Crítica de ‘Fondeados‘: Risas entre startups y criptomonedas

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
Fondeados

En Fondeados, dos amigotes milenial se pillan un colocón y presentan una idea para una aplicación de justicia social que recauda millones. Ahora solo tienen que llevarla a la práctica. Dirigida y escrita por Marcos Bucay, esta comedia mexicana cuenta en su reparto con Ricardo Polanco, Aldo Escalante, Natalia Téllez, SeoJu Park, y María Chacón. La película se estrena en Netflix el 23 de julio de 2021.

Las «buenas» ideas surgen cuando menos te lo esperas

La premisa de esta película tiene todos los ingredientes de una comedia clásica. En plena borrachera, dos milenials emprendedores en paro publican una campaña de micromecenazgo para una aplicación revolucionaria. Cuando la aplicación se hace muy popular y recaudan por accidente millones de dólares, tienen que ponerse manos a la obra… y programarla de verdad.

El director y guionista Marcos Bucay tiene una amplia carrera en televisión, en especial como guionista, y ha conseguido llevar su estilo al largometraje de forma que pueda llegar a un público mayoritario. Normalmente las comedias que se hacen para televisión no siempre encajan bien con los espectadores de fuera del país en el que se han rodado, pero en esta ocasión Fondeados es capaz de hacer reir a espectadores de cualquier zona del mundo, aunque algunas expresiones tengamos que buscar en internet para saber a lo que se refieren exactamente.

Si algo cabe destacar de Fondeados es que consigue mantener un equilibrio perfecto entre la comedia tontorrona repleta de gags y una crítica incisiva del mal uso que se da a la tecnología cuando se piensa en lo individual y no en lo colectivo. Con una trama que no parecía pudiera sorprender, la película nos saca más de una carcajada gracias a un grupo de personajes plagados de clichés pero interpretados con soltura y una gran bis cómica por el reparto elegido.

En busca del Like perdido

La idea de la película está en sintonía con nuestro tiempo. Vivimos en una época en la que parece que si empiezas un negocio tiene que ser una startup, que si no tienes una criptomoneda propia no eres nadie en el mundo de la tecnología, y las aplicaciones llevan a una fama millonaria a sus creadores, que viven a base de postureo, rodeados de gurús y entrenadores que avergüenzan a cualquiera. Un momento en el que es muy fácil lograr el éxito de forma rápida, pero igual de rápido puedes perderlo. Todo lo que nos cuentan, por desgracia, es muy real, y lo hacen de la mejor forma que saben, desde el humor, para que veamos lo ridículo que suenan algunas teorías y cómo no podemos desprendernos de la importancia del Like en nuestras vidas.

Sorprendentemente, la película también introduce otros temas muy interesantes en su historia, como la vergüenza corporal, la masculinidad tóxica o las diferentes formas de narcisismo, pero dada su duración y el ritmo al que nos cuenta todo, no consigue abordar ninguno de esos temas, que quedan tan sólo incorporados a la trama dejando un poco de poso en nosotros entre gag y gag.

Hay contadas excepciones en las que las comedias tienen un buen nivel técnico y estético, pues lo normal es que, salvo macroproducciones, los efectos especiales y el montaje de una comedia no sean excesivamente llamativos, pero en esta ocasión es de agradecer el esfuerzo realizado para que el guion esté acompañado perfectamente por una estética idónea para aportar ritmo a la historia pero también para acercarnos esa tecnología que rodea a los protagonistas. 

Gran química entre ceros y unos

Una comedia se sustenta por sus diálogos, pero aún más por un buen reparto, y en Fondeados tenemos en conjunto de actores que consiguen empatizar fácilmente con nosotros, en el que ninguno desentona y todos son capaces de aportar a la trama pero también al humor, con detalles que nos hacen sonreir y con gags que nos sacan verdaderas carcajadas. Claramente hay que destacar el duo formado por Aldo Escalante y Ricardo Polanco como Polo y Blas, dos aspirantes a emprendedores, influenciados por Jobs-Wozniak, con una gran química que nos permite creer en la idiosincrasia y la amistad que les hace cambiar según van cometiendo deslices de forma realista. Tanto Polo como Blas van de un extremo a otro tomando decisiones ridículas que los perjudican casi siempre. Bucay escribió el guion de la película para sacar nuestras risas enfrentando las personalidades de ambos personajes: mientras uno quiere ganar dinero y relajarse con su expreso favorito, el otro quiere ser un auténtico gurú del mundo tecnológico. También debemos destacar a Fabrizio Santini como un fumeta e influencer que alcanzó la fama con una aplicación de entrega de medicamentos.

En el apartado femenino, Maria Chachón aporta humor al recrear a una joven obsesionada por la salud y el deporte, que lo lleva al extremo, mientras que la encantadora Natalia Téllez es quien pone los pies en la tierra y aporta algo de cabeza a toda esta historia, un auténtico soplo de aire fresco para la película.

Fondeados es una mirada divertida e irreverente de la generación actual y a la vez sirve de crítica mordaz a la importancia que damos a nuestra propia visibilidad, la búsqueda de Likes y, lo que es peor, al alarde de los esfuerzos filantrópicos de uno mismo, sin olvidarse de atacar a otros temas de radiante actualidad como las start-ups, los influencers de cualquier tema y las criptomonedas.


¿Qué te ha parecido la película?

2.9/5 - (11 votos)

Fondeados

6.5

Puntuación

6.5/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: