Crítica de ‘La diosa fortuna’: ¿Cambia el amor con el paso de los años?

Las críticas de David Pérez “Davicine”:
La diosa fortuna

De la mano de Karma Films llega a los cines de España La diosa fortuna, último trabajo del cineasta Ferzan Ozpetek, director y guionista de títulos de referencia como Hamam, el baño turco (1997), El Último Harén (2001), El Hada Ignorante (2003) o Tengo algo que deciros (2010), entre otros.

La película arrasó en la taquilla italiana en su estreno comercial en cines a principios de 2020 superando el millón de espectadores en pocas semanas y convirtiéndose en un nuevo éxito en la filmografía del multipremiado cineasta turco, algo lógico pues tiene todos los ingredientes para ser un éxito, y con ella Ozpetek vuelve a adentrarse en el mundo de las relaciones de pareja tan característica de su cine.

A diferencia de sus anteriores películas en las que la acción se desarrolla en los comienzos de la relación amorosa, el cineasta avanza en el tiempo situándonos en el momento en que la pasión desaparece dando paso a nuevos sentimientos. Con unos secundarios con tintes almodovarianos, combinando drama y comedia con los paisajes romanos y sicilianos y rodeándose de reconocidos rostros del panorama interpretativo actual italiano, Ferzan Ozpetek ahonda en temas como la crisis de pareja, la paternidad o la transformación de los sentimientos con el paso del tiempo.

En La diosa fortuna, Arturo (Stefano Accorsi) y Alessandro (Edoardo Leo) están juntos desde hace quince años. Aunque su amor y su pasión han creado un importante vínculo entre los dos, su relación está en crisis desde hace un tiempo. Pero la repentina llegada a casa de los hijos de Annamaria (Jasmine Trinca), la mejor amiga de Alessandro, dará un giro inesperado a su aburrida rutina.

No se puede negar que Ferzan Ozpetek es, junto a Pedro Almodóvar y Xavier Dolan, por citar algunos, uno de los grandes narradores de historias del mundo gay, pues podríamos decir que casi toda su filmografía nos presenta tramas donde la homosexualidad masculina tiene mucho peso, y La diosa fortuna no es una excepción.

Stefano Accorsi y Edoardo Leo dan vida a una pareja homosexual con muchos años a sus espaldas de relación, y consiguen mantener una química impresionante durante todo el metraje, pasando del amor a los celos, y de la seducción al odio, con gran credibilidad. Su historia de amor podría ser la de cualquiera, y nos la presentan con gran sensibilidad pero también con toques de humor. Accorsi es un conocido actor de teatro antes de hacer la transición al cine, y es el polo opuesto de su pareja, un académico fallido que anhela hacer algo más con su vida pero finalmente ha quedado relegado a quedarse en casa mientras su compañero sentimental trabaja. Por su parte, Edoardo Leo, conocido en Italia por sus roles de actor, director y guionista de cine, interpreta a un fontanero seguro de sí mismo, con un aspecto algo rudo pero con una gran sensibilidad que acabará poniéndose a prueba.

El trio “amoroso” lo completa Jasmine Trinca como Annamaria, una amiga de la infancia de Alessandro, madre de espíritu libre y siempre alegre y rebelde, quien deja a sus dos hijos de padres diferentes a cargo de la pareja protagonista. Un personaje optimista y un auténtico terremoto, que sirve de punto de inflexión en la relación de Arturo y Alessandro, y provoca en ellos los primeros miedos y dudas sobre la estabilidad de su relación.

Completan el reparto la polivalente Serra Yilmaz y la actriz transgénero Cristina Bugatty, junto a Filippo Nigro y Pia Lanciotti como una pareja que se vuelve a enamorar cada día. Y no podemos olvidarnos de las completas interpretaciones de los hijos de Annamaria, Martina y Sandro, interpretados por Sara Ciocca y Edoardo Brandi, respectivamente, que luchan para entrar en la dinámica de su nuevo entorno familiar y nos muestran el punto de vista más inocente dentro de esta vorágine de sentimientos.

La música juega un papel importante, y al frente de la partitura tenemos a Pasquale Catalano, quien colaboró ya con el director en anteriores trabajos, aunque no podemos dejar de citar la relevancia de la voz de Mina en la vida de los protagonistas.

Los italianos son perfectos a la hora de llevar el romance al cine, y aunque los decorados y la ambientación ayude, La diosa fortuna se sustenta especialmente en grandes actores que son capaces de hacernos partícipes de sus historias de amor. Sin duda alguna, y aunque suene a topicazo de póster promocional, estamos ante la comedia romántica italiana de la temporada.


¿Qué te ha parecido la película?

7

Puntuación

7.0/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: