Crítica de ‘Vengadores: Endgame’: Un brillante final para una era

Las críticas de David Pérez “Davicine”:
Vengadores: Endgame

Pues sí, ya ha pasado un tiempo prudencial para que los fans de Marvel vayan al cine a ver la última aventura de Vengadores, e incluso los directores, los hermanos Russo, han dado vía libre para poder hablar de la película y destriparla… y eso es lo que teníamos ganas de hacer.

Vengadores: Endgame cuenta tantas cosas, y todas ellas tan importantes, que hacer una crítica sin spoilers sería tan sencillo como decir: “Increíble”, “La mejor película de superhéroes de la historia”, “El cierre perfecto a más de 10 años de aventuras”,… pero está claro que hay muchas escenas clave que nos gustaría comentar, y muchas historias abiertas (y cerradas) de las que queremos compartir nuestra opinión, así que ha llegado el momento.

Esta nueva aventura finaliza la historia de los superhéroes más populares del planeta que nos presentaron hace diez años en los cines, continuando los fatídicos acontecimientos de Vengadores: Infinity War, que nos trajo a la pantalla el enfrentamiento definitivo y más sangriento de todos los tiempos. Los Vengadores y sus superhéroes tuvieron que estar dispuestos a sacrificar todo en un intento de derrotar al poderoso Thanos, antes de que sus planes de devastación y ruina pusieran fin al universo. Ahora, en Vengadores: Endgame tienen que reagruparse y unir de nuevo fuerzas para plantar cara a Thanos tras reponerse de la devastación provocada por el chasquido del Guantelete del Infinito.

La película arranca sin sus pertinentes créditos, sino que optan por dar impacto en el espectador desde el primer momento, pues tanto inicio como final de Vengadores: Endgame vienen marcados por momentos de tranquilidad. Un precioso campo rural, un héroe disfrutando de un momento familiar, y una pérdida devastadora similar a la sufrida por la mitad de la galaxia derivada de los acontecimientos de Vengadores: Infinity War. Un héroe llora una gran pérdida al inicio, y todos lloran la pérdida de otro héroe al final, se cierra un ciclo en el Universo Cinematográfico de Marvel.

Entre ambas escenas relajadas tenemos una historia épica que va más allá del espacio y el tiempo, pero curiosamente también hay mucho tiempo para la reflexión, y han sabido otorgar a la película un punto íntimo con el cual podamos empatizar con el dolor de cada protagonista, y entender los motivos que nos llevan hasta el desenlace de todos ellos. No faltan las batallas, pero quizás no sean lo más importante de esta película, siendo una prueba de cuán involucrados estamos con estos personajes, pues no nos importa no ver tanta pirotécnica, e igualmente el tiempo se nos pasa volando.

El prólogo nos muestra la vida hogareña de Clint Barton (Jeremy Renner), conocido como Ojo de Halcón, y que tras ver desvanecerse a su familia acaba convirtiéndose en Ronin. Una manera perfecta de conectar el final de Infinity War con el inicio de esta aventura, marcada por el dolor y la pérdida. Por si no tuviéramos suficiente dolor, nos llevan del campo al espacio profundo, donde Tony Stark (Robert Downey Jr.) y Nebula nos ofrecen otro momento íntimo y marcado también por el miedo a la pérdida y la devastación, y, aunque no sea una película de autor ni un drama, Vengadores: Endgame es un viaje emocional para sus héroes, sobre todo para Stark y Thor (Chris Hemsworth), aunque éste último aporte algo de humor.

Los Vengadores, o al menos los que quedaron en pie tras el chasquido de Thanos, comienzan esta aventura con la intención de vengarse del “villano” y deshacer las consecuencias provocadas con el Guantalete del Infinito, aunque sorprendentemente encuentran rápidamente a Thanos y se lo cargan, lo que rompe los esquemas del espectador, y replantea toda la historia de una forma muy distinta a como muchos pensábamos que sería. Despachar a Thanos tan pronto es una maniobra audaz por parte de los directores, y es el giro más atrevido de la película. Sí, efectivamente aún queda resolver el tema de la muerte del 50% de los seres vivos, pero sin la venganza de por medio, y con la cabeza mucho más centrada en resolver de forma científica el problemón, con muchos momentos que ya cumplen con lo que los fans esperaban, para no molestar a nadie, y satisfacer a una gran mayoría.

Los fans de los Vengadores originales no podemos tener quejas: Iron Man, Capitán América (Chris Evans), Thor, Viuda Negra (Scarlet Johansson), Hulk / Bruce Banner (Mark Ruffalo) y Ojo de Halcón están al frente y en el centro de todo lo que sucede, siendo quienes toman las decisiones más importantes que les llevan en muchos casos a remontarse a sus primeras apariciones en pantalla. También juegan roles importantes Ant-Man (Paul Rudd) y Nebula (Karen Gillan).

La idea de enfrentar a estos superhéroes a un problema contra el cual sus superpoderes son casi irrelevantes es algo rompedor y que nos permite empatizar mucho más con ellos. Con Thanos desaparecido, como Steve señala: “El mundo está en nuestras manos … Tenemos que hacer algo con él”, y es que es la fuerza de su carácter, no sus poderes, lo que cuenta. Pero no todos piensan con el cerebro, y para Thor y Ronin solo existe la venganza y la violencia, pero ambas cosas no traen la paz, y es que en el mundo real no hay soluciones fáciles.

Los hermanos Russo dedican una gran cantidad de tiempo para convencer a los héroes de que vale la pena intentar la misión de viajar en el tiempo, una habilidad que está más allá del alcance de la ciencia moderna, y que incluso podría haber sido calificada como un superpoder entre las habilidades del Doctor Extraño, pero éste fue una de las víctimas en Infinity War. Pero claro, ya el Doctor, antes de entregar su Piedra del Infinito, se proyectó a sí mismo para ver todos los posibles resultados de la batalla, informando que de esos 14 millones de futuros posibles, sólo uno tenía como resultado la victoria sobre Thanos, y si ya han acabado con Thanos martillo en mano, cómo no van a intentar arreglar el otro problemilla, aunque para eso tengamos que ver un flash-forward de cinco años, que permite cambios significativos y, en algunos casos, divertidos en Iron Man, Hulk y Thor.

Y es en este punto en el que hay que destacar a Thor, a quienes muchos adoraban por su espectacular físico y humor, y ahora se ha vuelto tosco y arisco por los golpes de la vida, pero también ha perdido su trabajado cuerpo de gimnasio, siendo el eje central del humor sobre el personaje, y necesitando muchos de nosotros ahora un spin-off de este Thor con exceso de peso que tan buenos momentos ofrece en pantalla. Confiemos que la tercera entrega de Guardianes de la Galaxia, ya en preparación, y con la casi segura presencia de Thor tras el desenlace de Endgame, nos traiga lo mejor de este personaje.

La idea de movernos en el tiempo con los superhéroes protagonistas nos permite rememorar grandes momentos de este Universo Cinematografico, ver desde otras perspectivas algunos acontecimientos, y recuperar a algunos personajes que ya no estaban con nosotros. Y está claro que alterar el pasado con los viajes en el tiempo siempre ha supuesto un problema en muchos espectadores, pues abre debates sobre los hilos temporales y lo que puede y no puede cambiar en nuestro tiempo, pero eso lo saben los guionistas e incluso juegan y bromean con ello. Ahora bien, aquí lo que queremos es un auténtico homenaje y con esa excusa lo tenemos.

Tanto viaje en el tiempo hace que se modifiquen muchos momentos del pasado, se resuelvan cosas, y de paso a un gran momento de alegría para los fans, pues recuperan a todos sus superhéroes, y de regalo nos deleitan con una épica batalla entre todos los Vengadores conocidos, ayudados por todos los secundarios de todas las películas anteriores, plantando cara a Thanos y su ejercito. Un colofón final para deleite del espectador ansioso de seguir comiendo palomitas mientras hay un espectáculo pirotécnico en pantalla, y que da paso al momento más emotivo de la película, convirtiéndose en una montaña rusa de emociones.

Después de 11 años y 22 películas, el universo Cinematográfico de Marvel ha llegado a un punto de inflexión. El MCU comenzaba con Downey dando vida a Tony Stark/Iron Man, y Vengadores: Endgame cierra el círculo con el último aliento de Stark. Ya sabíamos que el actor no estaba por la labor de continuar interpretando este personaje durante años, y que Marvel quería hacer un lavado de cara en la fase 4, por lo que no nos ha cogido por sorpresa la despedida a este personaje, pero eso no ha impedido que nos emocionemos. De la misma forma, Chris Evans también se despide de Steve Rogers/Capitán América, o al menos en el tiempo presente, cediendo el testigo de una forma mucho más clara que la que nos ofrece Stark, mientras que otros personajes nos dejan y parece que sólo los podremos recuperar a través de precuelas, pues ni las Gemas pueden ya traerlos de vuelta.

Vengadores: Endgame es una celebración de todo lo que hemos visto antes de estas 3 horas de inmersión y emoción al servicio de los fans, repleta de referencias a las películas anteriores y a los cómics, sin perder el humor y la conexión emocional de la franquicia. El cierre que se merecían estas 3 primeras fases, y un inicio a un nuevo mundo de superhéroes ansiosos por conseguir sus propios fans.


¿Qué te ha parecido la película?

Crítica de ‘Vengadores: Endgame’: Un brillante final para una era
4.8 (96.67%) 6 vote[s]

8.5

Puntuación

8.5/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Un comentario sobre “Crítica de ‘Vengadores: Endgame’: Un brillante final para una era

  • el 14 junio, 2019 a las 22:59
    Permalink

    No me hizo mucha gracia el final de esta peli, aunque he de decir que fue mucho más emocionante que Infinity War

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: