Crítica de ‘Asalto al Poder’: Entretenido patriotismo absurdo

Las críticas de Miguel Moreno: Asalto al Poder

Lo último del director mas catastrofista de Hollywood, Roland Emmerich, viene con sello de la casa como era de esperar: muchas explosiones, emblemáticos edificios destruidos y acción a raudales. Ah si, y patriotismo, mucho y del barato. Lo que ocurre con Asalto al Poder es que, con todo, resulta entretenida. Y conociendo los excesos del director, todo lo absurdo de la trama es perdonable por no tomarse en serio a sí misma y hacernos disfrutar de una cinta de acción desmesurada que claramente tiene el propósito de entretener sin demasiadas pretensiones, lo cual siempre es bien recibido en esto del séptimo arte.  

Si recordamos la filmografía de Emmerich, comprobaremos que está plagada de excesos: Soldado Universal, con un joven Jean Claude Van Damme, la más reciente 2012, El día de Mañana o 10.000 son otros ejemplos que claramente dicen qué tipo de director tenemos delante. Y Asalto al Poder no se queda atrás en este sentido, y aunque nunca deja de lado el entretenimiento absurdo, no atesora calidad precisamente.

El reparto, encabezado por la que parece ser la nueva estrella del cine de acción, Channing Tatum, y Jamie Foxx interpretando al presidente de los Estados Unidos, hace el resto. Si bien Tatum cumple con su papel de padre perfecto y héroe improvisado como mandan los antiguos cánones de la acción, Foxx rechina como presidente dejándonos una vaga imagen del actual Barack Obama. Maggie Gyllenhaal, un siempre correcto James Woods y el eterno secundario con mucho oficio Richard Jenkins, completan el plantel de actores.

Si bien hemos visto ésto muchas veces, y además de manera reiterada este año (recordemos la reciente Objetivo: La Casa Blanca, con Morgan Freeman y Gerard Butler en el papel de héroe) la película entretiene durante sus dos horas de metraje. Nos pasearemos por los entresijos de la Casa Blanca, esquivaremos disparos y veremos los típicos planos de los que abusa el director, a saber, grandes explosiones, helicópteros derribados y cazas a toda velocidad buscando objetivo para lanzar sus misiles. Todo muy desproporcionado, muy irreal (los efectos especiales en este caso son bastante cochambrosos en alguna explosión, cosa que no me explico a estas alturas) y muy patriótico, casi hasta la náusea. Cabe mencionar al respecto una de sus escenas finales, y el comentario de uno de los pilotos de los cazas, que arrancará la risa a más de uno por lo absurdo. El resto lo pone algún tiroteo interesante, algún chascarrillo improvisado de Foxx y el musculado torso de Tatum bajo su camiseta de tirantes ennegrecida al más puro estilo Jungla de Cristal. Benditos tiempos aquellos.

Pero claro, ni Emmerich es John McTiernan, ni Channing Tatum es Bruce Willis. Sin embargo, todo el film resulta ser un etéreo Deja Vú de aquellas cintas de acción con mejor suerte que se convirtieron en clásicos. Para el caso, Asalto al Poder desaparecerá de nuestra mente en un brevísimo espacio de tiempo, recordándonos porqué el buen cine de acción perdura en el tiempo y el mal cine desaparece como la nieve en agosto. Y es que tanta absurdez acaba por entretener al final, lo que casi podríamos llamar eso de placer culpable. Paseos en limusina por los jardines de la Casa Blanca en pleno tiroteo, misiles Javelin derribando helicópteros del ejército y un giro final anunciado con una escena que casi nos hará echarnos las manos a la cara terminan de rematar la cinta. Consumo rápido, que dirían algunos, y es que no estamos viendo cine “profundo” precisamente.

En resumen, una propuesta tan agradable de ver como absurda en su premisa, si estamos dispuestos a ello. Ni que decir tiene que, si eres de los que se levantan por la mañana y antes de desayunar y en calzoncillos, besas la bandera de barras y estrellas que preside el jardín de tu casa mano en pecho mientras miras al cielo e hinchas el pecho, la disfrutarás el doble que los demás. O puede que hasta el triple. Los demás, la encontraremos tan entretenida como estúpida. Carne de videoclub, si es que aún queda alguno por ahí.    


Un comentario en «Crítica de ‘Asalto al Poder’: Entretenido patriotismo absurdo»

  • el 18 septiembre, 2013 a las 18:59
    Enlace permanente

    Me gusto pero había muchas escenas que como tu dices deja vu. Esta lleno de tópicos y se ve venir quien es el malo nada más comenzar aunque debo admitir que hubo un detalle que me sorprendió pero aparte de "ese" detalle la película esta llena repito de tópicos pero a pesar de ello se puede ver, es entretenida y poco más.

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: