Crítica de ‘Black and Blue‘: El problema racial visto desde la acción

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
Black and Blue

En Black and Blue, cuando una policía novata graba sin querer a unos agentes corruptos cometiendo un asesinato, la lealtad se pone a prueba cuando la persiguen para conseguir las imágenes. La nominada al Oscar Naomie Harris protagoniza este thriller de acción junto con Tyrese Gibson, Frank Grillo y Mike Colter. Dirigida por Deon Taylor con guion de Peter A. Dowling, completan el reparto Reid Scott, Beau Knapp, Nafessa Williams, James Moses Black, Carsyn Taylor y Lucky Johnson. La película se estrena en Netflix el 6 de octubre de 2021.

Una sociedad marcado por los colores

Alicia West es una policía novata que todavía está llena de ideales, pero no es fácil ser policía ni siquiera en tu antiguo vecindario. Cuando Alicia observa cómo un grupo de compañeros literalmente ejecuta al sobrino desarmado del líder de la banda local, se termina su esperanza de poder cambiar las cosas.

Durante toda la película tendrá que tratar de sobrevivir a una persecución, y el acoso que sufre se incrementa por las mentiras de los policías corruptos que niegan lo que realmente sucedió, no encontrando ni el apoyo entre sus antiguos vecinos porque ahora ella es “azul”, en referencia al color del uniforme de policía.

Black and Blue es una película que busca no dar tregua a su protagonista, pero tampoco al espectador, con grandes dosis de acción. Pero no solo quieren que se quede como una película más de acción, y desde el primer momento quieren dejar claro el problema racial que se vive en Estados Unidos, mostrando cómo una joven negra con una sudadera con capucha es detenida y acosada por una patrulla mientras corría por un barrio. Antes de que la situación se agrave, Alicia se identifica a sí misma como oficial de policía, pero no recibe disculpas de los oficiales de la patrulla blanca, marcando la pauta de lo que está por venir, mezclando el thriller de acción con todos los clichés que podamos imaginarnos.

Un reparto plagado de rostros conocidos

Naomi Harris no tiene nada que demostrar, dejando patente que es una gran actriz, aunque en esta ocasión su personaje tendría mucho más que contar y no la permiten sacar a la luz el pasado que tiene ni los motivos por los que está en el punto en el que nos la encontramos, perdiendo cierto realismo.

Frank Grillo y Tyrese Gibson completan el reparto principal. Grillo intenta sacar el máximo provecho de su papel, dando vida a un policía que se va al lado equivocado de la ley. Para un personaje secundario, no puede negarse que tiene tiene muchas escenas, y los fans de Grillo no verán con malos ojos su papel de chico malo. Mientras que Gibson tiene un papel del que se espera poco, pero realiza una buena y conmovedora interpretación de alguien que aún es capaz de abrir su mente, y demuestra tener una gran química con Harris, mostrando cómo puede surgir la confianza entre personas diferentes pero que luchan por algo en común.

El reparto se complementa con la presencia de Reid Scott como el compañero de West, Kevin Jennings, un policía que en todo momento presenta una gran ambigüedad, un personaje que es cuanto menos intrigante y con mucho peso en el desenlace de la historia.

Jugando con la fotografía y los colores

El mensaje más inspirador de Black and Blue es que nos presenta a alguien con el valor de cruzar la línea y defender lo que es justo, un mensaje muy poderoso que se transmite de manera convincente gracias, en parte, a la buena fotografía y montaje del que hace alarde, combinando localizaciones y lentes distintas para captar mejor la desesperación de una persona y toda una comunidad marcada por las injusticias, igual que un departamento de policía en el que reina la corrupción.

Las claustrofóbicas escenas de persecuciones son muy reales, con unas localizaciones muy bien seleccionadas para adentrar a la protagonista en estrechos pasillos que parecen no tener fin reforzando la sensación de tensión y peligro que siente esta novata con encuadres ajustados. Este trabajo impecable de fotografía es consecuencia del saber hacer de Dante Spinotti, quien ha optado por correr cámara en mano para poder ofrecernos un punto de vista inmersivo en esta persecución constante.

Cada personaje ve reflejada su forma de ser con una selección impecable de planos que ayudan a conocer mejor cómo es el interior de cada uno de ellos. Especial atención merece una escena nocturna plagada de grafitis en todas las paredes exteriores, cada uno de ellos centrado en los rostros y los ojos de diferentes personas, tratando metafóricamente los temas que trata la película y como siempre alguien está mirando. Estos murales resaltan con su color y luminosidad dotando de esperanza una escena en la que tanto el tono visual como narrativo es oscuro y siniestro, como si se tratara de la luz que siempre se puede encontrar en medio de la oscuridad.

A diferencia de lo que parecía que tendríamos en Black and Blue por lo que sugería inicialmente, no se siente que la película explore en profundidad o de más visibilidad a los problemas reales del racismo que existe en la policía estadounidense, lo que nos deja algo fríos, pero sí que ofrece buenas escenas de acción, unas interpretaciones solventes y una trama que nos permite estar atentos a la pantalla durante toda su duración y nos dará algo en lo que pensar (si es que todavía no hemos tenido suficiente con todo lo que se ve en las noticias).


¿Qué te ha parecido la película?

3/5 - (1 voto)

Black and Blue

6.5

Puntuación

6.5/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: