Crítica de ‘Post mortem: Nadie muere en Skarnes‘: Humor negro a borbotones

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
Post mortem: Nadie muere en Skarnes

Ha vuelto de entre los muertos y tiene sed de sangre. Entre tanto, más clientes le vendrían a la funeraria de su familia como agua de mayo. ¿Oportunidad a la vista? Post mortem: Nadie muere en Skarnes es una comedia de humor negro dirigida por Harald Zwart y Petter Holmsen, y protagonizada por Kathrine Thorborg Johansen, Elias Holmen Sørensen y André Sørum. La serie se estrena en Netflix el 25 de agosto de 2021.

Entre muertos anda el juego

Post mortem: Nadie muere en Skarnes es una serie noruega que combina comedia, drama y una pizca de terror con una historia relativamente sencilla que podríamos simplificar como una historia de vampiros moderna. En ella, Live Hallangen es declarada muerta. Al cabo de unas horas, se despierta en la mesa de autopsias con un hambre voraz. Entretanto, su hermano Odd intenta mantener a flote la funeraria familiar. Es una misión imposible, pues en el pueblo noruego de Skarnes apenas muere gente. Live tiene que aprender a controlar su nueva naturaleza depredadora y decidir si está dispuesta a sacrificar vidas para sobrevivir, lo que —irónicamente— también beneficiaría a la empresa familiar

Aunque la serie está plagada de humor negro, tiene momentos serios cuando trata el vampirismo de su protagonista, sin tratar la tradición vampírica tal y como la conocemos: no hay respeto por el sol, las cruces o los ajos, y en vez de ver colmillos, cuando tienen ganas de sangre los ojos se tornan color verde esmeralda.

Ese es el aspecto más destacado de Post mortem: Nadie muere en Skarnes, pues en vez de seguir la línea habitual de las historias de vampiros, en las que vemos al vampiro disfrutar de la sangre mientras va descubriendo sus nuevas habilidades, Live está más asustada y confundida que emocionada. Sabe que tiene sed de sangre, y que necesita matar para conseguirla, pero no se siente bien con ello.

Los guionistas parece que también querían introducir en la serie algo de misterio, pero ciertamente no parece que se hayan esmerado demasiado pues sabemos casi desde el principio quién es el culpable de matar a Live al inicio de la serie, aunque ello no implica que la serie no enganche gracias a sus dosis de humor y drama.

La mezcla de géneros puede que no consiga un equilibro tonal, salvo en algún episodio esporádico, pero sí que se apoya lo suficientemente bien en el humor negro como para que tenga el impacto necesario en el espectador que busca algo diferente en el catálogo de la plataforma.

Dos hermanos y un destino

Live es la protagonista principal, y sobre la que gira toda la serie, pero hay otras subtramas que también apoyan el drama, como la historia de su hermano Odd intentando sacar adelante una funeraria cargada de deudas y con una falta de muertos en el pueblo que evita vea esperanza para reflotar su negocio.

La ironía viene de los asesinatos que lleva a cabo a su hermana, que bien podrían sustentar su funeraria, pero Live los oculta para evitar que se cierre el cerco sobre ella y la policía la detenga, motivo por el que el destino común de ambos bien podría estar enlazado y resuelto, pero no es tan fácil como parece.

Tanto Live como Odd son personajes agradables y divertidos, interpretados Kathrine Thorborg Johansen y Elias Holmen Sørensen, respectivamente, y en ellos se apoya la serie al completo. Consiguen dotar de dramatismo la historia, pero también sacan más de una sonrisa gracias a las surrealistas situaciones a las que se enfrentan. Kathrine es todo un acierto a la hora de interpretar a esta chica que trata desesperadamente de mantener en secreto su recién despertado vampirismo de sus familiares y amigos, una combinación perfecta de confusión y terror, aunque Elias no se queda atrás y está absolutamente asombroso.

Kim Fairchild como Judith también consigue momentos memorables como una policía que tiene claro que no todo lo que rodea a esta familia parece tan «legal» como lo pintan, y busca desesperadamente respuestas alrededor de todo lo que no encaja a su manera de ver las muertes y desapariciones de este tranquilo pueblo. Solo con sus expresiones faciales ya es capaz de hacernos reír, pero sus diálogos también son francamente divertidos.

Post mortem: Nadie muere en Skarnes es una serie correcta, que si bien no es tan impactante como otras series que giran alrededor de los vampiros, como Lo que hacemos en las sombras, si consigue destacar como comedia negra y gestiona con acierto la fusión de ambos géneros dando forma a una serie diferente y de fácil visionado. Con suerte, tendrá más temporadas pues la historia tiene mucho que explorar todavía.


Listado de episodios de ‘Post mortem: Nadie muere en Skarnes’

La primera temporada de Post mortem: Nadie muere en Skarnes está compuesta por seis capítulos de 44-47 minutos cada uno.

Episodio 1. Post Mortem

Es un día como otro cualquiera en esta pequeña localidad noruega… hasta que alguien encuentra una chica muerta en un campo. Pero las cosas no son lo que parecen.

Episodio 2. Condolencias

Mientras la policía investiga otra muerte, a Live le cuesta adaptarse a su segunda oportunidad en la vida. Mientras tanto, la presión empieza a abrumar a Odd.

Episodio 3. En nombre de la familia

Acorralada, Live se esconde debajo de la cama. La cita a ciegas de Reinert con la sobrina de Judith da un giro inesperado. El negocio de Odd remonta.

Episodio 4. Un velatorio

Mientras Odd pone a prueba su talento para las ventas, Live trata de encontrar la forma de destruir una prueba. Judith sale en busca de Reinert, que ha desaparecido.

Episodio 5. Bautismo de fuego

El doctor Sverre le ofrece una explicación a Live. Odd consigue nuevos clientes, pero el negocio tiene truco. Judith empieza a actuar para corroborar sus sospechas.

Episodio 6. Rigor mortis

Para compensar por todas las malas acciones, Live y Reinert tratan de hacer algo bueno. Odd lidia con un dilema moral. Judith aumenta la presión.


¿Qué te ha parecido la serie?

4.1/5 - (19 votos)

Post mortem: Nadie muere en Skarnes

6.5

Puntuación

6.5/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: