Crítica de ‘The Purge. La noche de las bestias’: Una gran idea que se difumina en un mero thriller

Las críticas de David Pérez “Davicine”: The Purge. La noche de las bestias

Los mejores detalles de la serie En los límites de la realidad (The Twilight Zone) no eran los que venían al final. La verdadera originalidad de la clásica serie de Rod Serling fue con la eficacia con la que se retorcían las cosas con una simple pero extraña pregunta “¿Y sí?” en algunos episodio. Estos curiosos planteamientos sobre lo que sucedería cambiando algo de nuestro día a día eran los que muchas veces nos mantenían enganchados a la serie, como ¿Qué pasa si te encuentras solo y atrapado en una ciudad que parece familiar, en la que todo es falso?
The Purge. La noche de las bestias es el segundo trabajo como director del guionista y director James DeMonaco, y sigue simplemente una plantilla inicial: ¿Qué pasaría si, en un futuro próximo, el gobierno deja de lado 12 horas de cada año al pueblo, donde no existe la ley?

El crimen se ha desatado en Estados Unidos  sus cárceles están llenas y el gobierno no puede con tanta delincuencia. Se ha decretado que una noche al Año, cualquier acto delictivo está permitido sin que intervengan las fuerzas del orden, de manera que los ciudadanos deben de cuidar de sí mismos. Una decisión provocada gracias a sus buenos resultados, pues Estados Unidos se ha vuelto una fortaleza económica y ha conseguido la paz interna. El desempleo está en el 1%. La pobreza casi ha sido eliminado. La delincuencia es casi desconocida, salvo esa noche al año, que los nuevos fundadores han establecido para que todos puedan expresar su odio latente y la intolerancia sin consecuencias … excepto a los funcionarios públicos, por supuesto. El resto de Estados Unidos puede “purificar sus almas” a través de 12 horas de caos, asesinato y anarquía. Es el año 2022, durante la noche anual de purga, plagada de violencia, un hombre pide ayuda en la casa de James Sandin (Ethan Hawke), padre de familia corriente que debe decidir si prestarle auxilio o respetar la decisión del Gobierno de no intervenir. Por supuesto, la debilidad humana es la mayor vulnerabilidad de toda fortaleza, y por medio de una confluencia improbable de errores de cálculo impulsados por la emoción, los Sandins – James , su esposa, Mary (Lena Headey), y sus dos hijos adolescentes – terminan con dos invitados inesperados en la casa después del cierre, y una multitud enojada fuera llamando a uno de ellos para ser purgado.
Resulta que hay un trasfondo de crítica social en el trabajo. En las manos de un director y guionista con más talento o creatividad, The Purge. La noche de las bestias podría haber sido una auténtica e interesante sátira social. En las manos de James DeMonaco nos deja algo fríos con un inicio en el que, tan sólo el planteamiento de la noche de Purga es interesante. Desde la acción de película debidamente predecible, al comportamiento de los principales villanos, y finalmente las máscaras de los villanos, deriva a un insulto a la inteligencia con ausencia de interés.
El director utiliza su premisa para examinar la lucha de clases. Básicamente, se trata de una película en la que los ricos masacran a los pobres con el fin de acabar con el desempleo y la pobreza, y la esperanza de que los pobres no masacren primero. Pero no es algo que descubramos a lo largo de diálogos inteligentes y de la línea argumental, sino que se aseguran que nos enteremos a través de un vídeo de presentación durante los primeros minutos de la película, con escenas de televisión y entrevistas por la radio, que es de lo mejor de la película. Un obstáculo es que mientras que The Twilight Zone mostraba el comentario social disfrazado de horror, ciencia-ficción o emoción, The Purge es sobre todo una película de género tratando de obtener algún prestigio como si fuera de comentario social. 
Aunque todo esto podría ser tolerable si la acción fuera trepidante y pasáramos malos ratos con sustos como si de un buen thriller o película de terror se tratara, pero cualquiera es capaz de adivinar los golpes que se avecinan, con purgadores que hacen grandes monólogos cuando van a matar a tiros a alguien, proporcionando tiempo suficiente para que alguien más venga a dispararles.
Al menos la familia tiene la suficiente profundidad y complejidad moral como para que algunos turbulentos conflictos internos acerca de la tradición tan sombría finalmente emerjan en James, y los villanos de la historia son adecuadamente espeluznantes mientras van enmascarados y actúan con el fervor de justicia propia de psicópatas. El villano principal cumple, aunque simula bastante el comportamiento de Heath Ledger en El Caballero Oscuro, y tanto Ethan Hawke como Lena Headey son capaces de convencernos de ser una pareja adinerada, que disfruta en familia, y quiere alejarse de los problemas del exterior, aunque quizás con demasiada facilidad se adaptan a las circunstancias.
A pesar de que contiene algunos personajes típicos y con clichés de la películas de terror,  The Purge. La noche de las bestias es una película fácil de elogio para aquellos que les gusta el dulce y catártico disfrute violento de un thriller y para aquellos que disfrutan de las películas de entretenimiento que también dejan algo en que pensar. Pero aquellos que buscan una buena película de terror podrían no obtener los “sustos” que quieren.

También te puede interesar

Deja un comentario