24 FESTIVAL DE MÁLAGA. 15 horas, Hombre muerto no sabe vivir y Años Luz

Cobertura realizada por Daniel Farriol:
24 Festival de Málaga 2021


No es cine todo lo que reluce
 se ha desplazado hasta el 24 Festival de Málaga 2021. Cada día os contaremos nuestras primeras impresiones sobre todas las películas que tengamos la oportunidad de ver, así como todas las cosas interesantes que sucedan en esta gran semana dedicada al cine español y latinoamericano. Hoy os hablamos de las películas: 15 horas, Hombre muerto no sabe vivir y Años luz.

 


15 horas
15 horas

Dirigida por: Judith Colell
Intérpretes: Sterlyn Ramírez, Marc Clotet, Félix Germán, Lidia Ariza, Stephany Liriano
País: República Dominicana
Sección
 Oficial

Sinopsis: La música los unió. Aura, solista en la sección de primeros violines y Manuel, el director de orquesta de moda. Son el matrimonio más envidiado del país. Artistas, famosos y ricos. Su relación esconde un secreto inconfesable. Él la maltrata, algo que ella ha ocultado durante demasiado tiempo.

Nuestra opinión: 15 horas es la desgarradora historia contada en primera persona de una mujer maltratada que decide decir basta. Acompañaremos desde entonces a esa mujer en un trayecto por el miedo, la incertidumbre y el aislamiento. Sterlyn Ramírez interpreta a alguien que ha vivido anulada por su marido durante demasiado tiempo, soportando en silencio y soledad ese maltrato físico y psicológico por miedo y porque tienen una hija en común. Su marido es un director de orquesta reconocido mundialmente y que está bien considerado incluso por la familia y amigos de la chica. Nadie ha sospechado nunca que en el ámbito doméstico se convierte en un monstruo machista y manipulador. La directora catalana, Judith Colell, filma con gran sobriedad esta historia, centrándose en el desamparo institucional y social al que se ve sometido la mujer cuando decide denunciar y huir de ese infierno para adentrarse en otro.

Colell no deja títere con cabeza. Su denuncia de la lacra del machismo se extiende más allá de la culpabilidad del agresor para retratar como cómplices silenciosos a las instituciones policiales, religiosas y familiares con su falta de tacto y sensibilidad para afrontar estos temas. La cultura de la culpabilización de la víctima. 15 horas no es un drama social al uso y evita caer en los tópicos en su puesta en escena. La realización es elegante en lo estético y en algunos momentos utiliza el recurso del thriller para aumentar las dosis de asfixia en el espectador como en la secuencia donde la protagonista se queda tirada con un coche en mitad de un barrio conflictivo. Eso sirve también para asumir nuestra mirada prejuiciosa sobre el aspecto y procedencia de las personas. 15 horas es un alegato feminista contundente y una bofetada de advertencia a todo aquél que mira hacia otro lado, pero también una película formalmente brillante que te deja sin respiración como ya hiciera la directora con Elisa K la cual co-dirigió con Jordi Cadena. Lo mejor que hemos visto hasta el momento en el 24 Festival de Málaga 2021.

 


Hombre muerto no sabe vivir
Hombre muerto no sabe vivir

Dirigida por: Ezekiel Montes
Intérpretes: Antonio Dechent, Rubén Ochandiano, Elena Martínez, Jesús Castro, Paco Tous, Nancho Novo, Manolo Caro, Juan Fernández
País: España
Sección
Oficial

Sinopsis: Tano ha trabajado toda su vida para Manuel, un empresario de la construcción que en épocas mejores controló toda la ciudad. Ahora, ya en la vejez, Tano ve cómo Manuel no puede llevar la empresa, y toda la estructura se enfrenta a un cambio generacional, a nueva gente, nuevos negocios, nueva forma de llevar la empresa… pero la misma violencia de siempre.

Nuestra opinión: Hombre muerto no sabe vivir ha tenido una recepción muy dispar en Málaga. Yo tengo que reconocer que me lo he pasado pipa. Ezequiel Montes se lanza de forma valiente a dirigir cine negro con acento andaluz e influencia del thriller coreano. Violenta, sangrienta, excesiva y, también, tópica, la historia implica a estereotipos del género de mafiosos en una trama donde la traición y la venganza caminan en paralelo. No era fácil meterse en un proyecto así, lleno de persecuciones, tiroteos y secuencias de acción, saliendo airoso del desafío. Montes, pese a sus evidentes fallos e imperfecciones, logra un producto estimable y bien acabado con un Rubén Ochandiano desatado como antagonista de un sobrio Antonio Dechent. En el resto del reparto encontramos de todo, muchos actores de prestigio y algunos otros que no están a la altura como Jesús Castro (la escena del barco tira por tierra la credibilidad conseguida hasta entonces) o que simplemente parecen tener poca experiencia.

Que sí, que el argumento de la película nos lo sabemos de memoria. Que sí, que hay escenas con cierto tono de amateurismo que tiran para atrás y sobran 10-15 minutillos de metraje. Sin embargo, en general, hay que poner en valor que la acción se construye con oficio y las escenas más complejas están bastante bien coreografiadas. De soslayo se habla sobre la ética perdida en el mundo criminal, sobre como las nuevas generaciones no tienen ningún respeto por los imperios construidos por sus padres. La deslealtad, las ansias de poder y las diferencias culturales existentes entre los distintos colectivos, son temas capitales dentro del argumento. Por otro lado, la brutalidad excesiva y la violencia de cómic de algunos momentos hace que no sea necesario tomarse tan en serio todo, aquí se viene a disfrutar como haríamos con cualquier thriller coreano mientras devoramos nuestras palomitas. Prefiero mil veces una película como esta que esos dramones de aureola autoral en los que no sucede nada. Así que yo aplaudo la película de Montes.


Años luz
Años luz

Dirigida por: Joaquin Mauad
Intérpretes: Gabriela Freire, Federico Repetto, Virginia Farías, Antonio Di Matteo, Adriana Ardoguein, Lis Motta
País: Uruguay
Sección Oficial

Sinopsis: Mateo, Belén y María José son tres hermanos que estando distanciados se reencuentran para concretar la venta de la casa donde vivieron su niñez y adolescencia. Con este objetivo emprenden viaje hacia su pueblo natal, pero la carretera les pondrá obstáculos y señales que los llevarán a encontrarse con sus propios conflictos y resolver sus problemas familiares. ¿Lo conseguirán?

Nuestra opinión: Lo primero que puedo decir de Años luz es que no me pareció demasiada buena idea programarla a las 16:00. Escrita y dirigida por el argentino Joaquin Mauad, esta road movie contemplativa se centra en tres hermanos que deben compartir un viaje que les servirá para reencontrarse con sus propios demonios del pasado para recuperar la marchita relación que tienen en la actualidad. El filme es tan correcto como aburrido. Esta producción uruguaya cae en algunos de los defectos del peor cine argentino. La historia avanza con la misma lentitud en que se desarrollan sus personajes, nunca llegan a interesarnos lo suficiente como para que nos importe realmente hacia dónde se dirigen.

Años luz no cuenta nada que no hayamos visto antes mil veces. El formato de película de carretera para describir un viaje físico y al mismo tiempo emocional, es un recurso tan viejo como el propio subgénero de las road movies. El resto queda reducido a unos conflictos familiares insuficientes y algunas reacciones poco comprensibles para darle ciertos toques de humor que aligeren el tono sombrío y solemne que posee el resto de la acción. Provocó bastantes siestas improvisadas en las butacas del Teatro Cervantes. Y, cómo cada año, todos nos preguntamos si no hay otro estilo de cine latinoamericano que traer al Festival. Repetir siempre la misma fórmula cansa.

 


24 Festival de Málaga

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: