla en toda su intensidad. Por cierto, me encanta la imagen escogida para el póster promocional definitivo y todo el sentido semiótico que se desprende en el juego de miradas, la posición de las mujeres dentro del encuadre, así como la utilización del foco y el desenfoque. Es una sola imagen que resume muchas de las cosas que hemos comentado en esta crítica.


¿Qué te ha parecido la película?

La vida era eso

7.8

Puntuación

7.8/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: