AMFF 2021. Crítica de ‘Louloute’: Un drama agrícola repleto de melancolía

Las críticas de David Pérez «Davicine» en el AMFF 2021:
Louloute

Empleando un sofisticado juego de flashbacks, la tercera película de Hubert Viel examina, desde una belleza plástica que evoca a los 16mm, la emocionante historia de una familia en la Francia rural de finales de los años 80. Louloute la protagoniza la gran Laure Calamy, última y flamante ganadora del premio César a la Mejor Actriz. Completan el reparto Alice Henri, Bruno Clairefond, Erika Sainte, Hannah Castel Chiche, Rémi Baranger, Anna Mihalcea, Pierre Perrier y Olivier Saladin. La película se proyecta en el AMFF 2021 y se puede ver a través de Filmin desde el 20 de agosto de 2021.

La crisis de la leche

Con motivo de la venta de la granja familiar, Louise rememora los recuerdos de su infancia. Veinte años atrás, ella era Louloute, una joven despreocupada y traviesa. Se abren entonces las puertas del pasado para una serie de avances y retrocesos en el tiempo a partir del año 1988; en una granja cuyos ruidos, olores (la leche, la mantequilla, los animales, el estiércol) y sucesos marcaron profundamente a Louise.

Hubert Viel se inspira para su tercer largometraje en el mundo rural de los años 80, aunque no precisamente por haber vivido de primera mano esta época en esas condiciones, dado que su familia era más acomodada. Louloute equilibra el drama agrícola con algo de fantasía para mostrarnos a través de flashbacks la crisis del precio de la leche con el padre de la protagonista como granjero perjudicado, y por tanto toda su familia afectada.

El problema que aquí vemos sigue siendo muy actual. Las grandes granjas con cientos de vacas son las únicas que pueden mantenerse, mientras que los granjeros de toda la vida, con una cantidad inferior de vacas, no pueden vender la leche a un precio digno que permita mantener su negocio.

Las cicatrices del pasado

A la hora de recrear esa etapa de la vida de la protagonista, en la que idolatraba a su padre y siempre quería estar con él (pero su padre no estaba precisamente de humor por todos los problemas económicos que pasaban), optan por presentarnos a Louloute (como la llaman en su casa) cuando ya vive sola, trabaja en una escuela, pero recuerda una y otra vez sus mejores y peores momentos en la granja familiar.

De forma realista vivimos las vivencias familiares gracias a la elección de un tono vintage casi cercano al documental, haciendo que sea más realista esta parte de la historia, como los problemas que nos cuentan. En contraposición, su vida presente está grabada de forma convencional, mostrando las secuelas de una infancia marcada por un trauma difícil de superar.

Quizás todo el peso dramático e importancia de la historia recae en el pasado, pero es igual de importante la forma de mostrarnos la actualidad, viendo la incapacidad que tiene Louise para afrontar ciertos problemas y la importancia que aún tiene su familia, y así nos damos cuenta de cómo el pasado puede seguir muy presente en nuestras vidas.

Una vida de altibajos

La mayor parte de la película se centra en los 80, donde esta mujer angustiada y deprimida nos muestra sus momentos más divertidos, pero también los trágicos instantes que tuvo que padecer, acompañando a esta niña hacia la madurez forzada por el desastre. Puede que no hubiera hecho falta mostrarnos su momento actual, rompiendo en parte el ritmo de los flashbacks, pero ayudan a reforzar las consecuencias de sus experiencias pasadas.

Por desgracia, Louloute no es que aporte demasiado al cine de este género, y no son pocas las películas recientes en las que acompañamos a los protagonistas durante un verano de los 80 o 90, o una etapa de su infancia donde, claramente, vivieron lo que les marcó para su edad adulta. Y es por eso que no sorprende nada la historia que nos cuentan, bastante larga y extendida, con escenas excesivamente estiradas hasta la saciedad, mientras que tampoco nos lleva a un final no predecible, dado que desde el principio somos capaces de saber cuál será el acontecimiento que marcará la vida de Louloute.

Un reparto natural y repleto de frescura

Aún así, cabe destacar la frescura y naturalidad de la joven protagonista, interpretada por Alice Henri, siendo el motor de la historia y cuya interpretación tan dolorosa a la par que tierna es lo que nos hace querer conocer más de su malhumorado y soñador personaje. Ella es capaz de mostrarnos la compleja relación con su madre, los enfrentamientos típicos con sus hermanos, pero también el amor que siente hacia su padre.

Los padres son los otros protagonistas principales de la historia, más aún que la versión adulta de Louloute, dos personajes interpretados por Laure Calamy y Bruno Clairefond que no están tan presentes en pantalla pero son desarrollados de forma compleja y equilibrada, sintiendo en todo momento que reaccionan como lo harían los padres de esa época, e intentando entrar en la cabeza de sus hijos como se haría en la realidad.

Louloute es un drama agrícola que hace las veces de recordatorio de la crisis que aún sufren los ganaderos y granjeros, con una tierna y entrañable historia a la que solo le falta algo de dinamismo pero que se compensa con un reparto muy convincente.


¿Qué te ha parecido la película?

3/5 - (1 voto)

Louloute

6

Puntuación

6.0/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: