Crítica de ‘Los Miserables’. Una memorable joya cinematográfica

Las críticas de David Pérez “Davicine”: Los Miserables

Los Miserables es un espectáculo musical de cinco estrellas que vibra con el espíritu de la novela clásica de Victor Hugo, pero a la vez es una excepcional película dirigida por Tom Hooper, quien ha creado una obra sorprendente y conmovedora en términos cinematográficos.
Desde la puesta en escena, la ambientación, el reparto, la música y la adaptación del guión, todo, absolutamente todo, queda perfectamente hilado para que no queden cabos sueltos y juntos compongan esta magnífica producción.

Hugh Jackman da vida al injustamente perseguido fugitivo Jean Valjean, asentando las bases del magnífico trabajo del elenco al completo, y siendo Jackman el ancla sobre el que se sustenta la obra, asumiendo el papel central y haciendolo tan maravillosamente bien, que los premios lloveran por esta interpretación. Debido a que Hooper insistió en que la voz se rodará en directo, en vez de ser pregrabada y luego sincronizada, como suele ser normal en películas musicales, se consigue una sensación más natural, y el flujo de los números musicales consigue una sensibilidad más realista.
En la película nos encontramos todas las canciones originales del musical, junto a un nuevo tema, escrito para Valjean y la joven Cosette (Isabelle Allen) mientras huyen de París.
Anne Hathaway da vida a Fantine, una madre que se ve obligada a abandonar a su hija con una pareja de mesoneros estafadores (interpretados por los pintorescos Sacha Baron Cohen y Helena Bonham Carter), y consigue crear un personaje indescriptiblemente maravilloso, llegando a lo más alto con la interpretación de “I dreamed a dream”, siendo uno de los momentos más memorables de la película, además de ser el momento en que despierta Valjean en plena acción heroica, tomando a la hija de Fantine, Cosette, de los mesoneros, y dedicando su vida a protegerla todo el tiempo, a pesar de ser despiadadamente perseguido por el implacable Javert, interpretado por Russell Crowe.
Es curioso que a través de la novela o el musical sí que entendamos el código moral que impulsa a Javert a llevar a Valjean ante la justicia, pero eso no queda claro en la película, aunque no tiene relación con la interpretación de Crowe, sino más bien a decisiones de postproducción.
Sin embargo, Crowe hace algo en la segunda parte de la película que da una idea de las emociones contradictorias que giran alrededor de la mente de este hombre. Un simple acto de magnanimidad que es tan conmovedor como cualquiera de los números musicales.
Pero no sólo estan presentes Jackman, Hathaway y Crowe, el reparto, a lo largo de toda la historia narrada, está repleta de actores de renombre y menos conocidos, que aportan a la película su saber hacer y su buena entonación, consiguiendo emocionarnos como los propios protagonistas, como es el caso de Eddie Redmayne, en el papel del revolucionario estudiante Marius, quien nos pone la piel de gallina al cantar “Empty Chairs at empty Tables”, y logra ser la pareja perfecta de Amanda Seyfried (como la adulta Cosette).
Samantha Barks, en el rol de Eponine, tiene  una voz celestial cuando canta “On my own” y “A little fall of rain”, y sorprende saber que es su debut en la pantalla grande, consiguiendo ser uno de los debuts más espectaculares que recuerdo.
La película cuenta con cameos del reparto original, como Frances Ruffelle, Eponine en el West End y en Broadway, a quien vemos con una peluca rubia caminando por las calles cantando “Lovely Ladies”.
Pero tanto drama, tanta penuria, y tanta miseria, sería insostenible de forma continuada durante las más de dos horas y media de duración si no hubiese algún desahogo en forma de escena cómica, para lo cual está la pintoresca pareja formada por los ya citados Bonham Carter y Baron Cohen. Una pareja supuestamente trabajadora pero que son estafadores y ladrones, como demuestran en el número musical “Master of the House”. Quizás tan sólo podamos echar en cara que ella interpreta de nuevo el mismo papel de siempre.
De la trama poco más se puede decir, pues es una adaptación fiel a la original, aderezada con números musicales impecables, llevados a cabo por el espectacular reparto… y a pesar de que la película está ambientada en Francia en pleno siglo XIX, resuenan poderosamente las luchas revolucionarias del siglo XXI en Oriente Medio. Pero nada de eso sería convincente sin la gran fotografía y el no menos espectacular diseño de vestuario, el cual se encarga de mostrarnos la evolución de Valjean a lo largo de los treinta años de vida que nos narran en la película. Y no podemos estar más orgullosos al saber que el trabajo de vestuario ha corrido a cargo de Paco Delgado, colaborador habitual de Álex de la Iglesia.
Una increíble e imprescindible propuesta para las navidades, por la cual tenemos que agradecer a Universal Pictures que no haya intentado doblar las canciones, y se emita en versión original subtitulada, tan sólo doblando ciertas frases no cantadas. Mucha gente dudará ver una película musical en versión original, pero es hora de abrir los ojos, y abrir aún más el corazón, para disfrutar de esta memorable película con un no menos memorable final, que hará aplaudir hasta que nos salgan llagas en las manos.

También te puede interesar

6 comentarios sobre “Crítica de ‘Los Miserables’. Una memorable joya cinematográfica

  • el 26 diciembre, 2012 a las 7:02 pm
    Permalink

    Buenas tardes,
    Así me gustan las críticas, claritas! Me gusta o no me gusta y porqué. Sin metáforas ni perífrasis que vuelven loco al lector y poco o nada orientan sobre la película. Gracias y un saludo!
    Virginia.

    Respuesta
  • el 28 diciembre, 2012 a las 11:21 am
    Permalink

    Buena crítica, si señor, bien estructurada y a mi entender muy acertada, me he cansado de leer criticas de personas a las que no les gustan los musicales y claro, todas negativas para con la película, críticos de pacotilla.
    Sigue así, siendo objetivo.

    Respuesta
  • el 28 diciembre, 2012 a las 11:42 am
    Permalink

    Muchas gracias Anónimo! Es una alegría leer comentarios así.

    Y Gina, también de Valladolid!!! Aquí con la SEMINCI estamos muchos cinéfilos, jejeje

    Respuesta
  • el 30 diciembre, 2012 a las 1:09 pm
    Permalink

    Ayer, por fin!, pude ver la película…Si termina y tienes ganas de aplaudir, es que te ha gustado, verdad? Entonces, sí, me ha gustado!. Pero no me ha parecido un musical como yo lo entiendo: el clásico, con sus canciones y coreografías, sino que dejémoslo en una película musicalizada o una ópera filmada, y eso lo he echado de menos, la espectacularidad y emoción de los musicales de toda la vida…
    Bueno, eso, y dos espinitas más: los primeros planos que al cabo de dos horas de peli, acaban por agobiar un poco; y, Russell Crowe, que no me ha terminado de encajar, en algunos momentos le he visto como un pulpo en un garaje al pobre!. Hubiera preferido, no sé, a Kevin Spacey por ejemplo, creo que podría haber clavado el papel.
    Pero me quedo con el ambiente triste y duro, como el espíritu de la novela y su título. Y con un inmenso Hugh Jackman que siempre me ha encantado y que ahora, confirmo y añado: and the Oscar goes to…O Anne Hathaway que pone los pelos de punta cantando I dreamed a dream. Y por supuesto, el vestuario del español Paco Delgado…otro Oscar, por fa!
    Y como recomendación final, diría: Enemigos de musicales y similares, ABSTENERSE!
    Un saludo y Feliz salida y entrada al 2013!!!!!!
    Virginia.

    Respuesta

Deja un comentario