62 SEMINCI. Sección Oficial: Crítica de ‘Daha (Más)’: ¿Los monstruos nacen o se hacen?

Las críticas de David Pérez “Davicine” en la 62 SEMINCI:
Daha (Más)

Onur Saylak es un conocido actor turco que da el salto a la dirección de largometrajes con Daha, adaptando para la ocasión la novela homónima de Hakan Günday.

Daha nos presenta a Gaza (Hayat Van Eck), un joven de 14 años que vive en la costa turca del mar Egeo. Junto a su autoritario padre, Ahad (Ahmet Mümtaz Taylan), colabora en el tráfico de refugiados hacia Europa proporcionándoles alojamiento temporal y un escueto sustento hasta que inician su travesía. Sueña con dejar atrás esta vida de delincuencia, pero no puede impedir caer en un universo de inmoralidad, explotación y sufrimiento humano. 

El texto de Günday, como otros libros de esta temática, contiene escenas difíciles de mostrar en el cine, siendo muy duro y directo en lo que narra, de lo cual se aleja la adaptación, pero sí que cuenta una historia actual a través de los problemas filosóficos más básicos, tanto políticos como del propio hombre. En vez de centrarse en el drama del tráfico de personas y la inmigración, y dotar a la película de un aire más documentalista, o quizás más frío y sucio, se prefiere presentar la historia a través de la relación paterno filial de este agresivo padre que sólo desea ver como su hijo continúa “su legado”, en vez de dejarlo libre y que alcance sus sueños.

La historia de Daha se cuenta en primera persona, narrada por este adolescente que debe lidiar cada día con la cruda realidad que muchos tan sólo llegan a ver a través de las noticias. Quizás el mensaje llegaría más alto y claro si fuera presentada como un drama de personas, y no el drama del joven Gaza, pero aún así vemos la crueldad con la que las mafias manipulan a quienes tan sólo desean huir para conseguir una vida digna. La idea de mostrar la película desde esa perspectiva nos obliga a enfrentarnos al lado oscuro de los hombres, alejándose un poco más de la parte política que sí se ve más reflejada en el libro.

Daha se centra en la transformación del individuo a través de la propia transformación de Gaza y los factores que lo causan. Onur Saylak mantiene el enfoque y los problemas en un marco más restringido cuando se adapta un problema tan amplio, y presentarnos con tanto detalle y menos dureza al protagonista hace que sintamos que también es una víctima de las acciones de su padre, y por tanto sea menos responsable de sus propias acciones futuras, lo cual dista mucho de lo que debería ser.

A nivel interpretativo, todo el peso recae en Hayat Van Eck, quien debe mostrarnos las diferentes fases por las que pasa en su evolución de un joven e “inocente” chico de instituto hasta la madurez alcanzada en sus últimas decisiones. Tanta relevancia en él perjudica al resto de personajes secundarios que están relegados a un segundo plano. Dotar de más metraje para definir a estos personajes no ayudaría tanto como reducir el metraje del protagonista, para permitir un ritmo más dinámico que hubiera sentado mejor a Daha.

En el apartado musical tenemos impecables paisajes sonoros del editor de sonido Cenker Kökten, y destaca la reiteración de una canción de rap que Gaza escuchó de algunos muchachos locales, sirviendo de preparación para la ansiada confrontación. Este rap dota a una escena concreta de una crudeza impactante a base de la reiteración del mismo, aunque no la exprimen al máximo y se abandona sin mayor continuidad ni relevancia. Este no es el único error (por decirlo de alguna forma) que podemos apreciar, pues tampoco ayuda a la coherencia la voz en off esporádica de la versión adulta de Gaza, un intento de aportar un toque literario pero que nos aleja de la joven versión del protagonista que sirve de eje central todo el metraje.

Sorprende en una película de esta temática una fotografía tan clara, tan luminosa, y un gran uso del paisaje turco. Las panorámicas de la región y el mar azul son como dos personajes más, que se mezclan con primeros planos de rostros, algunos de los cuales sirven para recreación del director de fotografía, con juegos de luces y contrastes más propios de otro tipo de temática.

Daha es una película que, sin adentrarse en opiniones políticas, y a pesar del tema tan duro que aborda, nos permite hacernos una idea clara del funcionamiento básico de las mafias que trafican con personas y, sobre todo, plantearnos si es posible evitar convertirse en monstruo si has sido criado por uno.

David Pérez

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

2 comentarios sobre “62 SEMINCI. Sección Oficial: Crítica de ‘Daha (Más)’: ¿Los monstruos nacen o se hacen?

  • el 12 marzo, 2018 a las 22:35
    Permalink

    Me he leido el libro, es muy duro y crudo!
    Me gustaría ver la adaptación al cine, está a la venta o se puede ver en algun canal on line…?
    He estado buscando un poco, pero no encuentro nada…

    Respuesta
    • el 12 marzo, 2018 a las 23:34
      Permalink

      Aún no ha salido a la venta, pero están comenzando a llegar ahora películas de SEMINCI, por lo que con suerte en unos meses no sería raro la tuviéramos ya en cines o DVD/Bluray.

      Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: