Crítica de ‘La cinta de música‘: Tierna historia sobre el paso a la madurez

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
La cinta de música

En 1999, la adolescente Beverly descubre una cinta de música rota que sus difuntos padres habían grabado y decide buscar esas canciones para conocerlos un poco mejor. La cinta de música es una tierna historia sobre el paso a la madurez dirigida por Valerie Weiss, y protagonizada por con Gemma Brooke Allen y Julie Bowen, ganadora de dos Emmy (Modern Family). Completan el reparto Audrey Hsieh, Olga Petsa, Jackson Rathbone y Nick Thune. La película se estrena en Netflix el 3 de diciembre de 2021.

Las canciones que evocan nuestros recuerdos

En las fechas en la que estamos se hace raro encontrarnos una pelicula familiar en Netflix que no sea navideña, pero aún así La cinta de música parece una película idónea para esta época del año, una historia familiar que trata el el paso a la madurez pero sin llegar a ser en exceso melodramática. La directora Valerie Weiss no reinventa nada, pero consigue una película que funciona de maravilla y conmoverá a muchos espectadores.

La película nos lleva a la víspera del año 2000. Beverly Moody (Gemma Brooke Allen), una desgarbada huérfana de 12 años, descubre un casete roto en el que sus padres adolescentes grabaron canciones que les gustaban. Beverly se ha criado con su abuela Gail (Julie Bowen), quien también fue madre adolescente y a la que le resulta doloroso hablar de su difunta hija. Para Beverly, la cinta supone una oportunidad de conocer algo mejor a sus padres, y se propone encontrar todas esas canciones. Por el camino, se hace amiga de su peculiar vecina, Ellen (Audrey Hsieh); de Nicky (Olga Petsa), una chica dura e intimidante; y de Anti, el propietario de una tienda de discos declarado ‘antitodo’, que posee la clave para localizar las canciones… y para forjar un nuevo vínculo entre Gail y Beverly.

Personajes bien desarrollados a pesar de los clichés

Una historia como ésta suele estar plagada de personajes que repiten los mismos patrones y están repletos de clichés pero, para nuestra alegría, el guion de La cinta de música se ha esforzado en desarrollar muy bien las personalidades de cada uno de los personajes sin caer en los estereotipos que cabría esperar, viendo de forma sutil como progresan las distintas amistades y relaciones familiares, aunque alguna sea predecible, pero no como esperaríamos. En ningún momento se quiere huir de los sentimientos que rodean el dolor pero lo hace de forma tranquila y pausada, para que casi entren solos esos momentos sin necesidad de forzarlos, evitando que la película sea en exceso triste, aunque no por ello emocione.

Tanto las escenas más tristes y tiernas, como las más alegres, no funcionarían bien si no estuvieran bien escritas, pero también es necesario que el reparto sea capaz de transmitirlo todo sin melodramatismos, y ahí es donde entra en juego la importancia de la joven actriz principal, Gemma Brooke Allen, capaz de cargar sobre sus hombros con el peso de la película a pesar de estar acompañada de actores con amplia experiencia y múltiples galardones, como Julie Bowen. Allen es una actriz con un gran futuro capaz de transmitir el deseo de Beverly de conocer más sobre sus padres a la vez que muestra la inseguridad por lo que pueda descubrir mientras trata de encontrar su camino en la vida. Pero no solo Allen está impecable en su papel, sino que el trío principal de amigas consigue ofrecer grandes actuaciones y todas ellas son completamente creíbles.

Cabe destacar la presencia de la citada Julie Bowen, que sorprenderá a los fans de Modern Family con otro gran papel pero sin la bis cómica a la que nos tiene acostumbrados, retratando a una abuela con un gran dolor en su interior como consecuencia de lo que ha perdido, pero siendo capaz de mostrar como lo esconde ante su nieta. Junto a Bowen, en el reparto adulto también tenemos a Nick Thune como Anti, un personaje divertido con muy buenos diálogos sarcásticos.

La música como motor de la historia

Un miembro más del reparto bien podría ser la banda sonora, con canciones en su mayoría punk y rock de los 80, una banda sonora apropiada para contarnos sin palabras todo lo que necesitamos saber sobre los padres de Beverly, mientras que al mismo tiempo nos animan durante el visionado de la película. Con canciones como «I Got a Right» de Iggy and The Stooges o «I love you always forever» de Donna Lewis, la idea de descubrir a un ser querido perdido a través de las canciones que le gustaban es una idea que permite un gran lucimiento musical pero también encaja a la perfección con toda la historia.

La idea de enfocar la búsqueda de los recuerdos y conocer mejor a sus padres a través de la música es agradable, y es que casi todos habremos tenido la sensación de que la música es una forma perfecta de conectar con los demás, ya sea durante un concierto o compartiendo algunas canciones con amigos o la pareja.

La cinta de música tiene la esencia de las películas melodramáticas clásicas, dirigida a un público de todas las edades pero sin tratar a su audiencia como si fueran jóvenes que necesitan que les den todo hecho, destacando una impecable banda sonora que acompaña de maravilla a esta historia realmente encantadora y conmovedora sobre la pérdida y la amistad.


¿Qué te ha parecido la película?

La cinta de música

7

Puntuación

7.0/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: